Chocolate!! chiculate!! … ummm!!

Con la colonización española de América llegaron a Europa nuevos productos, algunos como el maíz causaron una revolución en el campo gallego por su fácil adaptación al medio, otros se colaron en la gastronomía; pero ninguno de los productos traídos sufrió una implantación tan rápida y gozó de una demanda tan grande como el cacao, tanto que rápidamente se extendió por toda Europa.

Desde que Hernán Cortés lo enviase en el s. XVI junto con su receta de preparación sólo hizo falta un siglo para que los envíos de este manjar de dioses a España se estableciesen como una ruta frecuente desde el Puerto de Veracruz. A lo largo de los años el chocolate se erigió como la bebida bandera, frente a la tradición del té en Inglaterra en España proliferaba el consumo de chocolate y las chocolaterías. Después de la guerra civil la situación económica y la autarquía instalada hicieron que el café y la achicoria le ganasen el pulso en el consumo popular.

Lo que para los Aztecas era hasta moneda de cambio revolucionó los hábitos en Europa; aunque con un ligero matiz que fue clave en el éxito; si bien para los indígenas mejicanos el chocolate era un brebaje amargo preparado con guindilla y consumido por las élites, tras la incorporación de la caña de azúcar por parte de los españoles esta bebida se convirtió en dulce y se democratizó su consumo.

bombones lateral
Nuestros Bombones, Pecados de Licor Café, Albariño o Mora.

Mientras los piratas con patente de corso ingleses quemaban los granos de cacao que apresaban en sus escarceos marítimos sobre barcos españoles, en España prosperaban el número de artesanos que trabajaban el chocolate para abastecer las chocolaterías que desde el s. XVII empezaban a abrir sus puertas.

En el s. XVIII los hidalgos Galegos abandonan el campo para instalarse en nuevos Pazos construidos en las ciudades y pasan a vivir de las rentas que les generaban sus posesiones en el campo, en ese momento adquieren nuevos hábitos relacionados con el lujo y la apariencia, es aquí donde el chocolate cobra protagonismo al convertirse en la bebida de las élites nobles de Galicia.

Es también en este siglo cuando del artesanato chocolatero se pasa a construir en Europa las primeras instalaciones fabriles dedicadas a transformar esta materia prima. En Galicia la industrialización es tardía pero en cada villa o ciudad cobran importancia maestros chocolateros locales que en sus pequeños talleres elaboran el manjar con el que mojar el producto típico de cada lugar (bica, sobao, churro…).

Granos Cacao
Granos de cacao con los que se elaboran nuestros chocolates

Mientras unos usaban el metate para moler los granos, los otros incorporaban molinos, pero el crecimiento de la insustria chocolatera era imparable. Fueron los de las ciudades los que tomaron el relevo de los Jesuitas (al prohibirlo por considerarse pecado contra el voto de pobreza) en la elaboración del preparado; así como, la importancia de la llegada del cacao Venezolano al puerto de A Coruña tras romperse el monopolio de los puertos de Cádiz y Sevilla.  Pero hasta el siglo XIX no podemos hablar de fábricas de chocolate en Galicia, seguramente sería en Santiago donde ingenieros de Astorga construyen la primera maquinaria para abastecer los locales de reunión social. Llegando con el 1902 la creación de chocolates Raposo y la aparición de la tableta de chocolate de merienda para comer con pan.

Si en Santiago era Raposo, en Carballo era Mariño, en A Coruña la tradición cascarilleira y Chocolate Express, en Ourense Chaparro (1850 la más antigua de Galicia), en Carballiño la Carballinesa, los chocolates de Matías López de Lugo (el primer magnate del chocolate en España y el primero en hacer publicidad de este producto), en Alariz Anthony, en Vigo El Maragato (fundada por un maragato que se refugió en Vigo durante la Guerra Civil, su fábrica estaba en la Calle Lepanto) y Chocolates Viso- La Perfección.

Soy un adicto al chocolate que pasaba las tardes de invierno navegando por las tazas de chocolate de “La Taza de Oro”, el que se alimentaba después de entrenar con pan con chocolate y el que de mayor es incapaz de decir no a un bombón. Con estos antecedentes no podíamos empezar nuestro proyecto con otro producto.

En la búsqueda de recuperar los sabores de la infancia, a través de la tradición chocolatera gallega y del buen saber hacer de los maestros artesanos hemos creado nuestra selección de bombones, chocolates y turrones.

tres turrones 2.jpeg
Texturas de los Turrones de Chocolate que podrás comprar en nuesta Tienda (Almendras, Crujiente y Albariño) 

A parte de ser nutritivo, el chocolate, facilita la circulación sanguínea, protege el corazón, favorece el crecimiento de dientes y huesos, nos aporta energía, contribuye a la renovación celular, mejora la memoria al activar nuestro cerebro, combate el estrés, tiene propiedades foto protectoras frente al Sol, contribuye a la hidratación celular, sus antioxidantes luchan contra las arrugas y favorece a la generación de colágeno.

Compra chocalete hecho en Galicia.

 

Coa colonización española de América chegaron a Europa novos produtos, algúns como o millo causaron unha revolución no campo galego pola súa fácil adaptación ao medio, outros se coaron na gastronomía; pero ningún dos produtos traídos sufriu unha implantación tan rápida e gozou dunha demanda tan grande como o cacao, tanto que rapidamente se estendeu por toda Europa.

Desde que Hernán Cortés enviáseo no s. XVI xunto coa súa receita de preparación só fixo falta un século para que os envíos deste manxar de deuses a España establecésense como unha ruta frecuente desde o Porto de Veracruz. Ao longo dos anos o chocolate erixiuse como a bebida bandeira, fronte á tradición do té en Inglaterra en España proliferaba o consumo de chocolate e as chocolaterías. Despois da guerra civil a situación económica e a autarquía instalada fixeron que o café e a chicoria gañásenlle o pulso no consumo popular.

O que para os Aztecas era ata moeda de cambio revolucionou os hábitos en Europa; aínda que cun lixeiro matiz que foi clave no éxito; aínda que para os indíxenas mexicanos o chocolate era unha beberaxe amarga preparada con guindiña e consumido polas elites, tras a incorporación da cana de azucre por parte dos españois esta bebida converteuse en doce e democratizouse o seu consumo.

Mentres os piratas con patente de corso ingleses queimaban os grans de cacao que apresaban nas súas falcatruadas marítimas sobre barcos españois, en España prosperaban o número de artesáns que traballaban o chocolate para abastecer as chocolaterías que desde o s. XVII empezaban a abrir as súas portas.

No s. XVIII os fidalgos Galegos abandonan o campo para instalarse en novos Pazos construídos nas cidades e pasan a vivir das rendas que lles xeraban as súas posesións no campo, nese momento adquiren novos hábitos relacionados co luxo e a aparencia, é aquí onde o chocolate cobra protagonismo ao converterse na bebida das elites nobres de Galicia.

É tamén neste século cando do artesanado chocolateiro pásanse a construír en Europa as primeiras instalacións fabrís dedicadas a transformar esta materia prima. En Galicia a industrialización é tardía pero en cada vila ou cidade cobran importancia mestres chocolateiros locais que nos seus pequenos talleres elaboran o manxar co que mollar o produto típico de cada lugar ( bica, sobao, churro…).

