Poema a Rosalía

 

Escribías palabras ceibes,
Versos que explicaban as túas penas,
O silencio, a arte de cantar chorando antes de cada tormenta.
Compuñas as despedidas máis amargas
Das voces que se desangraban  na agonía dun adeus.

Tantas bágoas cravadas no corazón como cravos
Nun soño equivocado.
Estrelas xacendo nas dúas beiras asolagadas de pecados
Dos Pais que ocultaban as verdades escondendo
A vergoña baixo o hábito.

Versos profundos no xardín onde as rosas non deixaban de picar,
No teu peito mil palabras adicadas á xente que o pasaba mal.
Somos quenes aprenderon a chorar lendo a túa verdade,
Recitando pétalos amargos, gritando para non calar.
Benditas as mulleres que se liberan da cruz,
As que teñen como arma unha pluma que na escuridade desprende luz.

Por esa rabia que se enfronta á lúa
As estrelas nunca se apagarán,
Porque a maxia que hai nas túas palabras
A outros poetas sempre inspirará.

É verdade que contar tantas miserias
E escribir algúns libros cheos de choros
Puidese ser motivo suficiente para chamarche xoguete roto.
A verdade é moi propensa a contar mentiras
Que en diarios transfórmanse en segredos e teimas.

Nas beiras do Sar escribías cada día antes de durmir,
Facendo do chover unha arte que non sabía finxir.
Porque chorar sobre os mares
É como quedar espidos encerrados en botellas
Que son mundos perdidos en soños cheos de penas.

Rómpome a voz ao recitar e dóeme o peito
Ao desgarrarme coa túa dor en cada un dos versos
Que agora son dos dous, despois de chorar.

Por esa rabia que se enfronta á lúa
As estrelas nunca se apagarán,
Porque a maxia que hai nas túas palabras
A outros poetas sempre inspirará.

Albarari: un teito de estrelas

Ya sabéis que soy poeta, que corre por mis venas la sal del mar que me vio nacer, que las noches no son noches si no hay estrellas y  olas acunando el silencio ruidoso que invita a dormir. He vivido mi vida varado en una playa vacía desde la que podía ver morir el Sol. Tal vez los culpables hayan sido Ferreiro, Andrés Suárez y Antonio Vega. Quizá mi vida no tenga sentido si no estoy en el sitio de mi recreo.

He oído muchas veces hablar de las puestas de Sol de Ibiza, de la magia que desprende ver el cielo de noche en las Islas Canarias… La verdad, tengo que reconocer que ambas experiencias son maravillosas, pero yo me quedo con mi tierra. Aquí cada puesta de Sol es un espectáculo en una pantalla de cine de 360º, cada noche estrellada un orgasmo inmaterial que me inspira para escribir diez poemas y alguna canción desgarrada. La luna llena, las estrellas, el viento marinero, el horizonte infinito más allá de donde la vista alcanza y ese olor a mar que engancha.

Se acerca la noche de los enamorados, muchos os estaréis preguntando: ¿qué regalar a vuestras parejas? ¿cómo podréis sorprenderl@? ¿cómo demostrarle vuestro amor en una fecha mercantilizada? La respuesta es: Albarari. Una noche bajo las estrellas, cerca del mar, en un espacio diferente, pensado y concebido para que la experiencia no deje indiferente a nadie.

Disfrutar de la costa Norte de Galicia, de ese “campo stellae” situado en Oleiros, con el sky line de A Coruña como postal de fondo no tiene precio. Para los románticos es una apuesta segura, un lugar de inspiración y relax para las parejas.

Albarari1

A mí me encantan los lugares diferentes, los espacios que en su conjunto construyen un todo para que podamos vivir historias y experiencias que se quedan impresas para siempre en nuestra memoria. Albarari, con sus habitaciones burbuja situadas en un entorno natural bañado por las aguas de la Ría de A Coruña es uno de esos lugares que toda pareja debería de visitar al menos una vez en su vida.

Bajo un techo de estrellas, en un mundo pintado de blanco y dorado, con todas las comodidades propias de un hotel se puede ser libre y feliz escuchando como las olas del mar se duermen a tus pies.

Ahora cierra los ojos, imagínate sentado con tu pareja compartiendo una puesta de sol, con la marea haciendo música, una botella de Peza de Rei, dos copas y una caja de Pecados de Albariño Meidingalicia… ¿Se os ocurre un plan mejor? A mí no.

