Pecados Picantes de A Pementeira

Después de cuatro meses de trabajo nuestros nuevos pecados ya están en cajas, preparados para ser presentados hoy en la padronesa sede de A Pementeira.

Cuando comenzamos este proyecto uno de nuestros objetivos era crear productos diferentes, hechos en Galicia, con materia prima gallega y elaborados de manera artesanal. Empezamos a pensar en los elementos que ayudan a construir el imaginario social de la gastronomía gallega, no tardamos ni dos minutos en decir a la vez: “Pimientos de Herbón”. Creo que junto con el pulpo y el licor café  son un referente en la mente de los consumidores, que los identifican claramente como algo nuestro, convirtiéndolos en iconos de nuestra tierra; no hay más que ver la cantidad de camisetas que a través de la creatividad estampada juegan con sus nombres y dibujos.

A PEMENTEIRA LOGO WEB

Otro de nuestros objetivos era poner en valor el trabajo de artesanos y agricultores, recompensarles su esfuerzo pagándoles lo justo y ayudándeles a llegar nuevos mercados a través de una apuesta innovadora pero con toda la esencia de la tradición.

Cuando dije que quería hacer un bombón de Pimientos de Herbón muchos me llamaron loco, otros me pusieron cara de asco e incluso me invitaron a dejar de hacer cosas raras. Pero como saben los que me conocen me paso la vida intentando encontrar rarezas y cada vez que encuentro una dedico todos mis esfuerzos a potenciarla y promocionarla, porque lo diferente es único, exclusivo y difícil de imitar.

Tal vez todo esto hubiera quedado en saco roto si no me hubiera encontrado con Mila y sus compañeras de A Pementeira. Mi cabezonería me llevó a proponerles hacer un bombón a partir de sus estupendas mermeladas de pimiento de Herbón, mi sorpresa fue que no se resistió, más bien todo lo contrario, ella había pensado en lo mismo. Así que llegar a un acuerdo fue muy fácil.

Después de varias pruebas para debatir sobre si tenían  que ser picantes o no, si deberían de estar cubiertos de chocolate con leche o chocolate negro, si el acabado era mejor rugoso o liso… Después de decidir que tenían que ser naturales, sin conservantes ni colorantes, que tenían que tener sabor a pimiento en la primera entrada en boca, fundirse luego con la profundidad del chocolate negro para dejar un retrogusto picante en nuestro paladar al final del proceso. Creo que lo hemos logrado.

Seguramente algunos pensarán que intentamos imitar a otros que ya han creado productos a partir de este preciado manjar. La respuesta es no.

El primero de los elementos que diferencian este producto de otros que se hayan creado a partir de los famosos pimientos es que nosotros no utilizamos el nombre de Padrón como reclamo sino el de Herbón que es de donde procede el 60% de la materia prima que compone el bombón.

El segundo punto es que nosotros hacemos partícipes a las agricultoras que forman A Pementeira, tanto en el proceso de produción, como en la comercialización del producto, algo que haremos conjuntamente.

Y por último pero no menos importante, por esta historia que llevaba tiempo en mi cabeza y que hermana al chocolate con los pimientos de Herbón.

Los Mayas celebraban un festival cada mes de Abril una gran fiesta donde los sacrificios, los regalos y las ofrendas eran la mejor forma de honrar al dios Kukulkan por haberles entregado el cacao.

Los Aztecas, otra de las grandes civilizaciones que problaban lo que hoy conocemos como Méjico,  atribuían al dios Quetzalcoalt el haber regalado a su pueblo el cacao para que éstos disfrutasen de él al igual que los hijos de Sol lo hacían. Sabemos que este pueblo cultivaba el cacao hace más de 2500 años; su nombre viene de la palabra “cacaualt” (jugo amargo), mientras que chocolate viene de “Chocol” (Caliente, Agua).

Los Aztecas habían aprendido de los Mayas a cultivar y a elaborar esta “bebida de los dioses” que por aquel entonces era una bebida reconstituyente, revigorizante con la que aumentaban el apetito sexual, la vigorosidad o paliaban problemas de desnutrición.

El Cacao llegó a ser tan importante que funcionaba como moneda de cambio en este territorio e incluso más allá de sus fronteras, su importancia fue tal que aún después de la Conquista Española se seguía utilizando este sistema; valga como referencia que Hernán Cortés pagaba a sus soldados con cacao. El Cacao servía para pagar tributos a al empreador Azteca Moctezuma y ese valor no le fue ajeno a los españoles que a principios del s. XVI decidieron traerlo a España para usarlo como medicina y revitalizador para la nobleza durante el reinado de Carlos V; aunque después su uso extendería por todo el territorio sin importar la condición social.

Para los Mayas el cacao suponía una conexión con el inframundo, la unión del día y la noche.

Tanto los Mayas como los Aztecas mezclaban el cacao con agua, miel y especias (guindilla, canela y pimienta) lo que la convertía en una bebida fuerte. Esta práctica ha inspirado el hábito de tomar el chocolate con un toque picante de guindilla. Algo que hemos querido trasladar con nuestra receta.  Recuperar la esencia del cacao puro y el efecto picante en perfecta conjunción.

Desde Méjico regresaron a España los Franciscanos en el s. XVII, una colonia que se instaló en el Convento de San Antonio de Herbón decidió plantar en su huerto semillas traídas del estado de Tabasco. En el s. XVIII los monjes comercializaban el pimiento seco y molido, ello les suponía una importante fuente de ingresos para sus arcas.

pimientos de Herbón Plantación

Y es aquí donde estos dos productos procedentes de Méjico estaban condenados a encontrarse en el laberinto de mi cabeza; maridando perfectamente la pureza del chocolate negro con la naturaleza picante del Pimiento de Herbón.

Lo mejor de todo es que no sólo hemos creado un producto para que disfrute el paladar; también, por su alto contenido en teobromina es una medicina que ayuda a estar feliz, a dar vigor, a nutrir y alimentar. Además, este toque picante te ayudará a activar el sistema nervioso simpático, que mantine el cuerpo alerta para actuar en situaciones de emergencia: incrementado la frecuencia cardíaca, estimulación de las glándulas sudoríparas, dilatación de pupilas y bronquios. Pero no solo eso, también nos excita, nos ayuda a perder peso y reduce los niveles de colesterol y triglicéridos.

