Poesía: Frustración.

Espida praia de outono,
foto dunha serea decadente,
silencio pérfido e angustioso,
agarimo dunha muller distante.

Frío como o vento tolo
que me corta a fronte,
sábeme a moi pouco
compartila con outra xente.

Agora míroche e choro,
non son eu o que mente,
son os teus ollos nun marco roto
os que me miran indiferente.

Respiro profundo,
nado ao contraxeito,
pénsoche cada segundo,
síntome impotente.

La última marea.

La playa era una canción de Andrés…
Rimando en la noche entre caricias
y pecados, las miradas.
Luna llena. Cuerpo desnudo, sirena…
pasos que se pierden en lo oscuro,
el camino lo marcaban sus huellas.
Surcos en la piel. Las yemas de los dedos
buscando tocar el cielo,
allá en lo profundo, no tuve miedo.
Mareas vivas que arrastraban
a su paso todas las penas,
bendita la sal que narcotizaba mis venas.
Noche de sudor y suspiros
a la luz de diez velas,
el cielo estaba oscuro,
tenía sus ojos a falta de estrellas.
Dos éramos uno sobre la arena,
lucha no era lo mismo que guerra,
al besarla descubrí que
la luz que brillaba tenía los pies en la tierra.

Poesía: Una playa en invierno.

La playa era una canción de Ferreiro,

mis pasos sombras a media tarde

huyendo del pasado.

El tiempo era arena sin reloj,

cada segundo un nuevo misterio.

Las nubes querían tapar el cielo,

el viento trataba de despeinar mi cabello,

las olas se rompían cobardes,

mis piernas temblaban de miedo.

La ropa era resaca de verano,

tenía mucho frío

y me notaba demasiado cansado

para romper el perpetuo silencio.

Me concentré y pude escuchar

en una caracola el mar enlatado.

La vela era una costa

y no una parte de mi barco,

esa que cuando sopla el viento

me lleva lejos, mar adentro.

La puesta de sol era una marea,

restos de espuma y de sal sobre la arena,

la noche fingía estar despierta…

mientras frente a las islas la playa se dormía

esperando la luz de la luna llena.

 

Poesía Solidaria: Un novo amencer.

Hai unha estrela que xa non arde,
nun ceo que non fai caso,
sopla o vento.

Espacio aberto, calor e Sol.
Mar en estado perfecto,
no cadro hai un barco varado.

Unha esquina sen bordes
e moitos defectos,
tempo perdido.

Durmindo na cama un par de estrelas,
oleaxe para un veleiro ferido.
Tocado e afundido.

Lembrando o conto da cigarra,
a pintura xa non maquilla,
non me pidas que conte as ondas,
demasiadas gaivotas para unha despedida.

Confundín a noite co día.

Teño medo,
gardo unha pena cravada no peito
ocultando os meus pecados.
Demasiadas dores
para que as leve o tempo,
mellor estar calado.

De súpeto pasou un ano.

Agora estou curado,
borrei as cicatrices con manzanilla.
Agora pasan as horas,
moitos beixos e caricias a escondidas,
miradas que xa non lastiman.

O que vive nun mundo escuro
tanto tempo,
só coñece a noite pechada
e non sabe nada de amar.

Que me corten as venas
que prefiro estar morto a ter que pagar as débedas.

Sabor a menta,
unha estrela suicida
pintada sen cor aguanta
antes de estourar
nun ceo nubrado.

Fun un home pegado a unha barra.

O ceo arde despois dun ano,
xa non estou contigo,
agora non necesito emborracharme.