Mentres uns usaban o metate para moer os grans, os outros incorporaban muíños, pero o crecemento da insustria chocolateira era imparable. Foron os das cidades os que tomaron a substitución dos Xesuítas (ao prohibilo por considerarse pecado contra o voto de pobreza) na elaboración do preparado; así como, a importancia da chegada do cacao Venezolano ao porto da Coruña tras romper o monopolio dos portos de Cádiz e Sevilla.  Pero ata o século XIX non podemos falar de fábricas de chocolate en Galicia, seguramente sería en Santiago onde enxeñeiros de Astorga constrúen a primeira maquinaria para abastecer os locais de reunión social. Chegando co 1902 a creación de chocolates Raposo e a aparición da tableta de chocolate de merenda para comer con pan.

Se en Santiago era Raposo, en Carballo era Mariño, na Coruña a tradición cascarilleira e Chocolate Express, en Ourense Chaparro (1850 a máis antiga de Galicia), en Carballiño a Carballiñesa, os chocolates de Matías López de Lugo (o primeiro magnate do chocolate en España e o primeiro en facer publicidade deste produto), en Alariz Anthony, en Vigo O Maragato (fundada por un maragato que se refuxiou en Vigo durante a Guerra Civil, a súa fábrica estaba na Rúa Lepanto) e Chocolates Viso- La Perfección.

Son un adicto ao chocolate que pasaba as tardes de inverno navegando polas cuncas de chocolate de “A Cunca de Ouro”, o que se alimentaba despois de adestrar con pan con chocolate e o que de maior é incapaz de dicir non a un bombón. Con estes antecedentes non podiamos empezar o noso proxecto con outro produto.

Na procura de recuperar os sabores da infancia, a través da tradición chocolateira galega e do bo saber facer dos mestres artesáns habemos creado a nosa selección de bombóns, chocolates e turróns.

A parte de ser nutritivo, o chocolate, facilita a circulación sanguínea, protexe o corazón, favorece o crecemento de dentes e ósos, achéganos enerxía, contribúe á renovación celular, mellora a memoria ao activar o noso cerebro, combate a tensión, ten propiedades foto protectoras fronte ao Sol, contribúe á hidratación celular, os seus antioxidantes loitan contra engúrralas e favorece á xeración de coláxeno. 

Merca chocolate feito en Galicia.

Turrón Albariño Partido2.jpeg
Turrón de Albariño

 

 

 

 

 

Trasalba, universo creativo…

Algo tienen que tener la tierra y el agua de Galicia para haber visto crecer tantos y tan buenos escritores; ya escribieran en Galego o en Español la lista es prolija en nombres. Mujeres y hombres que utilizaron la palabra para comunicar, para contar las historias que nacían de su mundo interior, para desangrar a borbotones los sentimientos con cada verso.

Como ya os conté crecí entre los libros de mi bisabuelo, a éstos les fui añadiendo los que me regalaban y los que a través de la insistencia conseguía que me comprasen; así hasta acumular unos 2000 ejemplares de diferentes temáticas y materias. Hay muchos que me encantan y cuando tengo tiempo los releo; pero entre todos hay dos obras que son mis referentes literarios, en español “El Quijote” y en galego “Os camiños da vida”. Recientes estudios hablan del origen Gallego de Cervantes, protegido del Conde de Lemos, su más que posible nacimiento en tierras sanabresas, en aquel entonces enmarcadas dentro del Reino de Galicia, le dan tal condición. La vida tiene cosas maravillosas y curiosas, una de ellas ha sido ver al gran maestro compartiendo cartel con mi bisabuelo en los teatros de Ubrique, ya que el Taller de Teatro de Personas Mayores de esta localidad gaditana decidió representar una de las obras escritas por D. Fausto de las Cuevas, “Duérmete Simón” (1928. Que denuncia los malos tratos a las mujeres) junto con “El Retablo de las Maravillas” de Miguel de Cervantes (que satiriza la importancia que se le da a las apariencias). De lo que no hay duda es que D. Ramón Otero Pedrayo es uno de los más importantes, para mí el más grande dentro de la literatura galega.

teatro_ubrique
Cartel de Teatro de las Obras de Fausto de las Cuevas y Miguel de Cervantes.

“Os camiños da vida”  fue publicada en 1928, mismo año que el sainete escrito por mi bisabuelo,   esta novela consta de tres libros que fueron publicados de forma independiente por la editorial Nós (Os señores da terra, A maorazga y O estudante) hasta que en 1978 la editorial Galaxia lo publica en un solo tomo.  Este libro es el fiel reflejo de la decadencia de la sociedad agraria en Galicia (s. XIX) que cae motivada por la crisis de la hidalguía rural, las desamortizaciones, los cambios en el sistema económico que provocarán la aparición de la burguesía  y la emergencia de nuevas corrientes de pensamiento: “o galeguismo”. Después de leerlo decidí adentrarme en el mundo Oteriano y leí: “Escrito na Néboa”, “Contos do Camiño e da Rúa”, “Bocarribeira. Poemas pra ler e queimar.”, “Arredor de si” y “O Señorito da Reboraina”. Con “Aredor de si” la identificación plena con el personaje y el viaje que realiza me convirtió en defensor de mi tierra,  descubrí el valor de amar nuestra cultura y nuestras raíces, dejé de ser egoista e individualista tras encontrar en el “galeguismo” mi espacio y ver que había más personas que tenían los mismos sentimientos de defensa de Galicia que yo. Cuando empecé a leer “O señorito da Reboraina” (1960) al conocer perfectamente la vida y obra del personaje principal, de haber estado varias veces en su pazo, pude entender la obra en una dimensión nunca antes experimentada. La última novela de  Otero Pedrayo  cuenta la intensa y loca vida del “Señorito” Xoán Manuel Robustino Pereira Castro Prego de Montaos Araujo Sotomayor  (Reboreda-Redondela, 24 de Mayo de 1820 // Ourense, 15 de Abril de 1896) Fue:Diputado, Senador, Gobernador Civil, Presidente de la Diputación de Pontevedra, encarcelado en San Antón -A Coruña- por ser acusado de conspirador, escritor, embajador en China, dilapidador de la fortuna familiar, vividor y muy aficionado a las mujeres. La Reboraina no es otro lugar que Reboreda, donde se encuentra el pazo familiar en el que nació y vivió hasta que en 1875 se retira de la política y se va a vivir a Ourense. Años después de mi lectura, tuve la oportunidad de conocer a los dueños del pazo, los descendientes de Xoán Manuel Pereira. Todos los años la familia se juntaba en el pazo de Reboreda, entre las viandas que acostumbraban a degustar solían encargarle a Concha, la del mítico Xan Carallás, una paella de marisco; cuando se jubiló tuve el placer de prepararles una y aprovechando la ocasión, conversación mediante, pude descubrir que la familia de Otero Pedrayo y la de Pereira de Castro estaban emparentados; el hijo de la hermana de la mujer del “Señorito” estaba casado con Lucila que era hermana de Doña Eladia, madre de don Ramón.

Pazo de Reboreda.jpg
Pazo de Reboreda, está comunicado con la iglesia por un pasadizo que termina en un palco para poder asistir a misa sin salir a la calle.

Pero dejemos Redondela y pongamos rumbo al Ribeiro donde a parte de buen vino, patrimonio y naturaleza existe una gran riqueza cultural y literaria. En las orillas del Miño, Avia, Arnoia, Barbantes y del Barbantiño emerge un mundo mágico en el que tienen lugar nacimientos, encuentros e historias que han quedado impresas para la eternidad y para nuestro disfrute.