Cada una de nuestras cajas contiene 10 Pecados Picantes de A Pementeira, el sabor del chocolate negro hecho en Galicia y la esencia de los Pimientos de Herbón.

 

 

Despois de catro meses de traballo os nosos novos pecados xa están en caixas, preparados para ser presentados hoxe na padronesa sede da Pementeira.

Cando comezamos este proxecto un dos nosos obxectivos era crear produtos diferentes, feitos en Galicia, con materia prima galega e elaborados de maneira artesanal. Empezamos a pensar nos elementos que axudan a construír o imaxinario social da gastronomía galega, non tardamos nin dous minutos en dicir á vez: “Pementos de Herbón”. Creo que xunto co polbo e o licor café  son un referente na mente dos consumidores, que os identifican claramente como algo noso, converténdoos en iconas da nosa terra; non hai máis que ver a cantidade de camisolas que a través da creatividade estampada xogan cos seus nomes e debuxos. 

Outro dos nosos obxectivos era poñer en valor o traballo de artesáns e agricultores, recompensarlles o seu esforzo pagándolles o xusto e axudándolles a chegar a novos mercados a través dunha aposta innovadora pero con toda a esencia da tradición.

Cando dixen que quería facer un bombón de Pementos de Herbón moitos me chamaron tolo, outros puxéronme cara de noxo e mesmo me convidaron a deixar de facer cousas raras. Pero como saben os que me coñecen pásome a vida tentando atopar rarezas e cada vez que atopo unha adedico todos os meus esforzos en potenciala e promocionala, porque o diferente é único, exclusivo e difícil de imitar.  

Talvez todo isto quedase en saco roto se non me atopase con Mila e as súas compañeiras da Pementeira. A miña tolería levoume a propoñerlles facer un bombón a partir das súas estupendas marmeladas de pemento de Herbón, a sorpresa foi que non se resistiu, máis ben todo o contrario, ela pensara no mesmo. Así que chegar a un acordo foi moi sinxelo.

Despois de varias probas para debater sobre se tiñan  que ser picantes ou non, se deberían de estar cubertos de chocolate con leite ou chocolate negro, se o acabado era mellor rugoso ou liso… Despois de decidir que tiñan que ser naturais, sen conservantes nin colorantes, que tiñan que ter sabor a pemento na primeira entrada en boca, fundirse logo coa profundidade do chocolate negro para deixar un retrogusto picante no noso padal ao final do proceso. Creo que o logramos.

 Seguramente algúns pensarán que tentamos imitar a outros que xa crearon produtos a partir deste prezado manxar. A resposta é non.

O primeiro dos elementos que diferencian este produto doutros que se crearon a partir dos famosos pementos é que nós non utilizamos o nome de Padrón como reclamo senón o de Herbón que é de onde procede o 60% da materia prima que compón o bombón.

O segundo punto é que nós facemos partícipes ás agricultoras que forman A Pementeira, tanto no proceso de produción, como na comercialización do produto, algo que faremos conxuntamente.

E por último pero non menos importante, por esta historia que levaba tempo na miña cabeza e que vencella ao chocolate cos pementos de Herbón.

Os Maias celebraban un festival cada mes de Abril, unha gran festa onde os sacrificios, os agasallos e as ofrendas eran a mellor forma de honrar ao deus Kukulkan por entregarlles o cacao.

Os Aztecas, outra das grandes civilizacións que problaban o que hoxe coñecemos como México,  atribuían ao deus Quetzalcoalt o regalar ao seu pobo o cacao para que estes gozasen del do mesmo xeito que os fillos de Sol facíano. Sabemos que este pobo cultivaba o cacao hai máis de 2500 anos; o seu nome vén da palabra “cacaualt” (mollo amargo), mentres que chocolate vén de “Chocol” (Quente, Auga). 

Os Aztecas aprenderan dos Maias a cultivar e a elaborar esta “bebida dos deuses” que por aquel entón tiña poder reconstituinte,  que aumentaba o apetito sexual, a vigorosidade ou paliaban problemas de desnutrición. 

O Cacao chegou a ser tan importante que funcionaba como moeda de cambio neste territorio e mesmo máis aló das súas fronteiras, a súa importancia foi tal que aínda despois da Conquista Española seguíase utilizando este sistema; valla como referencia que Hernán Cortés pagaba aos seus soldados con cacao. O Cacao servía para pagar tributos ao empreador Azteca Moctezuma e ese valor non lle foi alleo aos españois que a principios do s. XVI decidiron traelo a España para usalo como medicina e revitalizador para a nobreza durante o reinado de Carlos V; aínda que despois o seu uso se estendería por todo o territorio sen importar a condición social.

Para os Maias o cacao supoñía unha conexión co inframundo, a unión do día e a noite.

Tanto os Maias como os Aztecas mesturaban o cacao con auga, mel e especias (guindiña, canela e pementa) o que a convertía nunha bebida forte. Esta práctica inspirou o hábito de tomar o chocolate cun toque picante de guindiña. Algo que quixemos trasladar coa nosa receita.  Recuperar a esencia do cacao puro e o efecto picante en perfecta conxunción.

Desde México regresaron a España os Franciscanos no s. XVII, unha colonia que se instalou no Convento de San Antonio de Herbón decidiu prantar no seu horto sementes traídas do estado de Tabasco. No s. XVIII os monxes comercializaban o pemento seco e moído, iso supoñíalles unha importante fonte de ingresos para as súas arcas.

E é aquí onde estes dous produtos procedentes de México estaban condenados a atoparse no labirinto da miña cabeza; maridando perfectamente a pureza do chocolate negro coa natureza picante do Pemento de Herbón.

O mellor de todo é que non só creamos un produto para que goce o padal; tamén, polo seu alto contido en teobromina é unha medicina que axuda a estar feliz, a dar vigor, a nutrir e alimentar. Ademais, este toque picante axudarache a activar o sistema nervioso simpático, que manten o corpo alerta para actuar en situacións de emerxencia: incrementado a frecuencia cardíaca, estimulación das glándulas sudoríparas, dilatación de pupilas e bronquios. Pero non só iso, tamén nos excita, axúdanos a perder peso e reduce os niveis de colesterol e triglicéridos.

Cada unha das nosas caixas contén 10 Pecados Picantes de A Pementeira, o sabor do chocolate negro feito en Galicia e a esencia dos Pementos de Herbón.

 

 

Galicia terra de oliveiras.

Ya sé que últimamente no paro de darle palos a los Reyes Católicos, muchos me comentáis que tan malos no debieron de ser cuando consiguieron unificar su reino. Siendo esto último cierto habría que valorar el coste y el impacto de esta anexión de reinos.

Para nuestro territorio, Galicia, durante su reinado junto con lo acontecido entre los siglos XVII y XVIII supusieron dos quiebras económicas que afectaron en gran medida a la Galicia rural.

Muchos historiadores Españoles aducen que no existe ningún documento escrito durante el Reinado de Isabel y Fernando donde se aluda directamente a la orden de tala de árboles; como tampoco existen en el periodo de mangoneo del Conde-Duque de Olivares.

Dicho esto no hace falta dar órdenes directas de talas cuando uno es el propietario de poner e imponer impuestos a su libre albedrío; así los Católicos empezaron a promover impuestos sobre la producción, la elaboración , la venta y el transporte de un bien que hasta la fecha se había producido libremente (duplica la alcábala del 5% al 10% , diezmos, Tercia Real, portazgos…) En resumen que su política fiscal afectó en gran medida a los lugares de producción minifundista de Olivos; es decir, a Galicia.

Yo no voy a hablar de “doma y castración” como decía el maestro Castelao porque realmente fue una adaptación suya para explicar el proceso de venganza que los Reyes aplicaron al territorio del antiguo Reino de Galicia por su insurrección.

galeo 2 web

Por tanto, al no ser rentable tener olivos, ya que la mayoría de la producción se destinaba al consumo interno, al tener una presión fiscal tan elevada y sufrir el acoso de los cobradores de impuestos que habían implementado para que nadie se librase del pago, los olivares gallegos fueron cayendo en el abandono.

Tengo una pregunta para los eruditos que aluden a la falta de documentos como elemento fundamental para afirmar que no hubo orden de tala, ¿Cómo es posible que haya documentos que recojan la existencia de olivares en Tui, Ourense, Norte de Pontevedra, Valdeorras, Quiroga, O Ribeiro, Verín con Portugal… y resulta que solo sobreviven las plantaciones de los sitios más escondidos?

La puntilla a los olivos gallegos viene de la mano del Conde-Duque de Olivares que como su propio nombre indica tenía intereses en los Olivares que poseía en los alrededores de Sevilla. Aunque sus políticas generaron gran controversia en diferentes lugares del Reino, una subida más de impuestos por poseer olivos dio por finiquitados los pocos minifundios que quedaban; así, sin querer favorece a sus empresas del Sur y perjudica la zona Norte. Será en este siglo donde el aceite de Portugal comience a abastecer el mercado gallego hasta que en el s. XVIII se obligue a comprar a las almazaras del Sur de España.

Todas estas políticas unidas a la emigración, las pestes, las sequías, los cambios climáticos, las guerras, las crisis coloniales, la irrupción de cultivos como la patata y el maíz que vienen a dar vida a los campos que habían sido dejados por la no rentabilidad de producción olivarera supone un paso más hacia la muerte de la oliva en Galicia.

También podemos decir, porque está documentado, que en muchas zonas de Galicia eran las colonias de moriscos las encargadas de trabajar los campos y tras su expulsión se pierde una importante mano de obra. Por otro lado, para repoblar los nuevos territorios conquistados la corona trasladará a muchas familias de campesinos gallegos (100 familias para repoblar Granada). Esta falta de mano de obra en el campo será otro elemento clave.

Es ilógico decir que en Galicia no pudo existir tradición olivarera ya que hay documentos que demuestran la importancia que para algunas zonas tuvo, también porque diversos estudios e investigadores no paran de encontrar diferentes variedades de olivos autóctonos.

El cultivo de la Oliva fue introducido por los Romanos, mucha gente cree que en Galicia no se dan las condiciones necesarias para que este árbol sea productivo, pero realmente están equivocados porque los lugares de Gallaecia donde plantaron estos cultivos poseían un microclima muy similar al Mediterráneo (Quiroga, Valdeorras, Bierzo o Tras os Montes en Portugal).

Los olivos para crecer y desarrollarse necesitan unas 2000 horas de luz solar al año (Galicia supera esta cantidad), también precisan de unas 500 horas de temperatura por debajo de los 10º (también la superamos). El Norte de Portugal tiene una climatología muy similar a la nuestra y desde siempre se ha cultivado la oliva, la variedad Cobrançosa concretamente, se adapta muy bien al frío y a la humedad, es más, gracias a esto consiguen unos aceites increíbles tanto en calidad como en sabores. Actualmente este tipo de olivares suponen el 10% de la superficie olivarera de Portugal.

logo gallaecia premium
GALLAECIA PREMIUM
Estoy convencido que el s. XXI será el de recuperación de la tradición olivarera en nuestra tierra, creo que apostar por este producto será un acierto tan grande como el que en su día tuvieron los que decidieron plantar castas de uva (albariño, godello, treixadura…) o castañas. Sin duda un buen plan de pensiones.

 

Xa sei que ultimamente non paro de darlle paus aos Reis Católicos, moitos me comentades que tan malos non deberon de ser cando conseguiron unificar o seu reino. Sendo isto último certo habería que valorar o custo e o impacto desta anexión de reinos.

Para o noso territorio, Galicia, durante o seu reinado xunto co acontecido entre os séculos XVII e XVIII supuxeron dúas quebras económicas que afectaron en gran medida á Galicia rural.

Moitos historiadores Españois aducen que non existe ningún documento escrito durante o Reinado de Isabel e Fernando onde se aluda directamente á orde de talla de árbores; como tampouco existen no período de mangoneo do Conde-Duque de Olivares. 

Devandito isto non fai falta dar ordes directas de tallas cando un é o propietario de poñer e impoñer impostos ao seu libre albedrío; así os Católicos empezaron a promover impostos sobre a produción, a elaboración , a venda e o transporte dun ben que ata a data produciuse libremente (duplica a alcábala do 5% ao 10% , diezmos, Terza Real, portazgos…) En resumo que a súa política fiscal afectou en gran medida aos lugares de produción minifundista de Oliveiras; é dicir, a Galicia.

Eu non vou falar de ” doma e castración” como dicía o mestre Castelao porque realmente foi unha adaptación súa para explicar o proceso de vinganza que os Reyes aplicaron ao territorio do antigo Reino de Galicia pola súa insurrección.

Por tanto, ao non ser rendible ter oliveiras, xa que a maioría da produción destinábase ao consumo interno, ao ter unha presión fiscal tan elevada e sufrir o acoso dos recadadores de impostos que implementaran para que ninguén se librase do pago, os oliveirais galegos foron caendo no abandono.

Teño unha pregunta para os eruditos que aluden á falta de documentos como elemento fundamental para afirmar que non houbo orde de talla, Como é posible que haxa documentos que recollan a existencia de oliveirais en Tui, Ourense, Norte de Pontevedra, Valdeorras, Quiroga, O Ribeiro, Verín con Portugal… e resulta que só sobreviven as plantacións dos sitios máis escondidos? 

A puntilla ás oliveiras galegas vén da man do Conde-Duque de Olivares que como o seu propio nome indica tiña intereses nos Oliveirais que posuía nos arredores de Sevilla. Aínda que as súas políticas xeraron gran controversia en diferentes lugares do Reino, unha subida máis de impostos por posuír oliveiras deu por finiquitados os poucos minifundios que quedaban; así, sen querer favorece ás súas empresas do Sur e prexudica a zona Norte. Será neste século onde o aceite de Portugal comece a abastecer o mercado galego ata que no s. XVIII obríguese a comprar ás almazaras do Sur de España.

Todas estas políticas unidas á emigración, as pestes, as secas, os cambios climáticos, as guerras, as crises coloniais, a irrupción de cultivos como a pataca e o millo que veñen dar vida aos campos que foran deixados pola non rendibilidade de produción olivarera supón un paso máis cara á morte da oliva en Galicia. 

Tamén podemos dicir, porque está documentado, que en moitas zonas de Galicia eran as colonias de mouriscos as encargadas de traballar os campos e tras a súa expulsión pérdese unha importante man de obra. Doutra banda, para repoboar os novos territorios conquistados a coroa trasladará a moitas familias de campesiños galegos (100 familias para repoboar Granada). Esta falta de man de obra no campo será outro elemento clave.

É ilóxico dicir que en Galicia non puido existir tradición olivareira xa que hai documentos que demostran a importancia que para algunhas zonas tivo, tamén porque diversos estudos e investigadores non pairan de atopar diferentes variedades de oliveiras autóctonas. 

O cultivo da Oliva foi introducido polos Romanos, moita xente cre que en Galicia non se dan as condicións necesarias para que esta árbore sexa produtivo, pero realmente están equivocados porque os lugares de Gallaecia onde plantaron estes cultivos posuían un microclima moi similar ao Mediterráneo (Quiroga, Valdeorras, Bierzo ou Tras Móntesvos en Portugal).

As oliveiras para crecer e desenvolverse necesitan unhas 2000 horas de luz solar ao ano (Galicia supera esta cantidade), tamén precisan dunhas 500 horas de temperatura por baixo dos 10º (tamén a superamos). O Norte de Portugal ten unha climatoloxía moi similar á nosa e desde sempre se cultivou a oliva, a variedade Cobrançosa concretamente, adáptase moi ben ao frío e á humidade, é máis, grazas a isto conseguen uns aceites incribles tanto en calidade como en sabores. Actualmente este tipo de oliveirais supoñen o 10% da superficie olivarera de Portugal.

Estou convencido que o s. XXI será o de recuperación da tradición olivaireira na nosa terra, creo que apostar por este produto será un acerto tan grande como o que no seu día tiveron os que decidiron plantar castes de uva (albariño, godello, treixadura…) ou castañas. Sen dúbida un bo plan de pensións.

O Reino de Galicia

Vivo al lado del mar, // en un pueblo donde perder es lo normal. // Los que pudieron escapar juraron no volver jamás…

Pemitidme que empiece esta historia con la estrofa inicial de la canción “Ferrol” del grupo “Los Limones”, pero creo que refleja de algún modo este sentimiento de derrota continuada que tenemos los gallegos.

La historia la escriben los vencedores, mejor dicho, la manipulan. ¿Por qué digo esto? pues básicamente porque después de mucho leer, investigar y estudiar la historia de Galicia me he dado cuenta de la gran mentira con la que me han contaminado el cerebro en mi etapa de estudiante. El problema de la Educación es que los programas educativos no los hacen profesionales de la historia o de otras materias, sino que son armas políticas de los Ministros para construir imaginarios sociales.

Hace unas cuantas noches no podía dormir y me puse a navegar por internet buscando información sobre el “Reino de Galicia”, a veces es mejor no buscar para no encenderse, me encontré con el blog de un historiador leonés de apellido gallego que casualidades de la vida ya había visto comentar en algunos foros  con el mismo argumento pueril y estúpido, repetiéndolo hasta la saciedad: “seguís confundiendo el Reino de Gallaecia con Galicia”.  La verdad es que con ese argumento tan de peso y con su atoproclamación como “Historiador Experto en El Reino de León” ya lo dice todo. Por ello, le quiero dedicar este humilde resumen realizado “ad hoc” para mitigar sus lagunas mentales y carencias formativas.

Primero: utilizar despectivamente el término Nacionalistas Gallegos es de una mediocridad indescriptible ya que no todos los que defienden la existencia del Reino de Galicia son Nacionalistas, ni tampoco, en el caso Gallego se ha utilizado como un criterio supremacista. Además, para hablar de Nacionalismos en la Península Ibérica hay que tener unos conocimientos mínimos de Historia Política y de Conceptos básicos de los que este historiador adolece. España y Portugal se diferencian políticamente en una cosa: Portugal es un Estado construido sobre una Nación, mientras que España es un Estado construido por la unión de varias Naciones; es más, el resto de las Naciones son Anteriores a la Nación Española ya que provienen de los reinos que precedieron al Reino de España. Por no hablar de la invención de la Nacionalidad Española desde las instituciones franquistas que buscaban la gloria en los reyes Católicos y en Carlos I.

Segundo: a Galicia se le ha robado su historia. Desde los Reyes Católicos se han saqueado todos los archivos y vestigios que pudiesen justificar la importancia del Reino de Galicia. Desde Lafuente a Menéndez Pidal, pasando por el mecanismo propagandístico del franquismo y de su sistema educativo centralista se ha construido una imagen de Galicia como una región marginal, residual y apartada de la historia grandiosa de España. Maticemos estas tergiversaciones de la realidad:

  • Cómo se explica que Galicia fuese un lugar residual cuando por los restos arqueológicos encontrados se constata que desde tiempos remotos estaba poblada, la multitud de asentamientos dejan patente que existía una dispersión geográfica y colonias poblacionales importantes.
  • Cómo se explica que el idioma  fuese más utilizado que el castellano.
  • Cómo se explica la riqueza cultural y artística existente en Galicia desde el s. V al s. XVIII. La evolución del románico y el idioma como uso extendido para la educación y la lírica.
  • Cómo se explica la cantidad de patrimonio medieval existente (Castillos, Conventos, Monasterios, Caminos…)
  • Cómo se explica que la Catedral de Santiago de Compostela fuese el edificio más grande e imponente del mundo Occidental.
  • Cómo se explica que todos los Reyes hasta Alfonso X fueran educados en Galicia.
  • Cómo se explica que hasta hace dos siglos este fuera el territorio más poblado de la Península Ibérica.

Tercero: no se puede confundir Gallaecia con Galicia en cuanto a extensión territorial, ya que la primera comprendía Asturias, territorios de León, de Zamora y el Condado Portugués; pero si en cuanto a nombre y etimología, el terreno mermó pero el nombre, la raíz se conserva en el nombre de la actual Comunidad Autónoma. Gallaecia-Gallecia-Galicia. Rebatir esto es como conducir con el freno de mano puesto.

Cuarto: los Romanos cuando conquistaron la península denominaron a esta zona Gallaecia, posiblemente definiendo la orografía montañosa y la resistencia de sus pueblos (callaecia, callaecus… tierra montañosa) o por el origen galo o indoeuropeo de sus habitantes. Lo que está claro es que dividieron la Provincia en dos : la Gallecia Bracarense(Sur)  y la Lucense (Norte). ¿Qué pasó luego con el Reino de Galicia?

Quinto: con el declive del Imperio Romano llegan a un acuerdo con los Suevos (410) para ocupar el territorio de Gallaecia y seguir perteneciendo al Imperio, esto duraría alrededor de 80 años. Fruto de este convenio se fundaría en Europa Occidental el primer Reino y sería durante estos 80 años el único de carácter cristiano. El Reino de Gallaecia tenía idioma propio, religión propia, rey y organización política propia (s. V).

Sexto: El Reino de Galicia a lo largo de su historia tiene diferentes sedes (Braga, Santiago, Tui, Oviedo y León). Muchas veces se decía para designar el Reino con el nombre de Galicia o con el de la capital donde estuviese en ese momento al Corte Real; por tanto, se podría decir Reino de Galicia o de León en el momento en que la Corte se trasladó allí para estar más cerca de la zona beligerante con los musulmanes. Mientras Gallecia era un Reino, León era una ciudad que le debía su nombre a los romanos por ser un campamento de la Legión.

Séptimo: desmontemos el mito franquista de La Reconquista, los árabes estuvieron en la península durante 800 años mientras que los visigodos no llegaron a los 200. Por otro lado, el Reino de Galicia no fue conquistado por los árabes, es más, en sus diferentes escritos hablan de Gallecia como un pueblo al Norte y beligerante que no pudieron conquistar, se hablaba gallego y era el principal terreno sin musulmanes. Asturias no era el reducto desde el cual se comenzó la mal llamada Reconquista .

Octavo: Alfonso VII Rei de Galicia, a la postre Rei de Castilla y de León, es educado y coronado en Galicia, enterrado en contra de sus deseos en tierras leonesas y no como el hubiese querido, en el panteón Real de la Catedral de Santiago junto con su familia. Por tanto, el Reino de Galicia es anterior a la entelequia del Reino de León y nunca fue un reino dependiente de este último, sino que su corte estaba en esta ciudad.

Noveno: Portugal nace en Guimaraes, posiblemente por una necesidad de la nobleza portuguesa defender sus intereses frente a la Gallega y por la presión de la curia de Braga que veía a Xelmírez como un enemigo centralizador. El propio Alfonso Enriques, primo de Alfonso VII, fundador de Portugal dice que “somos um retalho do Reino da Galiza”; en Portugal se estudia otra historia bien diferente a la tardofranquista que tenemos que estudiar aquí.

Décimo: Los Reyes Católicos y su afán centralizador, su inquina con Galicia y su nobleza son los grandes culpables de parte de esta ocultación histórica. Alguien se cree que las revueltas Irmandiñas fueran simplemente de carácter social, ¿por qué relevaron la nobleza gallega por nobleza castellana?  Posiblemente porque para acabar con un reino lo que hay que hacer primero es destruir sus estructuras de poder. ¿Por qué tal ensañamiento y represión con Galicia después de la Guerra?

Undécimo: El nombre de Reino de Galicia como tal desaparece en 1833 con la división provincial de Javier de Burgos, el afrancesado, a las órdenes de la ninfómana Isabel II.

Duodécimo: tener un león en el escudo no quiere decir nada, aunque el Reino Sueborum tuviese el mismo león que León, la ciudad de Ourense también lo tiene  como otras tantas. El problema está en no saber ni la etimología del lugar donde uno pace.

Por tanto, podríamos decir que la figura Reino de Galicia dura desde el s. V al s. XIX con sus diferentes modificaciones territoriales y cambios capitalinos.

Lo que no entiendo es como todavía tenemos que aguantar que se les siga homenajeando en esta Tierra a los Reyes Católicos con plazas, calles y hostales. Creo que por todo el mal que nos han hecho deberían de eliminarse ya de nuestro día a día.

P.D. No tengo nada en contra de León y sus buenas gentes, al contrario, le tengo mucho cariño y respeto pero tenía que defender la historia de mi pueblo frente a los que fomentan la supremacía y nos tratan de reducto de súbditos con ínfulas nacionalistas.

 

Vivo á beira do mar, // nun pobo onde perder é o normal. // Os que puideron escapar xuraron non volver xamais… 

Pemitídeme que empece esta historia coa estrofa inicial da canción “Ferrol” do grupo “Los Limones”, pero creo que reflicte dalgún modo este sentimento de derrota continuada que temos os galegos.

A historia escríbena os vencedores, mellor devandito, manipúlana. Por que digo isto? pois basicamente porque despois de moito ler, investigar e estudar a historia de Galicia deime conta da gran mentira coa que me contaminaron o cerebro na miña etapa de estudante. O problema da Educación é que os programas educativos non os fan profesionais da historia ou doutras materias, senón que son armas políticas dos Ministros para construír imaxinarios sociais.

Fai unhas cantas noites non podía durmir e púxenme a navegar por internet buscando información sobre o “Reino de Galicia”, ás veces é mellor non buscar para non acenderse, atopeime co blogue dun historiador leonés de apelido galego que casualidades da vida xa vira comentar nalgúns foros  co mesmo argumento pueril e estúpido, repetindoo ata a saciedade: “seguides confundindo o Reino de Gallaecia con Galicia”.  A verdade é que con ese argumento tan de peso e co seu atoproclamación como “Historiador Experto no Reino de León” xa o di todo. Por iso, quérolle dedicar este humilde resumo realizado “ad hoc” para mitigar as súas lagoas mentais e carencias formativas.

Primeiro: utilizar despectivamente o termo Nacionalistas Galegos é dunha mediocridade indescritible xa que non todos os que defenden a existencia do Reino de Galicia son Nacionalistas, nin tampouco, no caso Galego utilizouse como un criterio supremacista. Ademais, para falar de Nacionalismos na Península Ibérica hai que ter uns coñecementos mínimos de Historia Política e de Conceptos básicos dos que este historiador adoece. España e Portugal diferéncianse políticamente nunha cousa: Portugal é un Estado construído sobre unha Nación, mentres que España é un Estado construído pola unión de varias Nacións; é máis, o resto das Nacións son Anteriores á Nación Española xa que proveñen dos reinos que precederon ao Reino de España. Por non falar da invención da Nacionalidade Española desde as institucións franquistas que buscaban a gloria nos reis Católicos e en Carlos I.

Segundo: a Galicia roubóuselle a súa historia. Desde os Reis Católicos saqueáronse todos os arquivos e vestixios que puidesen xustificar a importancia do Reino de Galicia. Desde Lafuente a Menéndez Pidal, pasando polo mecanismo propagandístico do franquismo e do seu sistema educativo centralista construíuse unha imaxe de Galicia como unha rexión marxinal, residual e apartada da historia grandiosa de España. Maticemos estas terxiversacións da realidade:

Como se explica que Galicia fose un lugar residual cando polos restos arqueolóxicos atopados se constanta que desde tempos remotos estaba poboada, a multitude de asentamentos deixan patente que existía unha dispersión xeográfica e colonias poboacionais importantes.
Como se explica que o idioma  fose máis utilizado que o castelán.
Como se explica a riqueza cultural e artística existente en Galicia desde o s. V ao s. XVIII. A evolución do románico e o idioma como uso estendido para a educación e a lírica.
Como se explica a cantidade de patrimonio medieval existente (Castelos, Conventos, Mosteiros, Camiños…)
Como se explica que a Catredral de Santiago de Compostela fose o edificio máis grande e impoñente do mundo Occidental.
Como se explica que todos os Reyes ata Alfonso X fosen educados en Galicia.
Como se explica que ata hai dous séculos este fóra o territorio máis poboado da Península Ibérica.
Terceiro: non se pode confundir Gallaecia con Galicia en canto a extensión territorial, xa que a primeira comprendía Asturias, territorios de León, de Zamora e o Condado Portugués; pero se en canto a nome e etimoloxía, o terreo minguou pero o nome, a raíz consérvase no nome da actual Comunidade Autónoma. Gallaecia- Gallecia-Galicia. Rebater isto é como conducir co freo de man posto.

Cuarto: os Romanos cando conquistaron a península denominaron a esta zona Gallaecia, posiblemente definindo a orografía montañosa e a resistencia dos seus pobos ( callaecia, callaecus… terra montañosa) ou pola orixe gala ou indoeuropeo dos seus habitantes. O que está claro é que dividiron a Provincia en dúas : a Gallecia Bracarense(Sur)  e a Lucense (Norte). Que pasou logo co Reino de Galicia?

Quinto: co declive do Imperio Romano chegan a un acordo cos Suevos (410) para ocupar o territorio de Gallaecia e seguir pertencendo ao Imperio, isto duraría ao redor de 80 anos. Froito deste convenio fundaríase en Europa Occidental o primeiro Reino e sería durante estes 80 anos o único de carácter cristián. O Reino de Gallaecia tiña idioma propio, relixión propia, rei e organización política propia (s. V).

Sexto: O Reino de Galicia ao longo da súa historia ten diferentes sedes (Braga, Santiago, Tui, Oviedo e León). Moitas veces dicíase para designar o Reino co nome de Galicia ou co da capital onde estivese nese momento ao Corte Real; por tanto, poderíase dicir Reino de Galicia ou de León no momento en que a Corte se trasladou alí para estar máis preto da zona belixerante cos musulmáns. Mentres Gallecia era un Reino, León era unha cidade que lle debía o seu nome aos romanos por ser un campamento da Lexión. 

