Galicia terra de oliveiras.

Ya sé que últimamente no paro de darle palos a los Reyes Católicos, muchos me comentáis que tan malos no debieron de ser cuando consiguieron unificar su reino. Siendo esto último cierto habría que valorar el coste y el impacto de esta anexión de reinos.

Para nuestro territorio, Galicia, durante su reinado junto con lo acontecido entre los siglos XVII y XVIII supusieron dos quiebras económicas que afectaron en gran medida a la Galicia rural.

Muchos historiadores Españoles aducen que no existe ningún documento escrito durante el Reinado de Isabel y Fernando donde se aluda directamente a la orden de tala de árboles; como tampoco existen en el periodo de mangoneo del Conde-Duque de Olivares.

Dicho esto no hace falta dar órdenes directas de talas cuando uno es el propietario de poner e imponer impuestos a su libre albedrío; así los Católicos empezaron a promover impuestos sobre la producción, la elaboración , la venta y el transporte de un bien que hasta la fecha se había producido libremente (duplica la alcábala del 5% al 10% , diezmos, Tercia Real, portazgos…) En resumen que su política fiscal afectó en gran medida a los lugares de producción minifundista de Olivos; es decir, a Galicia.

Yo no voy a hablar de “doma y castración” como decía el maestro Castelao porque realmente fue una adaptación suya para explicar el proceso de venganza que los Reyes aplicaron al territorio del antiguo Reino de Galicia por su insurrección.

galeo 2 web

Por tanto, al no ser rentable tener olivos, ya que la mayoría de la producción se destinaba al consumo interno, al tener una presión fiscal tan elevada y sufrir el acoso de los cobradores de impuestos que habían implementado para que nadie se librase del pago, los olivares gallegos fueron cayendo en el abandono.

Tengo una pregunta para los eruditos que aluden a la falta de documentos como elemento fundamental para afirmar que no hubo orden de tala, ¿Cómo es posible que haya documentos que recojan la existencia de olivares en Tui, Ourense, Norte de Pontevedra, Valdeorras, Quiroga, O Ribeiro, Verín con Portugal… y resulta que solo sobreviven las plantaciones de los sitios más escondidos?

La puntilla a los olivos gallegos viene de la mano del Conde-Duque de Olivares que como su propio nombre indica tenía intereses en los Olivares que poseía en los alrededores de Sevilla. Aunque sus políticas generaron gran controversia en diferentes lugares del Reino, una subida más de impuestos por poseer olivos dio por finiquitados los pocos minifundios que quedaban; así, sin querer favorece a sus empresas del Sur y perjudica la zona Norte. Será en este siglo donde el aceite de Portugal comience a abastecer el mercado gallego hasta que en el s. XVIII se obligue a comprar a las almazaras del Sur de España.

Todas estas políticas unidas a la emigración, las pestes, las sequías, los cambios climáticos, las guerras, las crisis coloniales, la irrupción de cultivos como la patata y el maíz que vienen a dar vida a los campos que habían sido dejados por la no rentabilidad de producción olivarera supone un paso más hacia la muerte de la oliva en Galicia.

También podemos decir, porque está documentado, que en muchas zonas de Galicia eran las colonias de moriscos las encargadas de trabajar los campos y tras su expulsión se pierde una importante mano de obra. Por otro lado, para repoblar los nuevos territorios conquistados la corona trasladará a muchas familias de campesinos gallegos (100 familias para repoblar Granada). Esta falta de mano de obra en el campo será otro elemento clave.

Es ilógico decir que en Galicia no pudo existir tradición olivarera ya que hay documentos que demuestran la importancia que para algunas zonas tuvo, también porque diversos estudios e investigadores no paran de encontrar diferentes variedades de olivos autóctonos.

El cultivo de la Oliva fue introducido por los Romanos, mucha gente cree que en Galicia no se dan las condiciones necesarias para que este árbol sea productivo, pero realmente están equivocados porque los lugares de Gallaecia donde plantaron estos cultivos poseían un microclima muy similar al Mediterráneo (Quiroga, Valdeorras, Bierzo o Tras os Montes en Portugal).