Llegamos a Trasalba, a la casa familiar de Otero Pedrayo, al fin, tantas veces había pasado por los letreros indicativos, incluso una vez estuve muy cerca con motivo de una visita a Pazo Casanova (Santa Cruz de Arrabaldo) para una cata de vinos. Nunca antes quise visitar el lugar porque sabía que para esa visita iba a necesitar tiempo y en mi vida el tiempo es un bien muy escaso. Esta vez si, con ganas y con mucha ilusión estaba frente a la puerta de La Casa Grande de Cimadevila (ya que aunque se le llame pazo no tiene tal consideración, realmente es una casa de labranza) en un precioso día soleado, nada podía salir mal.

trasla
Casa Grande de Cimadevila

Sobre la puerta de entrada una inscripción deja claro el año de construcción y quien era su propietario “Esta la hizo el S. D. Benito Sotelo año de 1764”, nada más leerlo me acordé de un personaje de “Os camiños da vida”, el estudiante  Paio Soutelo. Al entrar, el sol me cegaba tímidamente con la luminosidad típica de un día de Agosto. A mi derecha las cuadras y el gallinero convertidas en bibliotecas y un baño, a mi izquierda la leñera con su carro y la casa. Frente a mí el escenario de su obra “A lagarada”, ese patio con fuente, donde se ajusticiaban los cereales tras la siega. La tetralidad de la casa con su solana y el patio a tres niveles, uno de acceso a la casa, los otros de acceso a las bodegas y al jardín.

Allí estaban la barandilla y la galería diseñada por su gran amigo Castelao, que junto a Virginia Pereira (su esposa) en 1935 pasó una temporada en la casa a la vuelta de un traslado administrativo forzoso a Badajoz. Por correspondencia le envía a Otero las intrucciones, planos e incluso un taco de madera trabajado para que le sirviese de referencia a los carpinteros. La galería y la barandilla son una maravilla porque a pesar de relfejar el estilo aldeano que pretendían darle tiene mucho gusto visual gracias a la inclusión de arcos de medio punto dentro de la geometría cuadrángular.

Barandilla y solana
La Galería y Baranda diseñadas por Castelao

Paseé bajo la parra, busqué entre los naranjos a ver si encontraba el que pudiera haber sido plantado para conmemorar el nacimiento de D. Ramón (era constumbre en la familia plantar un  árbol con cada nuevo nacimiento). Él mismo plantó un “pinsapo” el día que nació su único hijo, lo solía llamar “araucaria”  hasta que en 1972 un temporal lo derriba (aún se pueden ver en las escaleras de la solana los efectos del mismo), tras el derribo le dedicó un cuento “meu irmao”; su intuición le hizo pensar que se avecinaba su final. La madera fue usada para decorar la librería del salón y para construir el ataúd en el que fue enterrado en Abril de 1976. Lo anecdótico es que en ese lugar se plantó otro pinsapo que años después un temporal volvió a tirar.

Al entrar en la casa la atmósfera te envuelve hasta retrotaerte al pasado. Su pequeño despacho con las librerias colapsadas de volúmenes, el escritorio con todos sus enseres y ese cuero verde tan evocador, colgada está la toga con la que ingresó en la Universidad de Santiago en 1950.

La despensa con su artesa y una mesa con la embutidora de chorizos, la balanza, el botijo y un molinillo. Luz por la ventana. En la cocina el lar preparado con su pote para cocinar, un chinero repleto de loza y el suelo de losas de piedra.

Chilla el suelo de madera al pasar camino al salón-comedor donde cuadros, una mesa grande con sus sillas y otra más pequeña con brasero se rinden a los encantos de otra gran libreria y a lo que más me sorprendió en mi visita: el Mapa de Fontán. Aunque me impresionó su despacho, la verdad es que Otero Pedrayo solía escribir en la pequeña mesa camilla con brasero situada junto a la puerta del dormitorio matrimonial.

 

El mapa que podemos ver colgado de la pared, es de grandes dimensiones y en él se representa la Carta Geométrica de Galicia elaborada por Domingo Fontán (Portas, 1788 – Cuntis, 1886). Este es el primer mapa que se hizo en España utilizando mediciones matemáticas y siguiendo un método científico. Partiendo desde la Torre de la Berenguela de la Catedral de Santiago, recorrió Galicia a lomos de un caballo, fueron 17 años de trabajo resumidos en esta maravillosa representación gráfica. Don Ramón tenía dos ejemplares de este mapa, uno está aquí, el otro se lo regaló como muestra de agradecimiento al Centro Galego de Buenos Aires durante un viaje que hizo en 1947 para encontrarse con los gallegos emigrados tras la Guerra Civil.

Tal vez Fontán sea uno de los grandes personajes olvidados o no tratados como se debiera por la Historia de Galicia. A pesar de estar enterrado en el Panteón de Galegos Ilustres, en mi opinión no ha tenido ni la repercusión ni la importancia que su figura merece, es una pena porque cuando estudias la trayectoria de éste te sientes muy pequeño a su lado. De niño recibió la educación en Noia supervisada por su tío que era cura en la villa, allí aprendió inglés y francés; con 12 años empezó a estudiar Filosofía en la Universidad de Santiago de Compostela, dos años después obtendría la titulación. Estudió lengua Hebrea, la Biblia, Leyes y Cánones, Leyes Exactas y Teología (obtuvo la titulación en 1809). Como docente (empezó en 1911) impartió clases de Retórica y Bellas artes, después de Lógica y Metafísica. Se Licenció en Filosofía. Estudió Matemáticas (aquí fue donde se inspiró para elaborar la triangulación geodésica de Galicia). Se licenció en Artes y sustituyó a su maestro de matemáticas José Rodríguez González en la cátedra de Matemáticas Sublimes. Después ocuparía la cátedra de Física. En 1817 comienza con la Carta. Fue Secretario de la Diputación Provincial de Galicia. Fernando VII tras haberle remitido todos los adelantos prácticos de su Carta geométrica le encarga que elabore, mediante Real Orden, todo el trazado de carreteras de Galicia. En 1834 termina el Mapa y la Reina Regente María Cristina manda imprimirla, aunque hasta 1845 no se pudo realizar el trabajo teniendo que hacerse en París. Fue nombrado Catedrático de Geometría, Mecánica, Mecánica y Delineación, también de Aplicaciones a las Artes. Ocupó el cargo de Director del Observatorio Astronómico de Madrid. En política fue elegido Diputado para la Provincia de Pontevedra por el Partido Liberal Moderado (1836-1843). Participó en la constucción de la primera planta de papel de Galicia (Lousame 1810) y diseñó el trazado de tren entre Santiago y Carril, primera línea de ferrocarril de Galicia.

Carta Geométrica
Carta Geométrica de Galicia

Volvamos a la casa de D. Ramón. La habitación de su madre conserva el pasado, se muestra regia, su cama y la palangana para el aseo, pero sobre todo el pequeño altar tallado en madera acompañado de imágenes dan muestra de la importancia que para ella tenía la religión. Su madre, Doña Eladia, tuvo un gran peso en su vida y en su obra. La sobriedad del cuarto de invitados y los muebles de madera del dormitorio del escritor, con su crucifijo en la mesilla dando cuenta de sus profundas creencias.

