A Ramallosa-Vigo 1.0: Subidas y Vistas

Comienza la segunda etapa bien temprano, después de un desayuno contundente (pan con tomate, aceite y sal, un zumo de naranja, un yogurt con cereales y un plátano)  para poder enfrentarnos a las subidas que el camino nos tiene preparadas para hoy.

Tengo que deciros que me ha sorprendido mucho el Pazo Pías. No me esperaba que esta Hospedería Jacobea tuviese tantas opciones de alojamiento. El edificio principal es un pazo del s. XVII mandado contruir por Don Félix Correa de Alemparte, escribano de Baiona y miembro del Santo Oficio. A mediados del s. XX fue cedido a la Congregación de Apostólicas del Corazón de Jesús por doña Ramona Diéguez Cervela. Esta orden es la que en la actualidad gestiona el inmueble que ha tenido diversos usos sociales en sus dos edificios anexos: Escuela-hogar y casa de ejercicios espirituales. El 21 de Agosto de 2015, tras adaptar y renovar sus instalaciones, fue inaugurado como hospedería y nombrado punto oficial de sellado de la Compostelana en la comarca. Al entrar en el edificio del antiguo pazo nos encontramos la recepción en la zona noble y una escalinata que lleva a la segunda planta donde están el comedor para desayunos y algunas habitaciones dignas de un buen hotel. Acogedoras, exteriores, con buena limpieza e iluminación; destacaré el uso de materiales nobles, la comodidad de sus camas y sobre todo el poder disponer de baño privado en la habitación (algo no muy común en este tipo de establecimientos) se agradece enormemente.  Su directora, Mónica, es una persona amable y atenta, con una dilatada experiencia en el sector y que guarda alguna historia interesante que os recordaré cuando hagamos parada en el Deza. El pazo en sus  3.000 metros cuadrados de superficie y sus 10.000 de jardines tiene lugares maravillosos para fotografiar, pero de todos yo me quedo con el insólito hórreo de 2 plantas.

Tras la pequeña subida del Camiño da Cabreira entramos en el ámbito rural de A Ramallosa, separados de la carretera general nos adentramos por caminos (do Souto y da Rosiña) que discurren entre casas, superaremos la autopista por un viaducto y tomaremos el camino que nos conducirán hasta Priegue (donde se encuentra el Cruceiro das Rexas). Este tramo de reciente creación aprovecha el curso del río Muíños y tiene dos iglesias de referencia: San Fiz y Santiago de Parada o San Pedro (donde el Apóstol es el patrón). Es de justicia decir que en este tramo nigranense se agradecen los paneles informativos que podemos encontrarnos en los principales monumentos cercanos a la ruta (Casas Nobles, Iglesias y Cruceiros).

Iglesia de Parada (2)
Iglesia Santiago de Parada

Si ayer visitábamos el pazo de Cadaval, hoy son de visita obligada el pazo de Urzáiz (s. XIV, declarado Bien de Interés Cultural, destacan los blasones nobiliarios de las familias que fueron propietarias, su jardín del s. XIX, su palomar y su bella fábrica lo convierten en un lugar de ensueño) y el de Cea (s. XVI, construído por el Abad San Félix de Nigrán, Monumento Histórico Artístico y Bien de Interés Cultural; su planta en forma de L, su preciosa capilla, sus jardines y también su palomar resultan actractivos a la vista) tras nuestro paso por el núcleo urbano de Nigrán. Después retomaremos el camino por el monte de San Román hasta llegar a la parroquia de Priegue y dejar atrás el primer Concello del día.

Ya en Vigo el camino se cuela por el Parque Forestal de Saians donde podremos disfrutar de la compañía del entorno natural y sobre todo de las fantásticas vistas sobre Coruxo, la Ría de Vigo y Vigo. Al llegar a Coruxo, al borde de la carretera, nos recibe su Iglesia Románica (s. XII-XIV). De origen monasterial (perteneció a los benedictinos), planta basilical coronada por tres ábsides circulares y con unos espectaculares lucernarios dignos de mención. La iglesia de San Salvador de Coruxo, por su estado de conservación, es uno de los mejores ejemplos, junto con los templos de Bembrive y Castrelos, de este estilo en la ciudad de Vigo.

