A Tenda da Loura

Redondela tiene un techo de hierro que lejos de frenar los sueños los proyecta hacia el cielo. Son esos dos viaductos parte del paisaje eterno de todas las postales que imagina mi recuerdo. Porque cuando uno es niño parece que las cosas se le tatuan en la memoria con fuego y eso es lo que me pasa cuando cierro los ojos y me debora el silencio.

a loura pecados
Os nosos Pecados na Loura

Redondela era una mañana de Sábado en un atasco en el “Funil”, las naves abandonadas de Regojo, el edificio triste del Cine Fantasio, los coches haciendo cola en la gasolinera del centro, la nave del Aurelio García escondiendo la Casa da Torre, la parada de Taxis sobre el río, una Mirinda a media mañana en el Stop, la vieja pista de “A Xunqueira” donde rompía mis Paredes intentando imitar a Pichi Lucas, el río sin barandillas, las barcas varadas en el Alvedosa, los mejores chocos del mundo en el “Xan Carallás”, las especias para los callos de la tienda de la “Señora Trona”, comprarme un Play Mobil en el Bazar Mendiño, una quiniela en el quiosco de Cocó, llevar a arreglar una vieja televisión en blanco y negro a Radiotécnica, un corte de pelo en Jorge Rubín, Os Maios, Os Cabezudos, As Penlas, la Danza das Espadas y la fiesta de “A Coca”.

Pero todo esto que mi retina ha guardado como un tesoro intangible, quizá no sea más que la ilusión de volver a sentir la experiencia de esos momentos junto a mi padre. Tal vez solo sea un grano minúsculo si lo comparamos con todas las historias que guardan las paredes de ese establecimiento que nació en la antesala del “Funil”, frente a la vieja fábrica de Regojo, a los pies del Viaducto de Madrid.

a tenda da loura anos 50.jpg
A Tenda da Loura nos anos 50

Puede ser que A Tenda da Loura existiera desde antes del 1932, fecha en la que se documenta su existencia, lo que está claro es que es uno de los establecimientos más antiguos y mas vivos de Redondela.

Detrás del viejo mostrador recuperado encontramos a Agustín Lovera que ha recogido el testigo de su madre y de las otras personas de su familia que en diferentes momentos regentaron el negocio.  Realmente él se crió allí, en la tienda, entre frutas, cubetas de leche, conservas, embutidos…

a lora galeo
Aceites Galeo na Tenda da Loura

Se le nota en la mirada y en la expresión verbal la pasión con la que vive y defiende su proyecto, la claridad con la que explica lo que busca y las normas de su casa.

Al final se confirma mi teoría de que una tienda de alimentación es el mejor lugar del mundo para aprender a hacer marketing. Digo esto porque él ha sabido posicionar su empresa basándose en un criterio diferencial que ha sido seña de identidad de la casa desde que se fundara. Apostar por la calidad, por los productos diferentes, por el producto de proximidad, por el producto de la tierra… en definitiva por todo eso que las grandes cadenas de alimentación se empeñan en hacernos creer que apuestan mientras en realidad nos envenenan.

A Loura Agustín
Agustín amosando a calidade dos produtos.

En establecimientos como este la calidad no se negocia, ni se supone, la calidad se demuestra y se exige a cada proveedor para que el cliente quede satisfecho con la selección de productos que realiza su regente.

El producto y la atención son la bandera de este local. Los de alta calidad tradicionales e innovadores se entremezclan con quesos, embutidos, frutas, verduras, chocolates y conservas.

Pero si hay algo que reconozco que me ha impactado es el haber descubierto su bodega, una amplia y cuidada selección de vinos que en pocos lugares se puede encontrar.

El veterano local dispone de una sala acondicionada para catas y degustaciones, esa trastienda donde en la intimidad entre el frío de la piedra y el calor de la madera los amigos se hacen copa en mano y jamón en plato.

Para nosotros es un orgullo estar presentes con nuestros productos en locales con tanta historia, lugares donde se sabe y se aprecia la calidad, espacios donde el amor por el trabajo bien hecho se convierte en la mejor manera de dignificar esta profesión.