No le prometas la luna, simplemente acércal@ a las estrellas.

Más información en Albarari.es y en sus perfiles en las Redes Sociales.

 

Xa sabedes que son poeta, que corre polas miñas veas o sal do mar que me viu nacer, que as noites non son noites se non hai estrelas e  ondas arrolando o silencio ruidoso que convida a durmir. Vivín a miña vida varado nunha praia baleira desde a que podía ver morrer o Sol. Talvez os culpables fosen Ferreiro, Andrés Suárez e Antonio Vega. Quizá a miña vida non teña sentido se non estou no sitio do meu recreo.

Oín moitas veces falar das postas de Sol de Eivissa, da maxia que desprende ver o ceo de noite nas Illas Canarias… A verdade, teño que recoñecer que ambas as experiencias son marabillosas, pero eu quédome coa miña terra. Aquí cada posta de Sol é un espectáculo nunha pantalla de cinema de 360º, cada noite estrelada un orgasmo inmaterial que me inspira para escribir dez poemas e algunha canción desgarrada. A lúa chea, as estrelas, o vento mariñeiro, o horizonte infinito máis aló de onde a vista alcanza e ese cheiro a mar que engancha.

Achégase a noite dos namorados, moitos vos estaredes preguntando: que regalar ás vosas parellas? como poderedes sorprendel@? como demostrarlle o voso amor nunha data mercantilizada? A resposta é: Albarari. Unha noite baixo as estrelas, preto do mar, nun espazo diferente, pensado e concibido para que a experiencia non deixe indiferente a ninguén.

Gozar da costa Norte de Galicia, dese “campo stellae” situado en Oleiros, co sky line da Coruña como postal de fondo non ten prezo. Para os románticos é unha aposta segura, un lugar de inspiración e relax para as parellas.

A min encántanme os lugares diferentes, os espazos que no seu conxunto constrúen un todo para que podamos vivir historias e experiencias que quedan impresas para sempre na nosa memoria. Albarari, coas súas habitacións burbulla situadas nunha contorna natural bañada polas augas da Ría da Coruña é un deses lugares que toda parella debería de visitar polo menos unha vez na súa vida.

Baixo un teito de estrelas, nun mundo pintado de branco e dourado, con todas as comodidades propias dun hotel pódese ser libre e feliz escoitando como as ondas do mar dórmense aos teus pés.

Agora pecha os ollos, imaxínache sentado coa túa parella compartindo unha posta de sol, coa marea haciéndo música, unha botella de Peza de Rei, dúas copas e unha caixa de Pecados de Albariño Meidingalicia… Ocórresevos un plan mellor? A min non.

Non lle prometas a lúa, simplemente achéga@ ás estrelas.

Máis información en Albarari.es e nos seus perfís nas Redes Sociais.

Ceos Galegos

Este es nuestro prequeño homenaje al proyecto Ceos Galegos que recientemente ha entregado sus premios y que tenemos la suerte de poder ofreceros en nuestra tienda https://meidingalicia.es/product/ceos-galegos-calendario-ceos-galegos-2019 como ya os indicamos anteriormente por la compra del calendario recibiréis de regalo una tableta de turrón de chocolate Hecho en Galicia.

Este é a nosa homenaxe ao proxecto Ceos Galegos que recentemente entregou os seus premios e que temos a sorte de poder ofrecervos na nosa tenda https://meidingalicia.es/product/ceos-galegos-calendario-ceos-galegos-2019 como xa vos indicamos anteriormente pola compra do calendario recibiredes de agasallo unha tableta de turrón de chocolate Feito en Galicia. 

Estrelas,
curmás da lúa chea.
Ceos sen anxos
nin po de ás de bolboreta.
En estado puro
coma se alguén lle pintase
á noite un sorriso de boneca.

Faros,
irmáns terrestres das estrelas.
Sinais para barcos,
medicina para as pedras.
Quedo, mirando mudo
coma se alguén lle fixese
aos meus ollos un feitizo de meigas.

Ceos,
pais inertes da beleza.
Versos de mil poemarios
inspirados na sinxela natureza.
O teito do mundo
coma se alguén cubrise
os soños cun chapeu de estrelas.

Poesía: Amor-Odio

Adicado aos mariñeiros. D.E.P.