Vista Coruxo 1
Vistas de Coruxo desde Saians

A partir de aquí nuestros pasos nos llevarán pegados a la carretera PO-552, atravesaremos el polígono industrial donde a parte de los concesionarios de coches de alta gama hay poco que ver; bueno, quedan los restos de la fábrica de MOHASA (creada en 1969 formaba parte del Grupo de Empresas Álvarez, que llegó a tener 5000 empleados y era el propietario de Santa Clara; la actividadad de esta planta estaba centrada en la producción de loza para hostelería) para los nostálgicos de la historia industrial de la ciudad.

Abandonamos la PO-552 desviándonos a la derecha por la Ctra. Matamá-Pazo para comenzar la subida hacia el barrio de Matamá, pero antes os recomiendo una parada en el Restaurante O Lagar (buen pincho de tortilla con la consumición y sellan la Compostelana) para refrescarse y aprovisionarse de energía antes de las subidas que nos esperan. Este tramo es de asfalto y aceras, destacaría un pequeño camino que va paralelo al Rego da Presa donde podemos encontrar  lavaderos, fuentes catalogadas y algunos molinos muy interesantes como los de A Balsa y As Carneiras.

San Pedro de Matamá
Iglesia San Pedro de Matamá

Matamá cuenta con importantes yacimientos arquelógicos, los más antiguos datan de la Edad de Bronce, hay restos de un par de castros y varias estaciones de arte rupestre (Da Mó, Fabal, As Tomadas, Gáspara y Os Sobreiros). También nos encontraremos con la neoclásica Iglesia de San Pedro de Matamá (s. XVIII) que guarda en su interior un viejo retablo que en su día perteneció a la antigua Colegiata de Santa María.

Después de la simpática subida al alto del barrio comenzará nuestro descenso hacia Pereiró-Balaídos por el Camiño Real, bajaremos por un vial estrecho entre casas hasta llegar a la parte trasera de la Factoría de Citröen y del Cementerio de Pereiró. En este punto el Camino Oficial discurre pegado al muro de la fábrica de coches y desemboca en la Avenida Alcalde Portanet; tengo que decir que es el peor tramo de camino que he visto, apenas se puede pasar, hay maleza, casas abandonadas, mal olor y da muy mal rollo. Es una vergüenza que la ciudad de Vigo no le de el trato que merece al Camino, luego a su Alcalde se le llena la boca dando discursos en los conciertos de sus obras y milagros cuando no es capaz de tener limpio y bien señalizado un camino por el que entran muchas personas que se llevan una mala imagen de la ciudad.

Pereriró
Cementerio de Pereiró

Yo os propongo que en vez de desviaros por ese ramal sigáis de frente hacia el Cementerio de Pereiró, puede parecer siniestra la propuesta, pero os aseguro que no os va a decepcionar. Fue inaugurado en 1898, cuando el desastre de Cuba, de hecho hay un monumento de la Cruz Roja a los repatriados que llegaron al Puerto de Vigo (entre ellos mi bisabuelo y mi tatarabuelo), las monumentalidad de los mausoleos de las grandes sagas industriales de Vigo, de los famosos e incluso de los grandes arquitectos que dejaron su huella en sus propias tumbas. También podemos encontrar varias obras del escultor Asorey. Perdonadme que no me parezca macabra la recomendación ya que desde niño, aprovechando nuestras periódicas visitas al panteón familiar, recorría el cementerio asombrado por la teatralidad funeraria y restándole importancia a la muerte al saber que cuando me den sepultura mi vecino de enfrente será el fundador del Faro de Vigo, Ángel de Lema y Marina.

Terminada la visita dirigiremos nuestros pasos hacia la Avda. Portanet donde tras unos edificios nos espera el Puente Medieval de Castrelos, en el valle del Fragoso, servía para cruzar el río Lagares. Aunque posiblemente sea de origen romano su fábrica es medieval, con un solo arco de medio punto y construído en cantería de granito con remates de mampostería. Actualmente el cauce del río está desviado y ya no tiene uso, está vallado desde que a finales de los 80 se hiciera una restauración y excavaciones arqueológicas. En 1991 fue declarado Bien de Interés Cultural con categoría de monumento histórico artístico.