Desde este humilde proyecto queremos compartir nuestro amor y pasión por la alimentación con los clientes de este entrañable establecimiento. Por ello, hemos decidido organizar una cata-degustación allí, en esa maravillosa trastienda. El evento tendrá lugar el 7 de Marzo, las plazas son limitadas. Prometemos una Experiencia Diferente y sobre todo sorpresas.

Este será el tercero de los eventos que organizamos para presentar nuestros Pecados, los aceites de Galeo, las Cervezas Faxilda y otros nuevos productos que conoceréis in situ.

A Loura

 

Redondela ten un teito de ferro que lonxe de frear os soños proxéctaos cara ao ceo. Son eses dous viadutos parte da paisaxe eterna de todas as postais que imaxina o meu recordo. Porque cando un é neno parece que as cousas se lle tatuan na memoria con lume e iso é o que me pasa cando pecho os ollos e me debora o silencio.

Redondela era unha mañá de Sábado nun atasco no ” Funil”, as naves abandonadas de Regojo, o edificio triste do Cinema Fantasio, os coches facendo cola na gasolineira do centro, a nave do Aurelio García escondendo a Casa dá Torre, a parada de Taxis sobre o río, unha Mirinda a media mañá no Stop, a vella pista de “A Xunqueira” onde rompía as miñas Paredes tentando imitar a Pichi Lucas, o río sen varandas, as barcas varadas no Alvedosa, os mellores chocos do mundo no ” Xan Carallás”, as especias para os callos da tenda da “Señora Trona”, comprarme un Play Mobil no Bazar Mendiño, unha quiniela no quiosco de Cocó, levar a arranxar unha vella televisión en branco e negro a Radiotécnica, un corte de pelo en Jorge Rubín, Vos Maios, Vos Cabezudos, As Penlas, a Danza dás Espadas e a festa de “A Coca”.

Pero todo isto que a miña retina gardou como un tesouro intanxible, quizá non sexa máis que a ilusión de volver sentir a experiencia deses momentos xunto ao meu pai. Talvez só sexa un gran minúsculo se o comparamos con todas as historias que gardan as paredes dese establecemento que naceu na antesala do ” Funil”, fronte á vella fábrica de Regojo, aos pés do Viaduto de Madrid.

Pode ser que A Tenda dá Loura existise desde antes do 1932, data na que se documenta a súa existencia, o que está claro é que é un dos establecementos máis antigos e mais vivos de Redondela.

Detrás do vello mostrador recuperado atopamos a Agustín Lovera que recolleu a testemuña da súa nai e das outras persoas da súa familia que en diferentes momentos rexentaron o negocio.  Realmente el criouse alí, na tenda, entre froitas, cubetas de leite, conservas, embutidos…

Nótaselle na mirada e na expresión verbal a paixón coa que vive e defende o seu proxecto, a claridade coa que explica o que busca e as normas da súa casa.

Ao final confírmase a miña teoría de que unha tenda de alimentación é o mellor lugar do mundo para aprender a facer márketing. Digo isto porque el soubo posicionar a súa empresa baseándose nun criterio diferencial que foi aceno de identidade da casa desde que se fundase. Apostar pola calidade, polos produtos diferentes, polo produto de proximidade, polo produto da terra… en definitiva por todo iso que as grandes cadeas de alimentación empéñanse en facernos crer que apostan mentres en realidade nos envelenan.

En establecementos como este a calidade non se negocia, nin se supón, a calidade demóstrase e esíxese a cada provedor para que o cliente quede satisfeito coa selección de produtos que realiza o seu rexente.

O produto e a atención son a bandeira deste local. Os de alta calidade tradicionais e innovadores mestúranse con queixos, embutidos, froitas, verduras, chocolates e conservas.

Pero se hai algo que recoñezo que me impactou é o descubrir a súa adega, unha ampla e coidada selección de viños que en poucos lugares pódese atopar.