Antes de irme me detuve en la solana una vez más, donde solía descansar el genial autor y donde decía que leyó sus primeros libros, desde allí el fantástico día me permitió tener una maravillosa panorámica de pueblos y  montañas que  hacían gozar a mis ojos. Pude distinguir dos lugares muy especiales para mí. A lo lejos Carballiño (recuerdos de veranos y fiestas del pulpo en casa de la tía María) y más cerca Punxín (recuerdos de tardes de vendimia y nostalgia por la historia de mi familia)

Volviendo a mi bisabuelo, éste había sido maestro del pueblo de Magros, cerca de Bearíz. Al igual que D. Ramón (en 1937 fue depuesto de su Cátedra en el Instituto Povincial de Ourense) con la llegada del franquismo sus ideas le costaron muchos disgustos y estuvo 3 años sin poder ejercer; Manuel, cartero de O Viñao y las buenas gentes de Punxín (A 9 km de Trasalba) cobijaron y alimentaron a mis bisabuelos junto con sus cuatro hijos.

Pazo do campo
Pazo do Campo

Lindando con la casa está el Pazo do Campo, que en su momento perteneció a la familia ya que fue comprada en 1878 por Enrique Otero Sotelo a sus arruinados dueños. La iglesia do Río guarda el retablo que había en la capilla del pazo. Durante 13 años el poeta mindoniense Noriega Varela fue profesor de la escuela de Outeiro en Trasalba, éste tenía seis hijos de su primera mujer que murió al poco de llegar al pueblo, después se casó con una muchacha del lugar con la que tendría otros siete hijos. Gracias a la amistad labrada con Otero y con su madre Eladia esta última le permitió quemar las viejas tablas del pazo para poder calentar a su tropa en invierno. En el mundo oteriano se hace alusión muchas veces al “souto”, uno de sus lugares favoritos, realmente allí se respira un ambiente muy bucólico; llegó a decir que a su muerte quería que el soto de carballos de Trasalba pasase a ser propiedad de todos los vecinos. Otro sitio que hay que visitar es la iglesia de San Pedro de Trasalba, aunque construída en el siglo XIII su aspecto, tras diferentes reformas, es deciminónico. Destacaremos su entrada principal donde aparecen tallados en la piedra diferentes animales y el capitel con un hombre tocando un instrumento. En el pueblo las bodegas no solían estar en las casas, los vecinos las construían de perpiaño en las inmediaciones de las viñas lo que da un aspecto muy pintoresco a la zona de Quintairo donde estas construcciones se integran con el paisaje y la vegetación. Tenían fama sus habitantes de ser los mejores limpiadores de barriles y cubas de vino, trabajaban por las diferentes zonas de España eliminando los restos adheridos a la madera y lo hacían con un sistema particular que les hizo granjearse dicho reconocimiento.

Detalles de la iglesia de Trasalba
Detalle de la Iglesia de San Pedro

Sentí  y pude comprobar el impacto que Trasalba, su entorno y O Ribeiro tuvieron en la obra del Maestro Pedrayo, podría decirse incluso que sus libros son autobiográficos, tanto en la casa como en mi paseo se sucedían las imágenes que ligaban lo que estaba viendo con lo que había leído, como si de una realidad aumentada se tratase me vi inmerso en sus relatos.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA
Pazo en Punxín

En los pueblos vecinos nacieron o vivieron algunos de sus grandes referentes y amigos. Basilio Álvarez, fundador de Acción Gallega para la lucha contra el caciquismo, estableció su base en Beiro desde donde atacaba a los opresores del campesionado hasta que después de dar mítines con la presencia de una bandera socialista y un retrato de Marx tiene problemas con la iglesia que le prohibió ejercer sus labores de cura. Tuvo hijos e incluso llegó a ser diputado, tras estallar la Guerra Civil se exilió. Eladio Rodríguez González nació en Leiro, autor del Diccionario enciclopédico gallego-castellano, presidió la Real Academia Gallega del 1926 al 34, también fue miembro del Seminario de Estudios Galegos. Gran amigo de Otero. En el pazo de Banga, muy cerca de Carballiño, pasó largas temporadas Emilia Pardo Bazán, solía pasear por la zona y asistir a cuanto acto había, todo ello le sirvió de fondo de inspiración para la mayoría de sus novelas. Una de las personas que más influyó para que D. Ramón ingresase en el “galeguismo”, el pontevedrés Antón Losada Diéguez concía a Otero del Ateneo de Madrid pero no fue hasta un encuentro que tuvieron en el pazo de Sarmiento en Puxín cuando comenzaron su amistad.

Hace poco releí el libro del hermano de mi abuela, el Coronel Felipe de las Cuevas Gregorio, una novela titulada “Relatos de una época” que narra los recuerdos de su infancia durante los años 40 en el Ribeiro, cuando su padre, mi bisabuelo Fausto, ejercía su labor de maestro en la zona; allí conoció la realidad caciquil existente y resistente instalada en el valle, consiguiendo reflejarla a la perfección en su libro.

En Galicia tenemos la suerte de tener padres del nacionalismo como Otero Pedrayo, podemos presumir de una generación de personas que tenían valores y convicciones políticas, compromiso con la tierra y una amplia cultura. Político,  escritor y profesor. Miembro de: la Real Academia Galega, Grupo Nós, Presidente del Partido Nazonalista Repubricán, Partido Galeguista, Irmandades da Fala, Seminario de Estudos Galegos y Presidente de Editorial Galaxia. Cultivó todos los géneros literarios: novela, poesía, teatro, cuento, ensayo, periodismo y el relato.  Fue Diputado por el Partido Galeguista durante las cortes republicanas. Fue el primero en utilizar en sus discursos públicos el Galego durante la Dictadura Franquista al igual que Faustino Rey lo había hecho dando misa en nuestra lengua madre. Una vez suspendida su cátedra siguió publicando bajo el pseudónomimo Santiago Amaral, tomando como apellido el nombre de una propiedad que su familia tenía en las inmediaciones de Trasalba. Un genio incomparable con un talento desmedido para contar cosas ya fuera en un papel o en uno de sus geniales discursos. Su compromiso con el país, la cultura y con el idioma queda fuera de toda duda.

Con la fundación de la Editorial Galaxia en 1950, Santiago de Compostela, creada con fondos de unos 125 accionistas entre los que a parte de actores culturales y polítcos había empresarios y simpatizantes del Galeguismo, personas que contribuyeron a que el proyecto editorial fuese posible. Galaxia fue la encargada (como apuntan los profesores Beramendi y Núñez Seixas en su libro “O Nacionalismo Galego” formó parte de la resistencia política y cultural nacionalista en Galicia) de posicionar en alto nivel la lengua Galega en una etapa donde era perseguido y prohibido. Al año de su fundación consiguieron publicar 12 libros en Galego y no sólo de poesía como era costumbre en ese momento, el Galego había quedado relegado a la lírica poética.  Traducen al Galego a autores como Sarte. Luchan contra la rémora cultural franquista que a través de censores intentaba boicotear cualquier actividad de la editorial, no pudiendo ser contundentes ni reivindicativos en la respuesta, lo que finalmente llevó a la paralización de la colección Grial tras la publicación del 4º volumen de la serie “Aspectos económicos y jurídicos de Galicia”. A través de las publicaciones consiguieron que el idioma no muriese y que perviviese  en la obra de los autores afines a la editorial, gracias a su sentimiento nacionalista-galeguista mantuvieron vivo el Galego al utilizarlo como herramienta de expresión y comunicación.

Otero en Galaxia.jpg
Consejo de administración de Galaxia presidido por Otero Pedrayo. Fuente Fundación Otero Pedrayo.

Otero Pedrayo donó en vida sus fondos literarios y las propiedades de Trasalba, la Casa Grande, terrenos y construcciones anexas a la Editorial Galaxia; siendo ésta y la Fundación Otero Pedrayo las encargados de mantener viva la figura del autor ourensán.