Puente romano
Puente de Castrelos

Ahora llega el plato fuerte del día, el Camino nos lleva hasta el Parque de Castrelos. Para mí es uno de los lugares más especiales de la Ciudad por varias razones: por tantas tardes de aventuras de Gorgorito, por todas las pretemporadas de entrenamientos corriendo por sus caminos,  por tantos y tantos maravillosos conciertos en noches eternas; pero sobre todo porque algún antepasado mío fue el culpable de que hoy podamos disfrutar de este espacio. Adolfo Gregorio Espino (Alcalde de Vigo entre 1923 y 1927, abogado, periodista, Director del periódico La Noche, fundador del Colegio de Abogados y miembro de la Liga de Defensores de Vigo) convenció al Marqués de Alcedo para que cediera este espacio a la Ciudad a cambio de que fuese nombrado Grande de España y alguna otra cosa que igual os cuento algún día cuando profundice en la historia de Castrelos y el Pazo Quiñones de León.

Los vigueses lo conocemos por Finca de la Marquesa, ya que mientras que la viuda del hijo del Marqués de Alcedo no se vuelve a casar y se marcha a inglaterra, esta disfruta del usufructo del Pazo restándole inmediatez a la cesión que había hecho su suegro tras la muerte prematura de su hijo sin descendencia. En el 1924 lo cede pero hasta 1931 no pasa a ser gestionado por el Ayuntamiento.

El mayor parque de Vigo, es un pulmón, un lugar de descanso y esparcimiento, una verdadera joya que tiene un gran valor paisajístico y botánico. Desde 1955 es Jardín Histórico y Bien de Interés Cultural. Sus sendas, sus especies árboreas, su anfiteatro para los conciertos, el lago artificial, los bancos, las fuentes, los regatos y el Pazo con sus jardines lo convierten en un lugar que no puedes perderte. El pazo es del s. XVII y fue construído sobre los restos de la Torre Lavandeira (s. XV), en su interior alberga el museo de Vigo, una importante sala de arqueología y dos pinacotecas gallegas (una antigua y otra contemporánea). Arte, aqueología e historia en el interior de uno de los mejores ejemplos de arquitectura palaciega de Galicia.

Pero como ya os dije Vigo, al igual que Baiona, merece un capítulo para ella sola.

senda del lagares
Senda del Lagares

Continuaremos nuestro derrotero por la fantástica senda del Río Lagares que atraviesa la quinta del Pazo. Es sin duda, la parte más bonita y relajante del día ya que discurre a la sombra de árboles, por camino de tierra y con el río fluyendo a nuestra izquierda. Así, hasta llegar a Sárdoma y subir hasta la Provincial para deternernos un rato en el Pazo de San Roque antes de llegar al barrio de O Calvario.

El pazo de San Roque pertenece en la actualidad a la entidad ABANCA, construído a finales del XVII, el pazo suele estar cerrado pero su fantánsticos jardines son públicos y la entrada a la capilla también. Muy recomendable es asistir a la romería de San Roque donde miles y miles de devotos se congregan en las inmediaciones del pazo para pedir milagros a Santo. Ese día y algún otro se puede visitar el interior del pazo.

Pazo de San Roque.jpg
Capilla Pazo de San Roque

Al fin cerca de casa, de mi barrio de O Calvario, donde daremos fin a la jornada.

Como habéis visto he titulado al camino 1.0, el motivo no es otro que el que esta etapa tiene otra ruta alternativa que te llevará hasta Vigo por la costa, pegaditos a las playas y al mar. Ese otro itinerario será el objeto de mi próximo post sobre el Camiño Portugués pola Costa.

Las plumas de As Burgas

Los científicos dicen que el agua es el origen de la vida, los médicos que hay que beber dos litros al día, los gobiernos hacen campañas para que hagamos un consumo responsable… Los historiadores apuntan que Ourense tiene su origen en el agua. Lo difícil es ponerse de acuerdo en la etimología del topónimo Ourense.