O veterano local dispón dunha sala acondicionada para catas e degustacións, esa trastenda onde na intimidade entre o frío da pedra e a calor da madeira os amigos fanse copa en man e xamón en prato.

Para nós é un orgullo estar presentes cos nosos produtos en locais con tanta historia, lugares onde se sabe e apréciase a calidade, espazos onde o amor polo traballo ben feito convértese na mellor maneira de dignificar esta profesión.

Desde este humilde proxecto queremos compartir o noso amor e paixón pola alimentación cos clientes deste entrañable establecemento. Por iso, decidimos organizar unha cata-degustación alí, nesa marabillosa trastenda. O evento terá lugar o 7 de Marzo, as prazas son limitadas. Prometemos unha Experiencia Diferente e sobre todo sorpresas.

Este será o terceiro dos eventos que organizamos para presentar os nosos Pecados, os aceites de Galeo, as Cervexas Faxilda e outros novos produtos que coñeceredes in situ.

 

 

 

 

Redondela con R de Regojo

He hablado muchas veces de la falta de atino de los Gobernantes del Estado Español, incluso de los que reinaron antes de que se pudiese hablar de Estado, de sus malas decisiones y de sus políticas favorecedoras de unos prados en detrimento de otros.

La historia no ha sido justa con Galicia. Lo que fuera una de las provincias más importantes del Imperio Romano en Hispania vio como con la llegada al poder de los Reyes Católicos se truncó su crecimiento; fueron los primeros verdugos de esta tierra, los primeros que vertieron su ira contra el “Finisterrae Romano”, los primeros que tomaron medidas coercitivas y represalias desmedidas con el simple objetivo de saciar su sed de venganza. Todavía hoy seguimos intentando recuperar el cultivo de la oliva del que nos privaron los toparcas castellanos.

Tras la desaparición de los Reyes Católicos, entre los s. XVI-XVIII, Galicia duplica su población llegando a tener en este siglo más habitantes que Catalunya. La articulación social y económica era casi perfecta; una economía basada en la agricultura autosuficiente, una importante explosión demográfica, la salazón y el pescado, el comercio marítimo a través de sus puertos (enclave geoestratégico en las Rutas Inglesas, Francesas, Portuguesas…), las patentes de corso, la minería, la ganadería y sobre todo la excelente aclimatación del cultivo del maíz a nuestras tierras. No podemos hablar de industrialización en esta época, ya que vendría después con empresarios catalanes y maragatos, pero si de una protoindustria popular que tenía como máximo exponente el Lino. Un cultivo de importancia estratégica en la economía gallega que estuvo presente 500 años, hasta la Revolución Industrial, y que quizá sea el germen del éxito posterior y actual del Textil Galego.

Con la llegada del s. XIX las decisiones de políticas del Gobierno Español destruyen el sistema económico existente en Galicia. El hecho de que se haga una apuesta firme por la industria del algodón mediterráneo y la introducción de aranceles proteccionistas perjudicaron a la industria del Lino Galega y al algodón procedente de las posesiones Ultramar (Cuba). El cambio en la manera de pagar los tributos arruina al campesinado gallego (se sustituye el pago con parte de la cosecha por el pago de impuestos en un dinero que no tenían). Con la principal industria (Lino) en inferioridad de condiciones y el campesinado arruinado la Galicia interior comienza a emigrar, una emigración que no cesaría hasta finales de los 60 del s. XX.

Vista Aérea de la Factoría de Regojo
Vista Aérea de la Factoría Regojo en Redondela

Tendrían que pasar unos cuantos años hasta que la industria del textil gallega volviese a cobrar importancia. En los años 30 el empresario, nacido en Pontevedra e hijo de zamoranos,  Jose Regojo abre en Redondela la primera industria textil de Galicia, Confecciones Regojo, que llegó a ser la fábrica de camisas más importante de España y la segunda de textil en volumen total de negocio. Aquí empezó todo, este fue el germen de lo que vendría después: Gene Cabaleiro, Adolfo Domínguez, Roberto Verino, Pili Carrera, Caramelo, Florentino, Alba Conde… hasta llegar a INDITEX.