Amor-Odio

Quéroche mar;
pero ás veces ódioche.
Ódioche cando
lle quitas a vida aos teus fillos.
Cando deixas orfos e viúvas
chorando desconsolados.
Malditas as túas ondas,
malditas as rocas que parten cascos,
maldito o silencio
dos que arrastra a corrente
despois de afogalos.

Quéroche mar;
pero ás veces ódioche.
Ódioche cando es
mar de bágoas nos meus ollos
tinguíndome o iris azul
co sangue dos náufragos.
Malditas as túas costas,
malditas as tormentas que afunden barcos,
maldito o medo
co que viven os parentes
dos que están embarcados.

Quéroche mar;
pero ás veces ódioche.

Poesía: Frustración.

Espida praia de outono,
foto dunha serea decadente,
silencio pérfido e angustioso,
agarimo dunha muller distante.

Frío como o vento tolo
que me corta a fronte,
sábeme a moi pouco
compartila con outra xente.

Agora míroche e choro,
non son eu o que mente,
son os teus ollos nun marco roto
os que me miran indiferente.

Respiro profundo,
nado ao contraxeito,
pénsoche cada segundo,
síntome impotente.

Vigo, Vigo… ¡qué carallo si hasta su nombre suena bonito!

Cuando eres joven a penas tienes recursos dialécticos para defenderte, más aún, cuando por diversas razones tienes que vivir fuera de tu ciudad, de tu pueblo, de tu gente… ahí te vuelves más pequeño y retraído de lo que te gustaría; pero es lógico adoptar una postura de defensa cuando temes ser agredido.

Llegó el día en que me cansé de escuchar eso que tienen siempre en la boca los que desconocen el mundo por caminar con los ojos cerrados y tener una mente minifundista: “Vigo, es feo”. Primeramente sería “fea” porque es una ciudad, pero dejando a un lado el tema gramatical, yo no niego que la percepción de alguien pueda ser esa, entiendo que haya gente que no le pueda gustar la ciudad, es más lo respeto. Lo que no entiendo ni respeto es a aquellos que sin conocer la ciudad o por motivos de odio localista tienen como recurso típico el decir esto cuando se enteran de que eres de ahí.

Yo no voy a decir que Vigo sea más bonita que A Coruña, ni viceversa, son ciudades diferentes y como el gusto está en la percepción de cada uno no sabría deciros. Yo estoy enamorado de este bendito caos de cuestas y puestas de sol. Así que, parafraseando aquello que decía Manquiña en la película “Lena”, en la escena en la que Marta Larralde y él van en coche sobre el puente de rande, cuando gritos dice “¡Vigo, Vigo… qué carallo si hasta su nombre suena bonito!” y acto seguido empieza a sonar “Puerto de Vigo, Puerto de Vigo eres refugio del pescador…”. A mí esta escena me parece perfecta para una campaña de marketing de la Ciudad, al igual que también me lo pareció el videoclip del grupo vigués Eladio y los Seres Queridos: El Tiempo Futuro.

Aquí os dejo mi visión de la ciudad en forma de poema, espero que os guste.

Vigo
– Cando lle declaras o amor ao caos.

A cidade era verso de loureiro
e miles de oliveiras pantasma
camiñando entre os edificios.
A cidade era un balcón sobre a ría,
música dos oitenta, sirenas de fábricas
e o solpor máis bonito do mundo.
A cidade era un porto infestado de barcos,
colapso caótico, orde dentro do caos.
A cidade era de pedra, formigón e asfalto…
praias de fina area e lugares con encanto.
Era centos de mareas e outros tantos naufraxios
por culpa dos cantos de serea
que enganaban aos mariñeiros novatos.
A cidade era brisa de sal,
vento do sur sempre cálido,
a chuvia agarimosa no frío inverno,
a maxia da luz do sol case todo o ano.
A cidade era moderna pero tiña pasado,
baixo a terra agochábase o legado,
os restos que quedaron tapados
pola acción despiadada do home na procura de espazo.
A cidade era ingobernable
e os seus políticos mesmo parecían de saldo,
maldita historia recente
que lle quitou o protagonismo de antano.
A cidade era filla dun castro,
os muros dun castelo no alto,
o valor e a xenerosidade das persoas
que pola súa liberdade loitaron.
A cidade era depredadora
do mar que se foi tragando,
recheos que exterminaron praias
para que o home tivese traballo.
A cidade era una lata de conservas,
unha cadea de montaxe e estaleiros parados,
arume á subasta na lonxa de altura
e o frío dos peixes conxelados.
A cidade era soportais,
redeiras e patelas nunha foto,
a memoria do aquivo Pacheco,
o recordo do Berbés nun cadro.
A cidade era celeste
cando o balón xogaba a ser un canto rodado,
a voz e o alento das persoas
que animaban ao equipo sen descanso.
A cidade era un mundo tolo
que se foi desenrolando,
o resultado do paso do tempo
que lentamente a foi transformando.

A derradeira lección…

Recientemente celebrábamos la llegada a Galicia del cuadro de Castelao: “A derradeira lección do mestre”, una obra que muchos llaman el “Guernica gallego” (puta manía de comparar lo incomparable). En su presentación el discurso del Presidente de la Xunta de Galicia generó mucha controversia ya que omitió hablar del mensaje  que esconde este fundamental lienzo. Obviar la realidad del Franquismo (que algunos llaman por desconocimiento fascismo, cuando realmente fue mucho peor que la corriente que apadrinó Mussolini en Italia) no sirve para suturar las heridas y mucho menos para calmar la situación de tensión que estamos viviendo.

Era una oportunidad para que el Presidente de TODOS los galegos desmarcase su partido de las corrientes neofranquistas que empiezan a emerger en las cloacas de la nostalgia. Pero no fue así, algo que me extraña conociendo el dominio del discurso que tiene Feijoó, esa apropiación fraudulenta del “galeguismo” que heredó de Manuel Fraga.

Este cuadro es un homenaje que hizo Don Daniel a su amigo y hermano ideológico Alexandre Bóveda, que a su vez era íntimo amigo de Enrique Rajoy (Secretario del Comité de la Autonomía en la que también estaba Alexandre; además formó parte de la comisión redactora del Estatuto del 36), ambos fueron represaliados por sus ideas políticas tras la sublevación militar, con diferente suerte, el abuelo de Mariano Rajoy, años después, consiguió recuperar su cátedra y volver a la Universidad de Santiago, Alexadre fue fusilado y entrerrado con la bandera de Galicia bajo el traje.

Tengo que reconocer que este cuadro despierta mi sensibilidad ya que, como os conté en diferentes ocasiones, mi bisabuelo era maestro y fue represaliado: por comunista, por republicano, por cantar el himno de Riego al final de sus clases sobre política. Lo pasearon unas cuantas veces y salvó la vida gracias a un cura antifranquista.

Feijoó tiene amnesia política, yo no. Esta es mi última lección a Feijoó.

Nas cunetas xacen sen vida corpos,
pasean as almas mártires
dos devotos da intolerancia.
Ósos anónimos con nome
silenciados polas balas
dos covardes que escondían
a vergoña detrás das culatas.
O ceo chora, a terra treme;
o noso pobo nunca esquece
a dor da ofensa.
O artista pinta, o mestre pousa;
a terra cheira a morte,
as árbores están espidas, sen follas.
Políticos fusilados
mirando de fronte, sen pedir misericordia,
defendendo o que amaban
por sentimento e non por gloria.
Inventaron o pasado
reescribindo ao seu antollo a historia,
borrando os asasinatos
dos libros e da memoria.
O cadro é un lenzo gris
como os recordos dun pobo
que aínda chora,
feridas que non se curaron
por máis que o tempo corra.
O mestre morreu,
a tristeza dos nenos aflora
como os berros que en silencio
evitan as pantasmas
que non poden recoñecer a deshonra.
Cala o Presidente
o pobo se enoxa,
para seren un bo líder
hai que gobernar para todos
e para todas.
O ceo chora, a terra treme;
o noso pobo nunca esquece
a dor da ofensa.
O artista pinta, o mestre pousa;
a terra cheira a morte,
as árbores están espidas, sen follas.

La última marea.