 

 

 

Historias de Fiestas, Torres y Cuernos

Cuando tenía 12 años una gripe mal curada derivó en bronquitis aguda, durante tres días tuve una fiebre de entre  39-40º; cuando el antibiótico hizo efecto y la tos empezó a ser productiva pude ver algo de luz a una situación nunca antes vivida. Mi cuerpo estaba tan destrozado que estuve dos días más en cama; así que, pertreché mi mesilla de noche de libros para hacer más amena la situación.

A pesar de que siempre he dibujado fatal de chico estaba empeñado en intentar reproducir, en un grueso blog de dibujo, todo lo que me llamaba la atención. Entre aquel batiburrillo literario había un viejo libro donde se recogían los principales monumentos de la Provincia de Pontevedra. De entre todos ellos, no me preguntéis por qué, me enamoré de las Torres de Oeste y  del puente de Pontevea. Tengo que reconocer que le puse tanto empeño a aquella reproducción a carboncillo que creo que fue la primera y única vez en mi vida que un dibujo mío no era digno de visitar la papelera.

Desde ese día quedé vinculado emocionalmente con las Torres.

Faustino Rey Romero
Faustino Rey Romero el día de la celebración, libro de Xosé Ricardo Losada.

Revisando en mi biblioteca encontré un libro fabricado artesanalmente y un poco deteriorado por el paso del tiempo y la humedad. “Escolanía de Merlos” rezaba la portada, su autor era un tal Faustino Rey Romero; abrí el ejemplar y encontré una dedicatoria a mi bisabuelo (profesor y escritor). En ese momento mi inquietud hizo que comenzase a buscar información sobre el creador de la obra. Rey Romero (Isorna-Rianxo) fue un párroco díscolo, antifranquista, intelectual, miembro de la Real Academia Galega y también un gran luchador en contra del celibato (tanto de palabra como de obra). Cuando ejercía su ministerio en las parroquias del Baixo Miño (Amorín y Currás) desarrolló una buena amistad con mi bisabuelo; en la Escuela Unitaria de Tameiga (donde era titular mi bisabuelo Fausto) organizaban a diario tertulias culturales y políticas que remataban en los bares de la zona donde intentaban trasladar sus pensamientos libertarios a las juventudes de Mos. Seguramente estas acciones, su manifiesto antifranquismo plamado en sus conversaciones y obra literaria, su gusto por el género femenino y el hecho de que realizaba homilías en Galego (eran cosas que no gustaban nada al Obispo de Tui: López Ortíz) hizo que terminase recluido en el padronés convento del Carmen y sin parroquia durante tres años hasta que regresó a su Isorna natal. Allí, siguió con su actividad cultural y política manteniendo relación con otros escritores e intelectuales (Bouza Brey, Rafael Dieste y Maximino Sar). De hecho, fue éste el que pagó la multa que le impusieron al grupo de teatro Airiños por representar “A fiestra baldeira” de Dieste. Su actividad se extendería a la otra banda del Ulla y llegaría a su punto álgido con la creación, junto a Baldomero Isorna Casal, del Ateneo Ullán. Este grupo de intelectuales fueron los encargados de gestar y celebrar, el 29 de Julio de 1961, la primera Romaría Vikinga en Catoira. Un año antes habían acordado realizar una fiesta para homenajear el desembarco del rey Ulfo. En esta primera edición celebraron en la capilla del recinto (en honor a Santiago) una misa homenaje a Xelmírez y a los defensores de la fortaleza, una pequeña representación del desembarco del rey vikingo y de su recibimiento por el obispo Cresconio (representado por el propio Faustino) donde el invasor se rendía al poderoso discurso cristiano que el actor-cura-obispo pronunciaba, un almuerzo de confraternización con sus correspondientes gaiteiros, un acto literario en el que participaron los escritores de la zona y ya entrada la noche encendían unas hogueras en las Torres para rememorar la señal de aviso de la llegada de piratas, según Rey Romero: “¡Es el fuego de los vikingos que nos vienen a atacar; que vienen los vikingos!” .  El cura de Isorna, en 1962, convenció a sus amigos de Rianxo a pasar la noche en la Torres sorteando las inclemencias del tiempo y los peligros de los animales e insectos que moraban en la marisma. Os prometo que seguiré en mi próximo post con historias de Don Faustino.

Meca ebn catoira.jpg
Desafío Xacobeo 2010 a su paso por las Torres de Oeste

En el año 2010 David Meca (primer peregrino a nado) realizó la ruta marítimo-fluvial por la que se dice que llegó Santiago Apóstol a Galicia. El Director del Desafío Xacobeo 2010,  Mariano Martínez Mier (mi jefe y Consejero Delegado de la Empresa), fue testigo de lujo de la dureza del recorrido (condiciones de corrientes adversas, vegetación y lampreas incluidas) al ir en la embarcación que escoltaba a Meca; yo me tuve que conformar con verlos pasar desde la Torres de Oeste acompañado de un pequeño grupo de personas. Finalmente David llegó, pero en tan malas condiciones que tuvo que ser hospitalizado. Lo más curioso de la llegada, para mí, no fue que el nadador llegase destrozado, lo que me pareció extraño es que la meta estuviese en Pontecesures y no en Padrón, donde se encontraba el Pedrón en el que dice la leyenda que amarraron la barca en la que se realizó la “traslatio” del Apóstol en la búsqueda de un lugar seguro para dar sepultura al decapitado cuerpo. Recuerdo que el Alcalde de Padrón estaba muy muy enfadado.

Dejemos las batallitas a parte.

Tras la etapa inicial  del Ateneo Ullán, en 1965, la fiesta pasa a ser patrocinada por CEDONOSA (era una empresa de cerámica loca pionera en la fabricación de gres) y son sus trabajadores los encargados de organizarla hasta el año 90. Con este impulso económico y organizativo la fiesta se consolida como un referente en el calendario veraniego gallego, llegando a ser declarada en 1988 Fiesta de Interés Turístico Nacional (en Galicia solo hay 9 con esta distinción). Desde el año 1991 es Organizada por el Concello de Catoira  que consigue internacionalizar la Romaría tras hermanarse con la  la villa dinamarquesa de Frederikssund (1993) y con la villa inglesa de Watchet (1994), lo que le llevaría en el año 2002 a ser declarada fiesta de Interés Turístico Internacional.

La celebración actual, con muchos más medios (ya no se emplean ramas de árbol a modo de corona del Rey Ulfo como en la primera edición) y más profesionalizada (cuentan con un nutrido grupo de voluntarios que atesora experiencia) que aquella engendrada por el Ateneo Ullán, sigue conservando parte de la esencia que le legaron sus creadores. La fiesta se enmarca en las ruinas del otrora complejo militar las fincas aledañas. Allí instalan una Feira Vikinga y tiene lugar la cita gastronómica conmemorativa (Mejillones y Vino), amén de otros actos culturales y artísticos (representaciones teatrales y conciertos), incluso juegos vikingos… Un montón de actividades, os dejo el link con el programa del 2018. Pero el momento clave es el desembarco vikingo, la llegada de los drakkar cargados de vikingos y la simulación de la batalla es espectacular, ya que tanto los encargados de la representación  como el público asisten van ataviados con disfraces que pretenden emular a los vikingos y cristianos, lo que produce una simbiosis no vista en muchos festejos de esta índole.

Del pasado nos queda esa lectura del pregón que recuerda a los literatos precursores de la celebración, el desembarco y la comida campestre (empanada, pulpo y sardinas) que tiene lugar cada primer domingo de Agosto en Catoira. En los alrededores del recinto existen pequeñas fincas donde podemos ver a grupos de Romeiros reunidos en torno a improvisadas mesas y bancos de madera dando buena cuenta de las viandas y el vino que resulta indispensable en esta celebración.

Torre Oeste 23

El lugar donde se celebra está cargado de historia, declarado Monumento Histórico-Artístico desde 1931; en 1970 sufrieron una restauración pero su estado actualmente es bastante mejorable, solamente se conservan los restos de dos torres (dos de ellas conservan alguna pared levantada), los restos de algunas estancias de intramuros y la capilla de Santiago; a pesar de que en el s. XVIII sus murallas todavía seguían en pie y sirvieron para defenderse de los ataques de los piratas ingleses, finalmente terminaron por caer en el abandono. Las excavaciones realizadas constatan sus orígenes en el s. II al I a.C. (restos de cerámica y armas de bronce). Pero sería en la Edad Media cuando cobraría especial importancia al ser un punto clave en la defensa del comercio del río Ulla y de la Ciudad de Santiago de Compostela ya que era la entrada natural por mar a la misma. En el s. XII, durante el reinado de Alfonso V, éste cede los restos y ruinas del “Castellum Honesti” (que había sido  construido en el s. IX por Alfonso III el magno para proteger el sepulcro del Santo Apóstol tal y como el obispo Teodomiro había solicitado a Alfonso II) a la mitra Compostelana. Pasaron varios obispos por las defensivas torres que defendieron el Ulla de las incursiones vikingas hasta llegar a manos de  Xelmírez (que se dice que pudo nacer allí ya que su padre era el obispo Cesconio que estuvo al mando de la plaza), fue el primer arzobispo de Compostela  el que mandó levantar y reforzar las Torres para seguir con la tarea de frenar las incursiones  sarracenas a Compostela.

El recinto contaba con siete grandes Torres, la más grande era la de Lugo (financiada por la ciudad de dicho nombre), su forma era elíptica y junto con la de San Sadurniño (Cambados) y Santa María (A Lanzada) formaron la línea de defensa de la Ría de Arousa-Ulla primero contra vikingos, luego contra sarracenos y finalmente contra piratas ingleses.

paseo FluvialSin aburriros con más datos históricos… os recomiendo ir el primer domingo de Agosto a disfrutar de la “Romaría Vikinga” de Catoira, ver los espectáculos, contemplar la belleza de sus paisajes, aprender de la historia que guardan sus piedras, disfrutar de una buena comida en el campo y terminar con recorrido caminando por el estupendo paseo fluvial que rodea el lugar de Oeste.

Ah, por cierto, los vikingos no llevaban cuernos en sus cascos, pero os lo perdonamos.

 

Las plumas de As Burgas

Los científicos dicen que el agua es el origen de la vida, los médicos que hay que beber dos litros al día, los gobiernos hacen campañas para que hagamos un consumo responsable… Los historiadores apuntan que Ourense tiene su origen en el agua. Lo difícil es ponerse de acuerdo en la etimología del topónimo Ourense.

Escudo Ourense
Escudo Ourense

La primera de las teorías, que defiende el origen Romano, viene a decir que el nombre le fue puesto por éstos debido al oro que el Miño transportaba en sus aguas; de ahí, lo de Ciudad del Oro, en latín “Auriense”.

La segunda de las teorías, también defiende el origen latino del nombre de la ciudad, pero en este caso le vendría dado por la abundancia de aguas calientes que brotan de la tierra; el término sería “aquae urente” que se traduce como aguas abrasadoras. En la línea de este planteamiento nos encontramos la tercera de las teorías que también defiende que el nombre hace alusión a las aguas termanales, en este caso aduciendo que provendría del término germánico “warmse” que siginifica lago caliente. Fuese como fuere, las tres hacen referencia a que Ourense nació gracias al agua.

Hablar de agua caliente en Ourense es hablar de As Burgas (aunque muchos de vosotros disfrutaréis más de las Chavasqueiras o de las Termas de Outariz). Para mí la ciudad tiene cuatro símbolos: el Puente, la Catedral, el Miño y como no las Burgas (Declarado Conjunto Histórico Artístico en 1975 y Lugar de Interés Cultural en el 2007). Su nombre (As Burgas) también tiene dos teorías que justifican que este lugar se denomine así: algunos dicen que es de origen Celta y que procede del término “beru” traducido como caliente; la otra, la más aceptada dice que procede del Latín vulgar de la palabra “burca” que significa pila.

Burgas1 (2)
A Burga de Abaixo

Como os he contado en alguna de mis historias, en mi niñez, viajaba con mucha frecuencia a Ourense a ver a familiares y a amigos de mis padres. Mercedes y Pepe eran un matrimonio que tenía amistad con mi familia, eran personas de avanzada edad, en verdad el recuerdo que tengo es que eran muy buena gente; amables, educados y desprendidos. Ellos no habían tenido hijos y tampoco tenían familia cerca; así que, con cierta periodicidad solíamos visitarlos y más aún cuando Pepe quedó viudo. Él era un tipo alto y fuerte, bien plantado, con una voz grave y profunda, creo que era un militar jubilado; de ahí ese porte rudo que a veces parecía tener. Pero era una persona de corazón. En nuestras visitas solía llevarnos de paseo por el Parque de San Lázaro, a tomar algo a las terrazas de la Rúa de O Paseo o al Mercado de Abastos que de tan buenas viandas nos proveía. Era el año 89 y volviendo del Mercado, Pepe nos dijo que nos iba a llevar hasta As Burgas ya que estando tan cerca podríamos ir a ver el estanque de agua caliente que  acababan de hacer. Como buen “curioso impertinente” que soy, no dudé en decir “¡vamos, vamos!”. Al llegar allí  y ver el agua caliente saliendo de las fuentes me quedé fascinado, llevaba 11 años visitando la ciudad y a nadie se le había ocurrido llevarme antes. Comencé a hacerme preguntas para mí mismo que, como es normal,  no pude contener y terminé formulándolas en alto: ¿Quién calienta el agua? ¿dónde están las bombonas de butano? ¿Quién las encontró? ¿Para qué sirven?. Pepe, sonrió e intentó a responderme a su manera: “El agua sale caliente de la tierra, no la calienta nadie, es algo natural. Dicen los vecinos que nace debajo de la Catedral, bajo la capilla del Santo Cristo (hace poco escuché en Ourense que vienen de Montealegre, de un volcán dormido). Los Romanos tenían aquí sus baños termales, ellos adoraban las termas públicas”.  Cuando ya nos dirigíamos a ver el estanque que acababan de inaugurar, me fijé que sobre el agua flotaban plumas de ave, me pareció muy extraño ver allí tal acumulación avícola y le volví a interpelar pero esta vez sobre el por qué de aquella curiosa presencia en lugar tan noble. A lo que éste me respondió: “después de los Romanos estas aguas fueron aprovechadas para muchas cosas, tengo oído que las mujeres antiguamente venían a lavar la ropa y a desplumar los pollos, pero a día de hoy esto no sucede. También, en su momento hubo un proyecto para dotar a los edificios de calefacción usando estas aguas.” Entonces fue cuando me giré y junto a las escaleras de piedra vi a una señora, vestida totalmente de negro, con una cesta en la que yacían inertes dos pollos desplumados. Sin decir nada subimos a ver el nuevo estanque antes de dirigirnos a comer.