Los olivos para crecer y desarrollarse necesitan unas 2000 horas de luz solar al año (Galicia supera esta cantidad), también precisan de unas 500 horas de temperatura por debajo de los 10º (también la superamos). El Norte de Portugal tiene una climatología muy similar a la nuestra y desde siempre se ha cultivado la oliva, la variedad Cobrançosa concretamente, se adapta muy bien al frío y a la humedad, es más, gracias a esto consiguen unos aceites increíbles tanto en calidad como en sabores. Actualmente este tipo de olivares suponen el 10% de la superficie olivarera de Portugal.

logo gallaecia premium
GALLAECIA PREMIUM
Estoy convencido que el s. XXI será el de recuperación de la tradición olivarera en nuestra tierra, creo que apostar por este producto será un acierto tan grande como el que en su día tuvieron los que decidieron plantar castas de uva (albariño, godello, treixadura…) o castañas. Sin duda un buen plan de pensiones.

 

Xa sei que ultimamente non paro de darlle paus aos Reis Católicos, moitos me comentades que tan malos non deberon de ser cando conseguiron unificar o seu reino. Sendo isto último certo habería que valorar o custo e o impacto desta anexión de reinos.

Para o noso territorio, Galicia, durante o seu reinado xunto co acontecido entre os séculos XVII e XVIII supuxeron dúas quebras económicas que afectaron en gran medida á Galicia rural.

Moitos historiadores Españois aducen que non existe ningún documento escrito durante o Reinado de Isabel e Fernando onde se aluda directamente á orde de talla de árbores; como tampouco existen no período de mangoneo do Conde-Duque de Olivares. 

Devandito isto non fai falta dar ordes directas de tallas cando un é o propietario de poñer e impoñer impostos ao seu libre albedrío; así os Católicos empezaron a promover impostos sobre a produción, a elaboración , a venda e o transporte dun ben que ata a data produciuse libremente (duplica a alcábala do 5% ao 10% , diezmos, Terza Real, portazgos…) En resumo que a súa política fiscal afectou en gran medida aos lugares de produción minifundista de Oliveiras; é dicir, a Galicia.

Eu non vou falar de ” doma e castración” como dicía o mestre Castelao porque realmente foi unha adaptación súa para explicar o proceso de vinganza que os Reyes aplicaron ao territorio do antigo Reino de Galicia pola súa insurrección.

Por tanto, ao non ser rendible ter oliveiras, xa que a maioría da produción destinábase ao consumo interno, ao ter unha presión fiscal tan elevada e sufrir o acoso dos recadadores de impostos que implementaran para que ninguén se librase do pago, os oliveirais galegos foron caendo no abandono.

Teño unha pregunta para os eruditos que aluden á falta de documentos como elemento fundamental para afirmar que non houbo orde de talla, Como é posible que haxa documentos que recollan a existencia de oliveirais en Tui, Ourense, Norte de Pontevedra, Valdeorras, Quiroga, O Ribeiro, Verín con Portugal… e resulta que só sobreviven as plantacións dos sitios máis escondidos? 

A puntilla ás oliveiras galegas vén da man do Conde-Duque de Olivares que como o seu propio nome indica tiña intereses nos Oliveirais que posuía nos arredores de Sevilla. Aínda que as súas políticas xeraron gran controversia en diferentes lugares do Reino, unha subida máis de impostos por posuír oliveiras deu por finiquitados os poucos minifundios que quedaban; así, sen querer favorece ás súas empresas do Sur e prexudica a zona Norte. Será neste século onde o aceite de Portugal comece a abastecer o mercado galego ata que no s. XVIII obríguese a comprar ás almazaras do Sur de España.

Todas estas políticas unidas á emigración, as pestes, as secas, os cambios climáticos, as guerras, as crises coloniais, a irrupción de cultivos como a pataca e o millo que veñen dar vida aos campos que foran deixados pola non rendibilidade de produción olivarera supón un paso máis cara á morte da oliva en Galicia. 