Escudo Ourense
Escudo Ourense

La primera de las teorías, que defiende el origen Romano, viene a decir que el nombre le fue puesto por éstos debido al oro que el Miño transportaba en sus aguas; de ahí, lo de Ciudad del Oro, en latín “Auriense”.

La segunda de las teorías, también defiende el origen latino del nombre de la ciudad, pero en este caso le vendría dado por la abundancia de aguas calientes que brotan de la tierra; el término sería “aquae urente” que se traduce como aguas abrasadoras. En la línea de este planteamiento nos encontramos la tercera de las teorías que también defiende que el nombre hace alusión a las aguas termanales, en este caso aduciendo que provendría del término germánico “warmse” que siginifica lago caliente. Fuese como fuere, las tres hacen referencia a que Ourense nació gracias al agua.

Hablar de agua caliente en Ourense es hablar de As Burgas (aunque muchos de vosotros disfrutaréis más de las Chavasqueiras o de las Termas de Outariz). Para mí la ciudad tiene cuatro símbolos: el Puente, la Catedral, el Miño y como no las Burgas (Declarado Conjunto Histórico Artístico en 1975 y Lugar de Interés Cultural en el 2007). Su nombre (As Burgas) también tiene dos teorías que justifican que este lugar se denomine así: algunos dicen que es de origen Celta y que procede del término “beru” traducido como caliente; la otra, la más aceptada dice que procede del Latín vulgar de la palabra “burca” que significa pila.

Burgas1 (2)
A Burga de Abaixo

Como os he contado en alguna de mis historias, en mi niñez, viajaba con mucha frecuencia a Ourense a ver a familiares y a amigos de mis padres. Mercedes y Pepe eran un matrimonio que tenía amistad con mi familia, eran personas de avanzada edad, en verdad el recuerdo que tengo es que eran muy buena gente; amables, educados y desprendidos. Ellos no habían tenido hijos y tampoco tenían familia cerca; así que, con cierta periodicidad solíamos visitarlos y más aún cuando Pepe quedó viudo. Él era un tipo alto y fuerte, bien plantado, con una voz grave y profunda, creo que era un militar jubilado; de ahí ese porte rudo que a veces parecía tener. Pero era una persona de corazón. En nuestras visitas solía llevarnos de paseo por el Parque de San Lázaro, a tomar algo a las terrazas de la Rúa de O Paseo o al Mercado de Abastos que de tan buenas viandas nos proveía. Era el año 89 y volviendo del Mercado, Pepe nos dijo que nos iba a llevar hasta As Burgas ya que estando tan cerca podríamos ir a ver el estanque de agua caliente que  acababan de hacer. Como buen “curioso impertinente” que soy, no dudé en decir “¡vamos, vamos!”. Al llegar allí  y ver el agua caliente saliendo de las fuentes me quedé fascinado, llevaba 11 años visitando la ciudad y a nadie se le había ocurrido llevarme antes. Comencé a hacerme preguntas para mí mismo que, como es normal,  no pude contener y terminé formulándolas en alto: ¿Quién calienta el agua? ¿dónde están las bombonas de butano? ¿Quién las encontró? ¿Para qué sirven?. Pepe, sonrió e intentó a responderme a su manera: “El agua sale caliente de la tierra, no la calienta nadie, es algo natural. Dicen los vecinos que nace debajo de la Catedral, bajo la capilla del Santo Cristo (hace poco escuché en Ourense que vienen de Montealegre, de un volcán dormido). Los Romanos tenían aquí sus baños termales, ellos adoraban las termas públicas”.  Cuando ya nos dirigíamos a ver el estanque que acababan de inaugurar, me fijé que sobre el agua flotaban plumas de ave, me pareció muy extraño ver allí tal acumulación avícola y le volví a interpelar pero esta vez sobre el por qué de aquella curiosa presencia en lugar tan noble. A lo que éste me respondió: “después de los Romanos estas aguas fueron aprovechadas para muchas cosas, tengo oído que las mujeres antiguamente venían a lavar la ropa y a desplumar los pollos, pero a día de hoy esto no sucede. También, en su momento hubo un proyecto para dotar a los edificios de calefacción usando estas aguas.” Entonces fue cuando me giré y junto a las escaleras de piedra vi a una señora, vestida totalmente de negro, con una cesta en la que yacían inertes dos pollos desplumados. Sin decir nada subimos a ver el nuevo estanque antes de dirigirnos a comer.