José Regojo se había curtido desde niño en las carreteras comerciando con puntillas y encajes, al igual que sus padres y otros muchos vecinos del zamorano pueblo de Fermoselle. En 1919 ya establecido en Portugal funda en Lisboa su primera fábrica de camisas. En 1926 se produce un acontecimiento clave en su vida, una amigo suyo le presenta a una amiga de su novia que estaba pasando unos días en Estoril, desde ese momento queda enamorado de la redondelana Rita Otero con la que se casaría en 1927 en la Vila dos Viaductos. A pesar de que en un primer momento el matrimonio se establece en Portugal no tardarían un año en volver a Galicia para instalarse definitivamente en Redondela, la situación económica en España y las ganas de Rita de estar con su familia fueron razones de peso para ello.

Montan un pequeño taller en la calle Alfonso XII donde comienzan a fabricar camisas finas al estilo portugués, solo dos años más tarde la empresa está consolidada y comienza a andar lo que sería el gigante Regojo. Una empresa que supo encontrar soluciones y ventajas de mercado cuando a priori las situaciones eran adversas.

Sobre la historia de Regojo hay muchas cosas escritas, incluso existe un documental del cineasta redondelano Cuchi Carreira que podéis ver en YOUTUBE en el que a través de las personas que fueron protagonistas se relata la historia del imperio textil.

Predo Regojo Faro de Vigo
Pedro Regojo Otero. Foto Faro de Vigo

Pero entre todas las que conozco hay una que llevaba años queriendo escuchar directamente de boca de su protagonista. Estando inmerso en la tarea de escribir un libro sobre buenas prácticas comerciales  tuve la suerte de charlar con Pedro Regojo, uno de los hijos de Don José Regojo Rodríguez, que jugó un papel fundamental en la empresa familiar y en la concepción comercial de la industria de la moda en España.

Él me confesaba que tuvo algo de suerte, pero como escribo en mi obra, más bien fue el resultado de una concatenación de buenas prácticas comerciales y del uso del marketing. No os contaré el cómo, ya que eso me lo reservo para el libro, pero os contaré los logros que obtuvo con sus aciertos y visión estratégica.

Pedro Regojo, con un millón de pesetas que le entregó su padre, consiguió poner en marcha una delegación de la empresa familiar en Barcelona, en Catalunya, donde se concentraba la industria del textil; como Caballo de Troya introdujo la firma creando un departamento de Relaciones Institucionales comandado por un afamado periodista navarro que conseguía que personas de renombre promocionasen las camisas de Regojo. También a través de anuncios en La Vanguardia para promocionarse. A los siete meses de abrir la delegación vendía 1 camión de camisas cada semana.

Pero el cénit lo alcanza cuando consigue que Salvador Dalí le ceda su nombre para comercializar camisas; así se crea una línea especial en la factoría de Redondela de la que salen 1000 camisas diarias de alta calidad. Desarrolla una estrategia de marketing donde se regalan discos y se destina el 50% de los beneficios a publicidad. Teniendo el honor de ser la primera marca de moda en hacer anuncios de publicidad en televisión. Las camisas Dalí salen desde Redondela para abastecer las tiendas de toda España y Europa.

Tuve la suerte de conversar con Pedro, de mirarle a los ojos mientras me hablaba de su madre y de su padre con admiración, escuchar las enseñanzas y valores que le transmitieron. Vi brillar sus pupilas mientras me contaba la historia de su vida y de como consiguieron sobrevivir al Plan Ullastres. Vi como el recuerdo de aquella entrevista con Dalí le hacía sonreír con cada anécdota que me contaba. Aprendí muchas cosas, anoté ideas, anoté las claves que conducen al éxito personal y profesional.

Cosas de la vida o del destino, tal vez sea simple coincidencia, pero el azar ha querido que MEIDINGALICIA tenga su oficina en uno de los edificios construidos en los terrenos donde en otro tiempo estaban las naves de Regojo en Redondela. Ojalá tengamos la misma inspiración, capacidad de trabajo y éxito que ellos.