Tamén podemos dicir, porque está documentado, que en moitas zonas de Galicia eran as colonias de mouriscos as encargadas de traballar os campos e tras a súa expulsión pérdese unha importante man de obra. Doutra banda, para repoboar os novos territorios conquistados a coroa trasladará a moitas familias de campesiños galegos (100 familias para repoboar Granada). Esta falta de man de obra no campo será outro elemento clave.

É ilóxico dicir que en Galicia non puido existir tradición olivareira xa que hai documentos que demostran a importancia que para algunhas zonas tivo, tamén porque diversos estudos e investigadores non pairan de atopar diferentes variedades de oliveiras autóctonas. 

O cultivo da Oliva foi introducido polos Romanos, moita xente cre que en Galicia non se dan as condicións necesarias para que esta árbore sexa produtivo, pero realmente están equivocados porque os lugares de Gallaecia onde plantaron estes cultivos posuían un microclima moi similar ao Mediterráneo (Quiroga, Valdeorras, Bierzo ou Tras Móntesvos en Portugal).

As oliveiras para crecer e desenvolverse necesitan unhas 2000 horas de luz solar ao ano (Galicia supera esta cantidade), tamén precisan dunhas 500 horas de temperatura por baixo dos 10º (tamén a superamos). O Norte de Portugal ten unha climatoloxía moi similar á nosa e desde sempre se cultivou a oliva, a variedade Cobrançosa concretamente, adáptase moi ben ao frío e á humidade, é máis, grazas a isto conseguen uns aceites incribles tanto en calidade como en sabores. Actualmente este tipo de oliveirais supoñen o 10% da superficie olivarera de Portugal.

Estou convencido que o s. XXI será o de recuperación da tradición olivaireira na nosa terra, creo que apostar por este produto será un acerto tan grande como o que no seu día tiveron os que decidiron plantar castes de uva (albariño, godello, treixadura…) ou castañas. Sen dúbida un bo plan de pensións.

La lengua de los bocachanclas.

Mientras la interprete de música celta Julie Fowlis nos deleita con una estupenda versión de la “Cantiga de Camariñas” de Petapouco, canción que podemos encontrar en su último álbum, e incluso nos regala una maravillosa interpretación de la misma junto a la Orquesta Sinfónica de la BBC; algunos de los políticos de esta España de “chirigota y pandereta” se empeñan en querer matar el “Galego”.

A mí se me caería la cara de vergüenza después de decir tamañas mentiras subido al púlpito de una Cámara de Representación Parlamentaria, pero lo peor no es eso, lo peor es no tener la dignidad de rectificar cuando uno mete la pata sobre algo tan serio y controvertido como son las cuestiones del idioma, en vez de hacer acto de contrición decide seguir navegando en la ignorancia, mientras la prensa gallega da cabida en sus páginas al esperpento y escarnio de la justificación absurda. Se me caería la cara de vergüenza si fuera tan necio y tan inculto de no saber apreciar otras lenguas y culturas, algo que si ha hecho una cantante Escocesa con el Galego; pero no ha sido la primera ni la única, a lo largo de la historia han sido muchos cantantes de talla mundial los que se han atrevido a cantar en nuestra “lingua nai”, incluidos los que pasan por el “Luar” de Gayoso para cantar el mítico “Apagha o candil”. Se me caería la cara de vergüenza si fuera yo el que pusiese los medios para intentar cargarme una lengua que tiene tanta historia o más que la que intento imponer. Se me caería la cara de vergüenza si fuera tan torpe de no reconocer la importancia cultural del Galego y de Galicia; desde la producción literaria hasta la musical, pasando por la plástica. Porque les diré señores naranjas que la cultura galega, a pesar de haber sido atacada y prohibida en diferentes períodos negros, nunca dejó de ser prolija en número y creatividad, ha conseguido sobrevir  y su legado se mantiene tanto aquí como fuera de nuestras fronteras gracias a la emigración forzosa a la que nos vimos empujados por los políticos y militares españoles.