Estas tres fuentes tienen la suerte de estar enclavadas en pleno centro de un cuidado y fantástico casco histórico. Desde la Rúa do Paseo (Calle de la Moda) es muy fácil llegar si tiramos en línea recta hasta la zona vieja; está muy cerca de la Catedral, a pocos metros de la Plaza Mayor y a tiro de piedra la ruta del Camino de Santiago. Por tanto, es parada obligada para todo el que por una razón u otra  visita la ciudad.

Burga de Arriba
Burga de Arriba

La Burga de Arriba, la más antigua de las tres (s. XVII), destaca por su sencillez constructiva y por su gran valor histórico; hay que decir que sus dos caños tienen el caudal más escaso de todas. Desde ésta se accede al Centro de Interpretación, a la piscina termal (en la que puedes disfrutar de las termas tal y como lo hacían los romanos) y al solarium desde donde podrás tomar baños de Sol en los días que la climatología lo permite.

De la Burga del Medio no se conserva nada, a finales de los 80 se construyó allí el “Estanque de las Ninfas” presidido por dos esculturas: “La Casa de la Nube” (Obra de Borrajo) y “Calpurnia Abana” (Obra de Acisclo) ambas de 1989. En el año 2010 se procede a realizar una intervención en la zona y este estanque se une con la plaza que había entre las tres Burgas formando una piscina de 200 m2, se dota de los servicios e infraestructuras necesarias para crear un área termal y se realizan las pertinentes escavaciones arqueológicas que terminarían con la musealización de As Burgas.

La Burga de Abajo, la más conocida, construída a mediados del XIX, atribuída al maestro Trillo, es realizada bajo los parámetros del estilo neoclásico en homenaje a su pasado romano. Su piedra labrada repartida en tres cuerpos, cada uno con su correspondiente caño, son coronados por un escudo que preside la fuente del medio (la del jarrón). Tan bella postal ha quedado inmortalizada para siempre como imagen de marca de estas instalaciones. A su vera se encuentra el Fervedoiro, un pequeño pozo enrejado desde 1881 con motivo de la visita del Rey Alfonso XII, desde donde podemos ver el agua hirviendo en estado de ebullición. Para rematar la belleza del conjunto frente a las fuentes se encuentra un precioso jardín diseñado en 1914. Su gran caudal, 300 litros por minuto, garantiza abastecimiento de agua mineral a la piscina. Otra de las cosas de las que pueden presumir As Burgas, junto con sus vecinas Chavasqueiras, es de ser unas de las aguas más calientes de Galicia (entre 64 y 68 ºC de temperatura), superando los 45 de Caldas de Reis  o los 59 de Cuntis.

Complexo as Burgas (2)
Burga de Abaixo desde el Jardín de 1914

Con un Ph de 7,56 sus aguas son recomendandas para el tratamiento de problemas de piel, reuma y artritis. Este mismo año se ha publicado un trabajo científico de Natalia Calvo y Reyes Pérez (Escola Enfermería de Ourense), donde durante un año han estado analizando las evoluciones de personas que padecían fibromialgia y recibían baños en estas aguas; el resultado fue bastante contundente, estos pacientes tuvieron una mejoría en su estado de hasta 18 puntos.

Como os comentaba cuentan con un Centro de Interpretación (os recomiendo vistarlo) que os ayudará a entender la importancia que a lo largo de la historia de la ciudad han tenido. Las excavaciones realizadas en As Burgas y su entorno resultan de gran relavancia, ya que se han encontrado piezas y construcciones que hablan de su glorioso pasado, que se remonta incluso a antes de la presencia romana.

Se puede constatar que desde el s. I d.C. las aguas contaban con dos usos: la salud y la religión. Los restos de una piscina termal alimentada por el mismo manantial de la Burga de Arriba y de un santuario encontrados en la “Casa dos Fornos” dan fe de estos dos usos. Se han hallado un gran número de aras con nombres grabados procedentes de diferentes lugares del Impero de Occidente, ofrecidos a la deidad prerromana REVVE ANABARAEGO (morador de los manantiales y al cual se le atribuyen propiedades curativas). Por tanto, se puede decir que As Burgas fueron centro de peregrinación y que su santuario indígena fue uno de los más importantes de la península. Cuando llegan las Legiones romanas a Ourense será cuando se desarrollen; así, construyeron un “balnea”, casa de baños, para reconfortarse y relacionarse socialmente. Este santuario se utilizó hasta el s.II, después se convertiría en un Hipocausto (sistema romano de calefacción de suelo usado en las Termas) que se utilizó hasta el s. III.  Los restos del santuario y la casa de baños se pueden contemplar en el jardín del Complejo Termal. También se realizaron, en lugares aledaños, excavaciones arqueológicas (Colegio San José y la Rúa do Vilar) donde se descubrieron  estancias termales propias del Imperio Romano. También aparecieron sepulturas tardorromanas datadas en el s. IV d.C. y los restos del muro medieval de la Puerta de A Burga de Arriba.

Burgas2
Visitantes disfrutando de las Aguas Medicinales

Está claro que han tenido un uso continuado a lo largo de 2000 años, incluso durante la Edad Media cuando el termalismo decae, en ese momento es la Iglesia Católica la que lo proteje por la conveniencia de utilizar sus aguas para relajar, curar y prevenir enfermedades (peste) a los peregrinos que a través de la Vía de la Plata pasaban por Ourense de camino a Santiago de Compostela.

Pero esta fuente de energía no ha pasado desapercibida para los Ourensanos, que no han dudado en darle diferentes y variopintos usos a las cálidas aguas medicinales. Con el afán de complementar la información que en su día me dio Pepe, me puse a investigar sobre ello.

En la búsqueda de ahorrar en el consumo de leña y carbón los primeros artesanos en instalarse en la zona fueron los panaderos, éstos empezaron a instalar (s. XIV) pequeños hornos que tendrían actividad durante varios siglos. En el s. XV se construyen unos pilones, en la zona que hoy ocupan A Burga do Medio y la piscina termal, para que las lavanderas realicen su trabajo. Será en este siglo cuando también triperos y sobre todo curtidores instalen sus obradores en dicho lugar. Preguntando en el Concello pude verificar que si existió un proyecto para dotar de calefacción a edificios próximos, algo en lo que seguramente se inspiraron los que decidieron canalizar el agua termal a las instalaciones del Pabellon de Os Remedios (estas conducciones se encuentran en proceso de renovación). Seguramente os estaréis preguntando si es cierta la historia de que las mujeres iban a las fuentes termales a desplumar a los pollos; pues si, es verdad, lo extraño es que en pleno s. XX alguien siguiese cultivando tal tradición.

Piscina Termal
Piscina del Centro Termal (Turismo de Ourense)

Si no conces este lugar te animo a que lo hagas. Mi propuesta es la siguiente:

  1. Visita el Centro de Interpretación de As Burgas (de Martes a Domingo de 10-14 horas y de 17:00 a 20:00).
  2. Luego un paseo por el Bulevar Peatonal de As Burgas, que es la parte del museo al aire libre y donde podrás ver diferentes restos arqueológicos (pozos, tumbas, murallas, los restos del santuario del s. I y del balnea romano).
  3. Visita la Burga de Arriba y la Burga de Abaixo, toma las correspondientes fotos. Un lugar bonito para un selfie puede ser el jardín anexo a la Burga de Abaixo. Pero la foto que más me gusta es la que podéis hacer desde el puente de As Burgas que ofrece una expléndida panorámica aérea de todo el complejo.
  4. No puedes irte sin probar la zona termal gratuita (cuenta con: vestuarios, taquillas y duchas) donde disfrutarás de su piscina de agua caliente (temperatura entre 38-40ºC) y de su Terma Romana (Sauna Húmeda); así que, llévate el bañador, el gorro y la toalla. Los horarios de apertura son los mismos que los del Centro de Interpretación (no se permite el acceso media hora antes de la hora de cierre.

Por algo Ourense es apodada como “A Cidade das Burgas” y tiene el título de Capital Termal de Galicia.