 

Falei moitas veces da falta de atino dos Gobernantes do Estado Español, mesmo dos que reinaron antes de que se puidese falar de Estado, das súas malas decisións e das súas políticas favorecedoras duns prados en detrimento de outros.

A historia non foi xusta con Galicia. O que fose unha das provincias máis importantes do Imperio Romano en Hispania viu como coa chegada ao poder dos Reis Católicos truncouse o seu crecemento; foron os primeiros verdugos desta terra, os primeiros que envorcaron a súa ira contra o “Finisterrae Romano”, os primeiros que tomaron medidas coercitivas e represalias desmedidas co simple obxectivo de saciar a súa sede de vinganza. Aínda hoxe seguimos tentando recuperar o cultivo da oliva do que nos privaron os toparcas casteláns.

Tras a desaparición dos Reis Católicos, entre os s. XVI- XVIII, Galicia duplica a súa poboación chegando a ter neste século máis habitantes que Catalunya. A articulación social e económica era case perfecta; unha economía baseada na agricultura autosuficiente, unha importante explosión demográfica, a salgadura e o peixe, o comercio marítimo a través dos seus portos (enclave xeoestratégico nas Rutas Inglesas, Francesas, Portuguesas…), as patentes de corso, a minería, a gandería e sobre todo a excelente aclimatación do cultivo do millo ás nosas terras. Non podemos falar de industrialización nesta época, xa que viría despois con empresarios cataláns e maragatos, pero se dunha protoindustria popular que tiña como máximo expoñente o Liño. Un cultivo de importancia estratéxica na economía galega que estivo presente 500 anos, ata a Revolución Industrial, e que quizá sexa o xerme do éxito posterior e actual do Téxtil Galego.

Coa chegada do s. XIX as decisións de políticas do Goberno Español destrúen o sistema económico existente en Galicia. O feito de que se faga unha aposta firme pola industria do algodón mediterráneo e a introdución de aranceis proteccionistas prexudicaron á industria do Liño Galega e ao algodón procedente das posesións Ultramar (Cuba). O cambio na maneira de pagar os tributos arruína ao campesiñado galego (substitúese o pago con parte da colleita polo pago de impostos nun diñeiro que non tiñan). Coa principal industria (Liño) en inferioridade de condicións e o campesiñado arruinado a Galicia interior comeza a emigrar, unha emigración que non cesaría ata finais dos 60 do s. XX.

Terían que pasar uns cuantos anos ata que a industria do téxtil galega volvese cobrar importancia. Nos anos 30 o empresario, nacido en Pontevedra e fillo de zamoranos,  Jose Regojo abre en Redondela a primeira industria téxtil de Galicia, Confeccións Regojo, que chegou a ser a fábrica de camisas máis importante de España e a segunda de téxtil en volume total de negocio. Aquí empezou todo, leste foi o xerme do que viría despois: Gene Cabaleiro, Adolfo Domínguez, Roberto Verino, Pili Carreira, Caramelo, Florentino, Alba Conde… ata chegar a INDITEX.

José Regojo habíase curtido desde neno nas estradas comerciando con puntillas e encaixes, do mesmo xeito que os seus pais e outros moitos veciños do zamorano pobo de Fermoselle. En 1919 xa establecido en Portugal funda en Lisboa a súa primeira fábrica de camisas. En 1926 prodúcese un acontecemento crave na súa vida, unha amigo seu preséntalle a unha amiga da súa noiva que estaba a pasar uns días en Estoril, desde ese momento queda namorado da redondelana Rita Otero coa que casaría en 1927 na Vila dous Viadutos. A pesar de que nun primeiro momento o matrimonio establécese en Portugal non tardarían un ano en volver a Galicia para instalarse definitivamente en Redondela, a situación económica en España e as ganas de Rita de estar coa súa familia foron razóns de peso para iso.

Montan un pequeno taller na rúa Alfonso XII onde comezan a fabricar camisas finas ao estilo portugués, só dous anos máis tarde a empresa está consolidade e comeza a andar o que sería o xigante Regojo. Unha empresa que soubo atopar solucións e vantaxes de mercado cando a priori as situacións eran adversas.

Sobre a historia de Regojo hai moitas cousas escritas, mesmo existe un documental do cineasta redondelano Cuchi Carreira que podedes ver en YOUTUBE no que a través das persoas que foron protagonistas relátase a historia do imperio téxtil.

Pero entre todas as que coñezo hai unha que levaba anos querendo escoitar directamente de boca do seu protagonista. Estando inmerso na tarefa de escribir un libro sobre boas prácticas comerciais  tiven a sorte de charlar con Pedro Regojo, un dos fillos de Don José Regojo Rodríguez, que xogou un papel fundamental na empresa familiar e na concepción comercial da industria da moda en España.

El confesábame que tivo algo de sorte, pero como escribo na miña obra, máis ben foi o resultado dunha concatenación de boas prácticas comerciais e do uso do márketing. Non vos contarei o como, xa que iso resérvomo para o libro, pero contareivos os logros que obtivo cos seus acertos e visión estratéxica.  

El confesábame que tivo algo de sorte, pero como escribo na miña obra, máis ben foi o resultado dunha concatenación de boas prácticas comerciais e do uso do márketing. Non vos contarei o como, xa que iso resérvomo para o libro, pero contareivos os logros que obtivo cos seus acertos e visión estratéxica.  

Pedro Regojo, cun millón de pesetas que lle entregou o seu pai, conseguiu poñer en marcha unha delegación da empresa familiar en Barcelona, en Catalunya, onde se concentraba a industria do téxtil, como Cabalo de Troia introduciu a firma creando un departamento de Relacións Institucionais comandado por un afamado xornalista navarro que conseguía que persoas de renome promocionasen as camisas de Regojo e a través de anuncios na Vangarda. Aos sete meses de abrir a delegación vendía 1 camión de camisas cada semana.

Pero o cénit alcánzao cando consegue que Salvador Dalí cédalle o seu nome para comercializar camisas; así se crea unha liña especial na factoría de Redondela da que saen 1000 camisas diarias de alta calidade. Desenvolve unha estratexia de márketing onde se regalan discos e destínase o 50% dos beneficios a publicidade. Tendo a honra de ser a primeira marca de moda en facer anuncios de publicidade en televisión. As camisas Dalí saen desde Redondela para abastecer as tendas de toda España e Europa.

Tiven a sorte de conversar con Pedro, de mirarlle aos ollos mentres me falaba da súa nai e do seu pai con admiración, escoitar os ensinos e valores que lle transmitiron. Vi brillar as súas pupilas mentres me contaba a historia da súa vida e de como conseguiron sobrevivir ao Plan Ullastres. Vi como o recordo daquela entrevista con Dalí facíalle sorrir con cada anécdota que me contaba. Aprendín moitas cousas, anotei ideas, anotei as claves que conducen ao éxito persoal e profesional.

Cousas da vida ou do destino, talvez sexa simple coincidencia, pero o azar quixeron que MEIDINGALICIA teña a súa oficina nun dos edificios construídos nos terreos onde noutro tempo estaban as naves de Regojo en Redondela. Oxalá teñamos a mesma inspiración, capacidade de traballo e éxito que eles.

De la Vía XIX a AP-9.

No sé si os lo he dicho pero soy muy fan de los Romanos, de su cultura, de su civilización; aunque no os voy a negar que me hubiese gustado asistir a alguna de las fiestas que daban los Emperadores, mi admiración viene sobre todo por la arquitectura, por esas grandes obras públicas que desarrollaron a lo largo y ancho de todo el Imperio.  El éxito de la romanización viene dado por varios factores: la religión, el ejército, el derecho romano, el comercio, el idioma, la organización administrativa de las ciudades y las vías de comunicación. Los Romanos entendieron que era necesario implementar una red de calzadas, puentes, puertos y canales para que las tropas, las personas, las mercancías y el correo circulasen libremente, llegando a cualquier punto de sus dominios.  Fueron capaces de desarrollar infraestructuras en todas las provincias, sin discriminación, prueba de ello es el legado que se conservamos en Galicia, el patrimonio que sigue teniendo utilidad (puentes, burgas, calzadas…), el que visitamos para admirar (Muralla de Lugo, Campamento da Cibdá, Torre de Hércules…), el que se está descubriendo y  ayuda a desmontar algunas de las mentiras históricas con las que fuimos educados (de Vigo se decía que no tenía importancia en la época Romana y los hallazgos han demostrado lo contrario). Así, entre todo el tejido de calzadas que nos dejaron en nuestra Comunidad podemos destacar la Vía XIX que unía Braga con Astorga cruzando Galicia a través de Lugo, de esta partían otras a Brigantium (A Coruña) y Ourense.