Pero no voy a odiar a los que no entienden que diferentes culturas e idiomas pueden coexistir de manera cooficial dentro de un mismo territorio, tampoco voy a odiar a los que se empeñan en traducir al Español los nombres de lugares, pueblos, villas y ciudades de Galicia. No lo voy a hacer porque sé que son amantes de la Ley y el Orden, o eso es lo que esgrimen cuando intentan aplacar, con mucha razón, los conatos nacionalistas amparándose en la Constitución, los Estatutos de Autonomía y el Derecho Penal. Pues sepan ustedes señores de “Viva el Rey, el Orden y la Ley” que la toponimía Galega está recogida en una LEY DE NORMALIZACIÓN LINGÜÍSTICA

En Galicia, la Ley 3/1983, de 15 de junio, artículo 10.1:

Los topónimos de Galicia tendrán como única forma oficial la gallega.

Incluso a los campeones que dicen que como Sanxenxo en el s. XVIII y XIX se escribía Sanjenjo y Sangenjo ahora se tiene que decir Sangenjo, sin importarles el s XVI o XVII donde la grafía era la misma pero la pronunciación diferente y asumir que es en este momento donde el Galego se desmarca del Español y Portugués en cuanto a la s/x/j.

Contra los que sí tengo algo es contra aquellos que utilizan despectivamente el término “gallego”, los que hablan de nosotros con desprecio; tratándonos de paletos, incultos y subdesarrollados (esto no solo lo hacen los de Madrid, ¡¡ojo!!). A esos que en las reuniones de las diferentes empresas Españolas en las que he trabajado se metían con mi acento, diciendo que sonaba bruto y que hablaba cantando. Mientras en España se nos margina en el resto del mundo se nos valora, es más, sabed Españoles de España, que en Latinoamérica, en lugares como Argentina y Uruguay, se os llama “Gallegos” a todos vosotros. El mundo esta lleno de Galegos, de descendientes, de los que llevaron el acento, la musicalidad y la creatividad por todo el mundo; componiendo tangos para Gardel, ganando mundiales con Uruguay, inventando vacunas, dirigiendo investigaciones científicas… Hemos aprendido a sobrevivir sin medios, solo con las ganas, el talento y el tesón impreso en nuestro ADN de “mariñeiros aventureiros”.

Pero claro, en Galicia, los diferentes Gobiernos nacionalistas de la Xunta han obligado a hablar el Galego en las aulas, en todos los  ámbitos de la vida, así a la fuerza, aunque la población se negaba a ello no tuvo otra salida que someterse a la imposición cultural galeguizadora. Ciudades como Vigo y A Coruña se han convertido en bastiones del Galego, donde la gente tiene prohibido el hablar en Español, de hablar en esta lengua podrían ser denunciados a las autoridades encargadas de velar por la protección de nuestra lengua bárbara. En las librerías está expresamente prohibido que en los escaparates estén expuestos libros que no hayan sido escritos en lengua autóctona. Todo esto hace que el paisaje para el Español sea desolador en este territorio hostil.

Perdonadme por el arriesgado ejercicio de entrar en la cabeza de alguno de estos talibanes culturales. La situación del Galego en Galicia es tan buena que usamos dos términos para definir lo que vivimos en esta Tierra Santa: el auto-odio (odio a lo que tenga que ver con nuestra lengua y todo lo galego) y la diglosia (cuando coexisten dos lenguas en un mismo territorio pero una de ellas goza de más prestigio y uso social). Tal vez sea el “Telón del Grelo” el que no os deja ver la realidad, tal vez sea que para vosotros el noroeste peninsular no resulta tan atractivo electoralmente como el Este, tal vez sea que no salís de vuestro despacho a visitar la “periferia” para ver como va el mundo… tal vez es que no dais para más, en ese caso, estáis perdonados; este pueblo no se alimenta del odio como vosotr@s.

Afortunadamente la supervivencia de una lengua depende de su uso, de su penetración en la sociedad, del número de personas y la frecuencia con la que la utilizan para expresarse. Aunque muchos son catastrofistas y apuntan que el Galego cada vez se usa menos, sobre todo en las grandes ciudades, yo he decidido adoptar otra postura, modo retranca.