Estas tres fuentes tienen la suerte de estar enclavadas en pleno centro de un cuidado y fantástico casco histórico. Desde la Rúa do Paseo (Calle de la Moda) es muy fácil llegar si tiramos en línea recta hasta la zona vieja; está muy cerca de la Catedral, a pocos metros de la Plaza Mayor y a tiro de piedra la ruta del Camino de Santiago. Por tanto, es parada obligada para todo el que por una razón u otra  visita la ciudad.

Burga de Arriba
Burga de Arriba

La Burga de Arriba, la más antigua de las tres (s. XVII), destaca por su sencillez constructiva y por su gran valor histórico; hay que decir que sus dos caños tienen el caudal más escaso de todas. Desde ésta se accede al Centro de Interpretación, a la piscina termal (en la que puedes disfrutar de las termas tal y como lo hacían los romanos) y al solarium desde donde podrás tomar baños de Sol en los días que la climatología lo permite.

De la Burga del Medio no se conserva nada, a finales de los 80 se construyó allí el “Estanque de las Ninfas” presidido por dos esculturas: “La Casa de la Nube” (Obra de Borrajo) y “Calpurnia Abana” (Obra de Acisclo) ambas de 1989. En el año 2010 se procede a realizar una intervención en la zona y este estanque se une con la plaza que había entre las tres Burgas formando una piscina de 200 m2, se dota de los servicios e infraestructuras necesarias para crear un área termal y se realizan las pertinentes escavaciones arqueológicas que terminarían con la musealización de As Burgas.

La Burga de Abajo, la más conocida, construída a mediados del XIX, atribuída al maestro Trillo, es realizada bajo los parámetros del estilo neoclásico en homenaje a su pasado romano. Su piedra labrada repartida en tres cuerpos, cada uno con su correspondiente caño, son coronados por un escudo que preside la fuente del medio (la del jarrón). Tan bella postal ha quedado inmortalizada para siempre como imagen de marca de estas instalaciones. A su vera se encuentra el Fervedoiro, un pequeño pozo enrejado desde 1881 con motivo de la visita del Rey Alfonso XII, desde donde podemos ver el agua hirviendo en estado de ebullición. Para rematar la belleza del conjunto frente a las fuentes se encuentra un precioso jardín diseñado en 1914. Su gran caudal, 300 litros por minuto, garantiza abastecimiento de agua mineral a la piscina. Otra de las cosas de las que pueden presumir As Burgas, junto con sus vecinas Chavasqueiras, es de ser unas de las aguas más calientes de Galicia (entre 64 y 68 ºC de temperatura), superando los 45 de Caldas de Reis  o los 59 de Cuntis.

Complexo as Burgas (2)
Burga de Abaixo desde el Jardín de 1914

Con un Ph de 7,56 sus aguas son recomendandas para el tratamiento de problemas de piel, reuma y artritis. Este mismo año se ha publicado un trabajo científico de Natalia Calvo y Reyes Pérez (Escola Enfermería de Ourense), donde durante un año han estado analizando las evoluciones de personas que padecían fibromialgia y recibían baños en estas aguas; el resultado fue bastante contundente, estos pacientes tuvieron una mejoría en su estado de hasta 18 puntos.

Como os comentaba cuentan con un Centro de Interpretación (os recomiendo vistarlo) que os ayudará a entender la importancia que a lo largo de la historia de la ciudad han tenido. Las excavaciones realizadas en As Burgas y su entorno resultan de gran relavancia, ya que se han encontrado piezas y construcciones que hablan de su glorioso pasado, que se remonta incluso a antes de la presencia romana.

Se puede constatar que desde el s. I d.C. las aguas contaban con dos usos: la salud y la religión. Los restos de una piscina termal alimentada por el mismo manantial de la Burga de Arriba y de un santuario encontrados en la “Casa dos Fornos” dan fe de estos dos usos. Se han hallado un gran número de aras con nombres grabados procedentes de diferentes lugares del Impero de Occidente, ofrecidos a la deidad prerromana REVVE ANABARAEGO (morador de los manantiales y al cual se le atribuyen propiedades curativas). Por tanto, se puede decir que As Burgas fueron centro de peregrinación y que su santuario indígena fue uno de los más importantes de la península. Cuando llegan las Legiones romanas a Ourense será cuando se desarrollen; así, construyeron un “balnea”, casa de baños, para reconfortarse y relacionarse socialmente. Este santuario se utilizó hasta el s.II, después se convertiría en un Hipocausto (sistema romano de calefacción de suelo usado en las Termas) que se utilizó hasta el s. III.  Los restos del santuario y la casa de baños se pueden contemplar en el jardín del Complejo Termal. También se realizaron, en lugares aledaños, excavaciones arqueológicas (Colegio San José y la Rúa do Vilar) donde se descubrieron  estancias termales propias del Imperio Romano. También aparecieron sepulturas tardorromanas datadas en el s. IV d.C. y los restos del muro medieval de la Puerta de A Burga de Arriba.

Burgas2
Visitantes disfrutando de las Aguas Medicinales

Está claro que han tenido un uso continuado a lo largo de 2000 años, incluso durante la Edad Media cuando el termalismo decae, en ese momento es la Iglesia Católica la que lo proteje por la conveniencia de utilizar sus aguas para relajar, curar y prevenir enfermedades (peste) a los peregrinos que a través de la Vía de la Plata pasaban por Ourense de camino a Santiago de Compostela.

Pero esta fuente de energía no ha pasado desapercibida para los Ourensanos, que no han dudado en darle diferentes y variopintos usos a las cálidas aguas medicinales. Con el afán de complementar la información que en su día me dio Pepe, me puse a investigar sobre ello.

En la búsqueda de ahorrar en el consumo de leña y carbón los primeros artesanos en instalarse en la zona fueron los panaderos, éstos empezaron a instalar (s. XIV) pequeños hornos que tendrían actividad durante varios siglos. En el s. XV se construyen unos pilones, en la zona que hoy ocupan A Burga do Medio y la piscina termal, para que las lavanderas realicen su trabajo. Será en este siglo cuando también triperos y sobre todo curtidores instalen sus obradores en dicho lugar. Preguntando en el Concello pude verificar que si existió un proyecto para dotar de calefacción a edificios próximos, algo en lo que seguramente se inspiraron los que decidieron canalizar el agua termal a las instalaciones del Pabellon de Os Remedios (estas conducciones se encuentran en proceso de renovación). Seguramente os estaréis preguntando si es cierta la historia de que las mujeres iban a las fuentes termales a desplumar a los pollos; pues si, es verdad, lo extraño es que en pleno s. XX alguien siguiese cultivando tal tradición.

Piscina Termal
Piscina del Centro Termal (Turismo de Ourense)

Si no conces este lugar te animo a que lo hagas. Mi propuesta es la siguiente:

  1. Visita el Centro de Interpretación de As Burgas (de Martes a Domingo de 10-14 horas y de 17:00 a 20:00).
  2. Luego un paseo por el Bulevar Peatonal de As Burgas, que es la parte del museo al aire libre y donde podrás ver diferentes restos arqueológicos (pozos, tumbas, murallas, los restos del santuario del s. I y del balnea romano).
  3. Visita la Burga de Arriba y la Burga de Abaixo, toma las correspondientes fotos. Un lugar bonito para un selfie puede ser el jardín anexo a la Burga de Abaixo. Pero la foto que más me gusta es la que podéis hacer desde el puente de As Burgas que ofrece una expléndida panorámica aérea de todo el complejo.
  4. No puedes irte sin probar la zona termal gratuita (cuenta con: vestuarios, taquillas y duchas) donde disfrutarás de su piscina de agua caliente (temperatura entre 38-40ºC) y de su Terma Romana (Sauna Húmeda); así que, llévate el bañador, el gorro y la toalla. Los horarios de apertura son los mismos que los del Centro de Interpretación (no se permite el acceso media hora antes de la hora de cierre.

Por algo Ourense es apodada como “A Cidade das Burgas” y tiene el título de Capital Termal de Galicia.

Javi Maneiro: “Eu SON Armónico”

Tuve el placer de ver actuar muchas veces a Javi Maneiro. Cuando era un chaval me sabía todas las letras de “Heredeiros da Crus”, aquel mítico grupo de los 90 formado por Toñito de Poi, Tuchiño, O Jran Fran y el propio Javi; iba a sus conciertos y saltaba como un loco en la perpetua búsqueda de la liberación de mi exceso de adrenalina juvenil. Luego llegó Jabón Blu y el comienzo de su “giro copernicano”, letras en castellano y un cambio en sus registros musicales. Después de cuatro discos publicados con esta formación y más de 25 años dándolo todo en los escenarios, decidió que era el momento de dar un nuevo paso en su “metamorfosis kafkiana”. Con la publicación en el 2017 de su primer albún “Furtivos” empezaba a dejar claro que había roto con el pasado. Su parte más íntima y madura afloraba en las letras de sus canciones, mostrando su lado más personal en cada uno de los temas.

Maneiro en Capitos
Primer Concierto en Solitario en la Sala Capitol de Santiago

Javi es de esas personas que son de verdad, que a los cinco minutos de hablar con él ya sabes que no tiene cara b. Muchas veces tendemos a prejuzgar a las personas, a valorarlas por su pasado y esto nos condiciona a la hora de ser justos con ellas. Quizás su etapa en Heredeiros le persiga y tengo claro que él se siente muy orgulloso de esa parte de su vida, pero también tengo claro que tiene ganas de seguir evolucionando en su carrera musical. Todos los poetas (para mí los autores de canciones son también poetas) sufren evoluciones en su obra, sin más, el propio Juan Ramón Jiménez definía su evolución poética definitiva como: “¡Oh pasión de mi vida, poesía desnuda, mía para siempre!”. Maneiro también quiere desnudar su música a través de su nueva propuesta.

Como anticipo a su próximo disco tiene pensado regalarnos cuatro o cinco temas “a pelo”, sin más compañía para su voz que: dos guitarras, algún piano y esa geniuna profundidad que acompaña a las letras de sus canciones. Así, el pasado 24 de Junio presentaba Rosa de los Vientos la primera de sus “Canciones Desnudas”. Os animo a ver el videoclip grabado en un marco incomparable (la carretera del Faro de Corrubedo) y con una bailarina de lujo “su rosa bella”  que le acompaña en su camino dejando el Faro a sus espaldas, quedando patente el marcado simbolismo entre los dos elementos que sirven para guiar a los marineros en sus viajes: la luz del faro y la rosa de los vientos. Este es el inicio de una nueva marea, de un nuevo disco.

ROsa de los vientos
Imagen de Rosa de los Vientos

Me confieso fan, me costó creer, pero ahora consigo entender a la persona y al artista. Todo comenzó después de escuchar su colaboración con Iván Ferreiro (Gracias Salva por la recomendación) en la versión que hacen juntos del tema Lágrimas Felices (Furtivos 2017) Luego vino el programa de Calleja, ese vuelo que hizo junto a él por la Ría de Arousa, Corrubedo y Riveira con el que logró emocionarme. Y finalmente… Esta conversación ha conseguido que termine de descubrir a un tremendo artista que se oculta dentro de una gran persona. Hoy he vuelto a escuchar Furtivos y no hay punto de comparación.

Javi es de O Conchido (donde estaba la Onza de Oro y después la “fábrica do cheiro”), en a Pobra do Caramiñal, pegado al mar muy cerca del Valleinclanesco Pazo da Mercé (donde solía colarse con sus amigos para jugar entre las cosas antiguas). Criado en el mar, en ese mar que tanto le ha dado y quitado (quedó huérfano de padre en su niñez como otros muchos hijos de marineros). Se emociona al recordar los cuentos que su padre le contaba antes de dormir, historias inventadas sobre cualquier cosa por muy inverosímil que pudiese parecer; este gesto le marcó tanto que él repitió esta tradición con su hija. Hubo un tiempo en el que su padre trabajó de albañil, en esa época solía cantar en las obras mientras trabajaba (así se lo recuerdan algunos de sus compañeros en esa etapa), era un hombre muy aficionado a los tangos, supongo que algo de todo esto ha quedado en él y ahora forma parte de su ADN (contador de historias-cantante). Tal vez la falta de éste fue la que tejió esa timidez que oculta detrás de unas gafas de Sol.

Sueña con vivir de la música, yo creo que antes o después lo conseguirá. Mientras compagina su trabajo en la Frinsa con los estudios de grabación y los escenarios. Compone letras y melodías a la vez, mentalmente, mientras trabaja, las escribe en algún albarán y se las muestra a los compañeros… Su cabeza no para. Llega a su casa y se relaja componiendo, toca su guitarra y busca los acordes que su cabeza había imaginado horas antes. Así se pasa el tiempo, creando, disfrutando de ese torrente natural que le brota a borbotones.

Javi en concierto
Maneiro en un concierto

Javi es un tipo puro, de esos que no quedan, de los que aprovechan cualquier momento para reivindicar valores como la amistad. Alguien que vence a su timidez para mostrar su arte en un escenario y que al acabar cada concierto se para a hablar con las personas que han ido a verlo. Disfruta de la familia y de la soledad. Le gusta pasar desapercibido, algo que es difícil en su zona porque mucha gente le conoce. Me confiesa que su lugar favorito es a A Pedra da Rá en Riveira, que le encantaba correr por Barraña en Boiro, ir a la Playa de la Illa en A Pobra y que se iría a tomar una caña con su amigo Jose (que es marinero) al Chiringuito Pedra Pateira en Riveira. A pesar de ser un chaval de pueblo (bueno más bien de la Puebla) recuerda con especial cariño la ciudad de Vigo, ya que fue lugar de estudio  y también donde grabó su primera maqueta (Area Master). Seguramente la próxima vez que vuelva a Vigo al pasar por el por el puente de Rande habrá una puesta de Sol de esas increíbles, bajará las ventanillas de su coche y entrará el olor a mar mientras suena música de Los Suaves, concretamente su canción favorita Siempre Igual.

IMG_0072
Playa de Barraña en Boiro

Ahora en su momento más maduro, después de quitarse el disfraz, después de dejar fluir la vida y la tristeza que el mar ha dejado en sus venas. Llega el momento de escuchar sus historias, de sentir la verdad que hay en su interpretación, de apreciar sus letras e interpretar esos mensajes abiertos que contienen cada una de ellas. Todo esto que os cuento no es más que una recomendación antes de que podáis escuchar “Quiérete tú”; la próxima de sus Canciones Desnudas que nos acercará un poquito más, si cabe, hacia su nuevo disco. Después de tener el privilego de haber disfrutado de la audición de este nuevo tema solo puedo deciros que es un HIMNO para todo aquél que lo esté pasando mal. Como el propio Javi me contó está inspirado en una historia real y como todos sabéis cuando hay verdad es fácil emocionar y hacer sentir.

Aunque dice que no sabe nada de marketing estoy convencido de que convertirá su “vicio en oficio”, que escribirá un tango dedicado a su padre y que nunca va a dejar de ser bueno “en el buen sentido de la palabra bueno”.

Canciones desnudas