Sétimo: desmontemos o mito franquista da Reconquista, os árabes estiveron na península durante 800 anos mentres que os visigodos non chegaron aos 200. Doutra banda, o Reino de Galicia non foi conquistado polos árabes, é máis, nos seus diferentes escritos falan de Galecia como un pobo ao Norte e belixerante que non puideron conquistar. Asturias non era o reduto desde o cal se comezou a mal chamada Reconquista .

Oitavo: Alfonso VII Rei de Galicia, ao cabo Rei de Castela e de León, é educado e coroado en Galicia, enterrado en contra dos seus desexos en terras leonesas e non como el quixese, no panteón Real da Catedral de Santiago xunto coa súa familia. Por tanto, o Reino de Galicia é anterior á entelequia do Reino de León e nunca foi un reino dependente deste último, senón que o súa corte estaba nesta cidade.

Noveno: Portugal nace en Guimaraes, posiblemente por unha necesidade da nobreza portuguesa defender os seus intereses fronte á Galega e pola presión da curia de Braga que vía a Xelmírez como un inimigo centralizador. O propio Alfonso Enriques, primo de Alfonso VII, fundador de Portugal di que “somos um retalho do Reino dá Galiza”; en Portugal estúdase outra historia ben diferente á tardofranquista que temos que estudir aquí.

Décimo: Os Reis Católicos e o seu afán centralizador, a súa inquina con Galicia e a súa nobreza son os grandes culpables de parte desta ocultación histórica. Alguén se cre que as revoltas Irmandiñas fosen simplemente de carácter social, por que relevaron a nobreza galega por nobreza castelá?  Posiblemente porque para acabar cun reino o que hai que facer primeiro é destruír as súas estruturas de poder. Por que tal ensañamiento e represión con Galicia despois da Guerra? 

Undécimo: O nome de Reino de Galicia como tal desaparece en 1833 coa división provincial de Javier de Burgos, o afrancesado, ás ordes da ninfómana Isabel II.

Duodécimo: ter un león no escudo non di nada, o estandarte do reino sueborum era o mesmo león que o que ten León no seu escudo, a cidade de Ourense e non sei cantas máis.

Por tanto, poderiamos dicir que a figura Reino de Galicia dura desde o s. V ao s. XIX coas súas diferentes modificacións territoriais e cambios da capital.

O que non entendo é como aínda temos que aguantar que se lles siga homenaxeando nesta Terra aos Reis Católicos con prazas, rúas e hostais. Creo que por todo o mal que nos fixeron deberían de eliminarse xa do noso día a día.

P.D. Non teño nada en contra de León e as súas boas xentes, ao contrario, téñolle moito agarimo e respecto pero tiña que defender a historia do meu pobo fronte aos que fomentan a supremacía e trátannos de reduto de súbditos con ínfulas nacionalistas. 

O APALPADOR

apalpador

Galicia es tierra de mitos y leyendas, la historia que hoy os traigo es una más de esas que no tienen otro objetivo que el de dar a conocer un poco más la idiosincrasia de nuestro pueblo.

Dicen los viejos que las noches del 24 y el 31 de Diciembre, “O Apalpador”, baja de la montaña a los pueblos para colarse sigilosamente en las casas entrando por las chimeneas para “apalparle” las barrigas de los niños y niñas; comprobando así si habían comido lo suficiente a lo largo del año, el visitante les dejaba un puñado de castañas y les deseaba que tuviesen un feliz año y de abundante comida. Si el niño se había portado bien podía dejarle algún regalo para premiar su conducta.

Este gigante, viejo, regordete, barbudo, de profesión carbonero, con su boina, pipa en boca, chaleco colorido y pantalones remendados habita en las montañas de O Caurel y Os Ancares. Con su saco al hombro y por su manera de proceder podría llegar a dar miedo a los niños y a los no tan niños, pero aquí somos así, tenemos este surrealismo mágico que se debate en dualidades, en este caso entre la ilusión de recibir un regalo y lo siniestro de ser visitado en mitad de la noche para que te palpen la barriga.

Fuese como fuere tengo que felicitar a todos aquellos que trabajan en la recuperación y la difusión de estas tradiciones porque ayudan a reconstruir la identidad que la cultura yanqui nos quiere robar.

Para celebrar la venida de “O Apalpador” ofrecemos un 10% de descuento en http://www.meidingalicia.es para que hagáis vuestras compras los días 23, 24 y 25 de Diciembre de 2018 y poder celebrar así un Fin de Año con productos MEIDINGALICIA (apoyando a los pequeños productores gallegos).

 

Galicia é terra de mitos e lendas, a historia que hoxe vos traio é unha máis desas que non teñen outro obxectivo que o de dar a coñecer un pouco máis a idiosincrasia do noso pobo.

Din os vellos que as noites do 24 e o 31 de Decembro, “O Apalpador”, baixa da montaña aos pobos para coarse coidadosamente nas casas entrando polas chemineas para ” apalparle” as barrigas dos nenos e nenas; comprobando así se comeran o suficiente ao longo do ano, o visitante deixáballes un puñado de castañas e desexáballes que tivesen un feliz ano e de abundante comida. Se o neno portouse ben podía deixarlle algún agasallo para premiar a súa conduta.

Este xigante, vello, regordete, barbudo, de profesión carboeiro, coa súa boina, pipa en boca, chaleco colorido e pantalóns remendados habita nas montañas de O Caurel e Os Ancares. Co seu saco ao ombreiro e pola súa maneira de proceder podería chegar a dar medo aos nenos e aos non tan nenos, pero aquí somos así, temos este surrealismo máxico que se debate en dualidades, neste caso entre a ilusión de recibir un agasallo e o sinistro de ser visitado en metade da noite para que che palpen a barriga.

Fose como for teño que felicitar a todos aqueles que traballan na recuperación e a difusión destas tradicións porque axudan a reconstruír a identidade que a cultura ianqui quérenos roubar.

Para celebrar a vinda de “O Apalpador” ofrecemos un 10% de desconto en www.meidingalicia.es para que fagades as vosas compras os días 23, 24 e 25 de Decembro de 2018 e poder celebrar así un Fin de Ano con produtos MEIDINGALICIA (apoiando aos pequenos produtores galegos).

 

 

Pola Galicia Exterior.

Galicia es tierra de emigrantes, ya fuera en busca de trabajo o por cuestiones políticas han sido muchos los que han tenido que dejar el terruño. Unas veces forzados, otras por nuestro espíritu aventurero; por ese nomadismo físico que nos hace parecer más débiles de lo que en realidad somos. Muchos pensarían que emigrar era la opción más cobarde, más fácil, pero en realidad es demasiado dura de soportar, por eso nos hemos inventado dos palabrejas que definen muy bien la vida del emigrante gallego: “morriña” y “saudade”.

He visto el sentimiento y el amor que los “Galegos” de la diáspora le profesan a Galicia, el mismo que le han sabido transmitir a sus descendientes, ese que nunca se borra porque como el acento se lleva en el ADN.

Tal vez los que están fuera amen más este país que muchos de los que habitan aquí, tal vez se preocupen más por los problemas que muchos de los que giran la cara cuando sucede algo a 100 metros de su casa. Tal vez se hable más galego en la Galicia exterior que en las principales ciudades de Galicia. Tal vez tengamos que estar fuera para darnos cuenta de lo grande, bello, bonito y maravilloso que hemos tenido delante de nuestros ojos y no hemos sabido apreciar.

Cuando estoy fuera de aquí, en alguna habitación de hotel, en la absurda soledad que me impide dormir, triste, aburrido, el telediario de fondo haciéndome compañía… entonces aparece en pantalla alguna noticia o alguna imagen de aquí y sonrío, parece que cobro vida, hasta me emociono. Me puedo imaginar lo que siente alguien que lleva años sin venir a su casa. Lo mismo me pasa cuando paseando por las calles de alguna ciudad veo algún cartel con nombres gallegos, cuando paso por algún restaurante gallego  o cuando en alguna tienda asoman unos chorizos de Lalín o unas conservas.

Yo nunca he sido amigo de emigrar, de marcharme, principalmente porque pienso que como aquí no se vive en ninguna parte. Pero creo que lo que más ha parado mi ímpetu de buscar fortuna en otro lugar ha sido el tener que ver como los exiliados de mi familia cuando volvían a Galicia cada verano a la hora de marcharse se despedían con lágrimas en los ojos; también el ver como mi abuela cada Navidad iba a la tienda de “Pepucho” o a la de “Paquita” a comprar manjares para meter en los paquetes que luego enviaba a los familiares que estaban más allá del mar o del “Telón del Grelo”. La verdad que no me imagino una vida sin todas las cosas ricas que tenemos aquí, y lo que es peor aún, no me la imagino teniendo que pagar a precio de oro productos que estoy acostumbrado a consumir.

Por eso desde MEIDINGALICIA le hacemos este pequeño homenaje de las #galecaixas a todos esos paquetes navideños que mi abuela de enviaba a mi tío Javi entre otros, por todas esas madres y abuelas que consiguieron que cada Navidad los Galegos de la Galicia exterior tuviesen productos galegos con los que celebrar las Fiestas en Familia.

Galecaixas con Pecados
Galecaixas cheas de Pecados // Galecaixas llenas de Pecados

Galicia é terra de emigrantes, xa fóra en busca de traballo ou por cuestións políticas foron moitos os que tiveron que deixar o terruño. Unhas veces forzados, outras polo noso espírito aventureiro; por ese nomadismo físico que nos fai parecer máis débiles do que en realidade somos. Moitos pensarían que emigrar era a opción máis covarde, máis fácil, pero en realidade é demasiado dura de soportar, por iso inventámonos dúas palabriñas que definen moi ben a vida do emigrante galego: “morriña” e “saudade”.

Vin o sentimento e o amor que os ” Galegos” da diáspora profésanlle a Galicia, o mesmo que lle souberon transmitir aos seus descendentes, ese que nunca se borra porque como o acento leva no ADN.

Talvez os que están fóra amen máis este país que moitos dos que habitan aquí, talvez preocúpense máis polos problemas que moitos dos que viran a cara cando sucede algo a 100 metros da súa casa. Talvez fálese máis galego na Galicia exterior que nas principais cidades de Galicia. Talvez teñamos que estar fose para darnos conta do grande, belo, bonito e marabilloso que tivemos diante dos nosos ollos e non soubemos apreciar.

Cando estou fóra de aquí, nalgunha habitación de hotel, na absurda soidade que me impide durmir, triste, desacougado, o telexornal de fondo facéndome compañía… entón aparece en pantalla algunha noticia ou algunha imaxe de aquí e sorrío, parece que cobro vida, ata me emociono. Pódome imaxinar o que sente alguén que leva anos sen vir á súa casa. O mesmo pásame cando paseando polas rúas dalgunha cidade vexo algún cartel con nomes galegos, cando paso por algún restaurante galego  ou cando nalgunha tenda asoman uns chourizos de Lalín ou unhas conservas.

Eu nunca fun amigo de emigrar, de marcharme, principalmente porque penso que como aquí non se vive en ningures. Pero creo que o que máis parou o meu ímpeto de buscar fortuna noutro lugar foi o ter que ver como os exiliados da miña familia cando volvían a Galicia cada verán á hora de marcharse despedíanse con bágoas nos ollos; tamén o ver como a miña avoa cada Nadal ía á tenda de ” Pepucho” ou á de ” Paquita” a comprar manxares para meter nos paquetes que logo enviaba aos familiares que estaban máis aló do mar ou do “Pano do Grelo”. A verdade que non me imaxino unha vida sen todas as cousas ricas que temos aquí, e o que é peor aínda, non ma imaxino tendo que pagar a prezo de ouro produtos que estou afeito consumir.

Por iso dende MEIDINGALICIA facemos esta pequena homenaxe das #galecaixas a todos eses paquetes do Nadal que a miña avoa de enviaba ao meu tío Javi entre outros, por todas esas nais e avoas que conseguiron que cada Nadal os Galegos da Galicia exterior tivesen produtos galegos cos que celebrar as Festas en Familia.