Comparativa Turismo Santiago.gif
Fuente Turismo de Santiago

Actualmente tramos de este trazado se siguen utilizando en diferentes rutas del Camino de Santiago; pero lo más sorprendente es que si nos fijamos en las principales infraestructuras de comunicación para trenes y vehículos que en la actualidad funcionan en Galicia nos daremos cuenta de que se han trazado paralelas a las Vías Romanas. Ese es el caso de la AP-9, la llamada Eixo Atlántico y que discurre paralela a las Vías XIX y XX; vertebrando, en teoría, la Galicia Norte con la Galicia Sur.

Los Romanos consiguieron unir las principales ciudades de Gallaecia y conectarlas con el exterior, unirla con el mundo, haciéndola prosperar y salir de su aislamiento comercial interior, ya que en la costa la situación era otra. Siempre he tenido claro que fueron los únicos que tuvieron un plan concreto de Obras Públicas y Vías de Comunicación para el Finis Terrae. Y lo mejor de todo es que lo ejecutaron, que lo terminaron, algo impensable en nuestro tiempo; ahora se cambian los proyectos, los trazados, los presupuestos y no hace nada (véase AVE o Puerto Exterior de A Coruña).

Durante el Reinado de Carlos III se construyen una serie de Caminos Reales (base de la actual Red de Carreteras Nacionales) que pretendían unir las zonas periféricas con Madrid mediante un sitema “Radial”, ese era el objetivo de este Rey-Alcalde de la Capital, Galicia también tendría el suyo. Pero no sería hasta el s. XIX, durante el Gobierno Liberal, cuando se pondría en marcha un plan contundente de mejora de infraestructuras terrestres. Hasta 1840 las diferentes regiones de España estaban aisladas, algo que no sucedía en otros países, lo que hacía que existiesen economías de proximidad; quizá escudarse en la orografía sea lo más logico, o en las diferentes guerras (la de la Independencia o la Carlista) que destruyeron puentes y demás; pero lo cierto es que el vivir de las rentas coloniales hizo que el país se relajase y no desarrollase ni industria ni infraestructuras. Para que os hagáis a la idea teníamos la décima parte de Red Viaria que Francia.

Los Liberales entendieron que para tener un mercado económico estatal era necesario abolir los impuestos de paso y poner en marcha la unidad aduanera; así como, mejorar las redes viarias. Aunque hubo una notable mejoría resultaron ser insuficientes los 40.000 km de vías ya que tan sólo 16.000 eran de primer o segundo orden. En Galicia sólo se construyeron 2 de primera clase, primero la Vía del Norte que unía Coruña y Ferrol con Castilla y la posterior Vía del Sur que hacía lo propio, dejando la vertebración interior relegada fundamentalmente a vías de cuarta.

No sería hasta 1926 con la Creación, por parte del ministro Benjumea, del Plan Nacional de Firmes Especiales, cuando se vislumbre la necesidad de crear un trazado Atlántico (Tui-Ferrol) y de reforzar las salidas naturales de Galicia por carretera: de Coruña hacia Aturias y la Meseta (por Lugo), de Vigo hacia la Meseta (por Ourense).

Con la Guerra Civil los puentes y las carreteras sufren importantes daños, volviendo a quedar España incomunicada. Para proceder a comunicar interiormente España se cambian las denominaciones de las carreras que dejan de ser de primera, segunda, tercera o cuarta para pasar a ser Comarcales y Nacionales. Pero lamentablemente retrocederíamos un par de siglos para volver a articular España mediante un Plan Radial de 6 Carreteras Nacionales, en Galicia sería la N-VI que uniría A Coruña con Madrid, dejando a la Galicia Sur marginada.

Sin autovías ni autopistas que vertebrasen el interior de Galicia ni la comunicasen con el resto del Estado, con el aumento del tráfico rodado las comunicaciones por carretera eran una odisea. Mientras en Europa la historia de las autovías comienza en los años 20 en España no se construirían, las primeras autopistas/autovías llegan a finales de los 60 y como siempre a Galicia llegarían todavía más tarde, en 1979 (A Barcala) Coruña-Santiago (Norte), en 1981, el tramo Vigo-Pontevedra de la AP-9.

La AP-9 se comienza a construir en 1973 pero hasta el 92 no se podría disfrutar del enlace entre las ciudades de Vigo y A Coruña. Es todo este periodo de tiempo, hasta el día de hoy, se han ejecutado obras de ampliaciones y enlaces con otras vías de conexión en aras de conseguir lo que otras Comunidades tienen desde los años 80.

Pero en realidad el Eixo Atlántico no ha sido más que una mina de oro para las concesionarias que han ido comprando y vendiento la autopista, cada vez por más dinero, traspasandose los pingües beneficios obtenidos de esquilmar con las subidas de tarifas a los usuarios.

AP ) Diario de Ferrol.jpg
AP-9 peaje Fuente Diario de Ferrol

Durante mucho tiempo la conservación ha sido penosa, su firme en mal estado era una constante, la entrada de animales cinegéticos por la mala conservación del vallado… eso si, las tarifas no se modificaban a pesar de no mantener en condiciones la infraestructura.

Los Romanos tenían claro que había que vertebrar el norte y el sur, los liberales que había que suprimir los impuestos de paso, los galegos de hoy que no tiene sentido hacer desunir el norte del sur de Galicia como otraora pretendieron Paco Vázquez y Manoel Soto… ¿Por qué lo políticos no tienen claro que para vertebrar Galicia es necesario que la AP-9 sea rescatada y se eliminen los peajes? Fácil, dinero.

Luego escuchas en la COPE al Alcalde de Redondela abanderando la abolición del peaje de Rande, no critico el fin, ya que considero que el peaje es injusto a todas luces ya que aisla a la cuarta población de la Pontevedra de la ciudad más importante, casi 15.000 personas por la parte de Redondela que son potenciales usuarios de esa vía, que para acceder a Vigo por 6 km. tienen que pagar 0,90 €. Liberizar este peaje sería justo por agravio comparativo con la península de O Morrazo que lo tiene liberalizado desde hace mucho tiempo; sería un gran paso de cara a la eliminación del tráfico rodado por Chapela que actualmente sufre de contaminación acústica y atmosférica debido al trasiego de vehículos. Sería una mejora comercial para el comercio de la Villa y una mejora en la calidad de vida para los residentes que a diario van a trabajar a Vigo, pero sobre todo sería unir Chapela y Redondela con el hospital de referencia (Álvaro Cunqueiro) sin tener que pagar para llegar rápido al médico. Eso si Alcalde, pero… ¿qué ha hecho usted los 7 años que lleva en el poder cuando gobernaban los suyos en “Madrí” y en Santiago? Pues se lo diré yo, NADA. Pero ahora usted se pone delante de la pancarta para ganar votos después de no hacer nada por sus vecinos.

Pero claro estamos en un año PRIMAVERA. Si, este año 2018 es un año primavera. ¿Por qué? pues porque todos los años vísperas de elecciones pasa lo mismo, como en la primavera florecen los capullos. Y esa es la forma de hacer política aquí, desgraciadamente, no tenemos políticos que piensen en clave de país; es más fácil actuar desde el oportunismo y el clientelismo, pero así no se arreglan los problemas de Galicia.

Si tengo que hablar de Políticas Públicas me quedo con los Romanos.