La playa era una canción de Andrés…
Rimando en la noche entre caricias
y pecados, las miradas.
Luna llena. Cuerpo desnudo, sirena…
pasos que se pierden en lo oscuro,
el camino lo marcaban sus huellas.
Surcos en la piel. Las yemas de los dedos
buscando tocar el cielo,
allá en lo profundo, no tuve miedo.
Mareas vivas que arrastraban
a su paso todas las penas,
bendita la sal que narcotizaba mis venas.
Noche de sudor y suspiros
a la luz de diez velas,
el cielo estaba oscuro,
tenía sus ojos a falta de estrellas.
Dos éramos uno sobre la arena,
lucha no era lo mismo que guerra,
al besarla descubrí que
la luz que brillaba tenía los pies en la tierra.

Yo protesto! Y tú?

Politeia

Mediocridad humana
redimida bajo siglas vacías de dignidad,
palabras de mentira,
olor putrefacto y corrupto,
perfume caro que no tapa el olor
de tanta mierda.
Líderes de plastilina
aplaudidos por ejércitos de palmeros;
siervos medievales,
señores feudales cobardes
hijos de la nobleza y el clero.
Sistema dirigido y modificado,
gobiernos sin perspectiva,
Estado de Derecho mal interpretado.
Himnos y banderas que sirven de excusa
para los que buscan en la historia
argumentos del odio
y sacan a la calle sus miserias.
Hipocresía que se esconde
bajo las corbatas de los señores diputados.
Sueldos vitalicios,
Jefe de Estado demasiado caro.
Comunistas que conducen BMW
y viven en barrios caros,
hijos de la derecha
que actuan como malos cristianos.
Demiurgos del odio,
deudores de pecados,
payasos que buscan circos
cada vez más mediáticos.
Redes que enganchan almas
de los que no leen los comentarios,
los que responden con el derecho
que sus señores de ideas les encomendaron.
Fundamentalistas de babor y estribor
que no diferencian estado de nación,
los que fomentan que en esta jodida tierra
vivamos en perpetua crispación.
Teatros llenos de ilusionistas,
realidad al bajar el telón:
el paro, las pensiones, la falta de comida,
la sanidad y una vivienda digna
para todo dios.
Mientras, ellos se ríen cuando salen en la tele
porque tienen bien lleno el zurrón.
Ideologías sabor burundanga
para anestesiar la coherencia y la voz
de los débiles de pensamiento
con incontinencia y respuesta precoz.
Pobres personas con criterio
que soportan el acoso de los enfermos de histeria
con paciencia y valor.
Periodistas mercenarios,
voces de sus amos,
principios guardados en un cajón,
papel de mentira el de los diarios,
micrófonos con voces que adoctrinan,
monigotes dando las noticias
en las pantallas de televisión.
Estados artificiales,
juegos de tronos
y política-ficción,
la culpa de todos los males
es vivir de las palabras,
amenazar y nunca llegar a la acción.
Bendita democracia,
bendita Constitución
usadas cuando les da la gana
porque son útiles para la ocasión.
Medios que son esquinas,
víctimas de la polarización,
políticas amigas
del uso de la fuerza y la coherción.
Señores con supuestos valores
juzgando al creerse superiores,
santos que no son de mi devoción,
basura que huele a leguas
por falta de un contenedor.
Falsas apariencias,
casos de flagrante incompetencia
bochornos revestidos de indecencia,
guiones y actores de una tragicomedia.
Historias de másteres,
zoofilia y perversión,
tarjetas opacas
para pagar prostitutas,
desvíos de fondos en alguna fundación.
Amigas entrañables
de esas que no encuentras en los bares,
mundos reales
escondidos bajo el caparazón
de un país disfrazado de tortuga
que avanza lentamente
hacia la autodestrucción.

Poesía: Una playa en invierno.

La playa era una canción de Ferreiro,

mis pasos sombras a media tarde

huyendo del pasado.

El tiempo era arena sin reloj,

cada segundo un nuevo misterio.

Las nubes querían tapar el cielo,

el viento trataba de despeinar mi cabello,

las olas se rompían cobardes,

mis piernas temblaban de miedo.

La ropa era resaca de verano,

tenía mucho frío

y me notaba demasiado cansado

para romper el perpetuo silencio.

Me concentré y pude escuchar

en una caracola el mar enlatado.

La vela era una costa

y no una parte de mi barco,

esa que cuando sopla el viento

me lleva lejos, mar adentro.

La puesta de sol era una marea,

restos de espuma y de sal sobre la arena,

la noche fingía estar despierta…

mientras frente a las islas la playa se dormía

esperando la luz de la luna llena.