El Galego es ultilizado en Galicia por el 100% de población, sí es cierto, lo utilizan hasta esos que hablan en Español con un acento antinatural para evitar caer en el paletismo de hablar el idioma de sus antepasados. Me explico. Hace poco releía “A Esmorga” de Blanco Amor y recordé la maravillosa interpretación que la compañía Sarabela hizo de esta obra en el justo instante en el que llegué a un diálogo donde en tono jocoso los tres borrachos parodiaban a los señoritos de la época: “¿Y cómo está vosté?” “Yo moi bien, moi bien. Aunque un poco amolada por la temperatura”.

Mientras en A Coruña sigan utilizando el “Neno” y “rapariga”, mientras sigamos dicendo que alguien es “riquiña/o” “xeitosa/o” ó “feito” para designar al ó la que es “curriño/a”, mientras sigamos diciendo “Déjame en paz no me amoles más”, mientras digamos “ese tío es un arroutado” para decir que alguien tiende a perder el control, mientras digamos “Pepe deja ya de rosmar” en vez de murmurar, mientras usemos la palabra “enxebre” para designar las cosas típicas de Galicia, mientras le sigamos llamando “fozar” a revolver “Juan deja de fozar en las herramientas de tu padre”, mientras empleemos la palabra “coitado” para definir a alguien que nos da pena, mientras en vez de tonto digamos “pailán” ó “parvo”, mientras sigamos sientiendo “morriña” y “saudade” sin encontrar traducción alguna, mientras denominemos como “chafallada” a una chapuza, mientras tus amigos sigan dicendo que eres un “prea” en vez de decirte que no eres de fiar, mientras en vez de ir de fiesta vamos de “esmorga”, mientras cuando jodamos algo digamos que lo hemos “escarallado” y mientras sigamos “choscos” al no asumir que los del Celta tienen “Afouteza”…  no entenderemos que el Galego está presente en nuestras expresiones diarias, estas son solo un ejemplo pero os aseguro que hay muchas más, seguro que estás pensando ahora mismo en unas cuantas que me he dejdo atrás.

Una vez visto esto… Toni Cantó tiene razón, en Galicia el Galego se impone al Español, pero cuando se impone no es a la fuerza, es porque a la gente le sale natural, le brota de dentro y eso no lo puede matar nadie porque lo llevamos en nuestra cultura, en la sangre.

Poema: Mar e Ceo, Amor e Dor

Rima a miña poesía co teu corpo espido,
teño medo a perderme na túa calor.
Medo as promesas variadas, a dor, ao destino.

Borrando o texto que escribía para curar o corazón,
soportando outra noite sen inspiración.
Procurando outro mundo, non podo parar, camiño.

Demasiado estrano, demasiado insano convivir coa necesidade,
condeado por non saber nada do amor.
Amarrado, sen velas quixen navegar, naufragamos.
Demasiados barcos, demasiado mar…
Demasiado fráxiles os cascos
para soportar a forza das ondas ao romper co pasado.
Por non nadar afogamos.

O intento, pero hoxe non hai vento.
Contigo, nunca chega o tempo, tampouco o consenso.
Agora xa non te invento rimando versos,
agardo a que me invada o alcol.

Deixo pegadas que nunca levan dirección,
cada segundo que non estás solto as amarras do meu colchón.
Detrás de tanta paz hai un suicida, destrución.
Finximos que nada estaba mal, pero nos odiábamos sen compaixón.

Non volviches e a porta quedou sen pechar,
ruídos nas tellas ficando baixo as luces
de miles de estrelas apagadas.
Perdín o compás e xa non pensei,
fiquei calado no vértice dunha pena,
lume de inferno queimándome os pés.

Inverno a un quilómetro dos teus beizos,
auga asolagándome o corpo, incendio,
necesito apagar os meus desexos.
Teño tantos fracasos… sempre perdo.
Pecho os ollos pero sigo esperto.

Fuxín voando sobre os ríos antes de caer
na estrada, coma un barco sen velas,
amarrado a maxia dun ceo que cada solpor arde
antes de morrer na ría ao xuntar
o Sol e o mar nun perfecto baile.

A %d blogueros les gusta esto: